Tras reiteradas amenazas anónimas contra las ollas populares organizadas por los y las docentes, Corina De Bonis Retorre fue secuestrada y lesionada gravemente. Le cubrieron la cabeza con una bolsa, la golpearon y escribieron “ollas no” con un punzón en el abdomen. “Moreno es una zona liberada, no vamos a permitir que esto siga sucediendo”, advirtió Roberto Baradel, titular de SUTEBA.

“Basta de política, den clases”, la misma frase que pronunció ayer el Ministro de Educación Alejandro Finocchiaro, apareció pintada sobre la pared del CEC 801, del barrio de Villa Anita en Moreno. Las amenazas corren, se transportan, llegan en papeles o sobre los muros.

Desde hace un mes hay cientos de escuelas del partido de Moreno que no dictan clases. La medida fue tomada luego de que el estallido por una pérdida de gas se haya cobrado la vida de Sandra Calamano y Rubén Rodríguez, ambos trabajadores de la educación. La decisión de parar ya había sido solicitada por varios directivos para resguardar la seguridad de las comunidades educativas frente a la falta de respuesta por parte del gobierno provincial sobre los problemas de infraestructura que venían denunciando.

La falta de actividades escolares trajo aparejado otro problema: el hambre. Los niños y las niñas se encontraron abruptamente sin los alimentos que recibían a diario en los comedores escolares. Es por esto que docentes de distintas escuelas se organizaron para realizar ollas populares. Largas colas de personas que se amontonaron por un plato de comida despertaron amenazas y advertencias anónimas. Amenazas que se materializaron en el secuestro y tortura de Corina De Bonis, docente de una escuela de Moreno. La frase escrita con un punzón en la panza de Corina refiere justamente a las ollas populares que vienen organizando las comunidades educativas.

La conmoción y el repudio desde los más diversos sectores no tardó en llegar. Roberto Baradel, titular de SUTEBA, brindó una conferencia de prensa en la que precisó detalles y denunció los hechos de violencia sucedidos horas atrás. “Fue interceptada hoy al salir del Centro de Educación Complementaria Nº 801, mientras se dirigía a su casa. Le pusieron una bolsa en la cabeza y la metieron en un auto a la fuerza. Ahí, la golpearon y le escribieron con un punzón en el abdomen ‘OLLAS NO’”, explicó el dirigente. También hizo mención a la crítica situación de conflictividad social que atraviesa la Argentina y advirtió: “Nos vamos a movilizar para decir claramente NUNCA MÁS. No vamos a permitir que esto se repita, lxs maestrxs no vamos a dejar pasar la violencia que quieren instalar contra lxs que no se arrodillan”.