Trabajadores de la vía pública realizaron hoy una concentración frente a la filial del Abasto de la marca de ropa deportiva norteamericana Nike, que recientemente condecoró al Ministro de Seguridad porteño luego de reprimirlos. "Le propusimos soluciones alternativas al Gobierno, pero sólo nos criminalizan", dijeron.

La marca de ropa deportiva Nike premió en agosto al Ministro de Seguridad porteño, Martín Ocampo, y al secretario de la misma cartera, Marcelo D´Alessandro, “por las tareas realizadas con la Policía de la Ciudad para terminar con la venta ilegal”. La condecoración fue publicitada por la web del Gobierno. Chochos, los funcionarios recibieron una placa de reconocimiento de manos del Dr. Newton Vieira, director de Protección de marca para América de la firma norteamericana. “Logramos limpiar el espacio público de la venta ilegal”, se vanaglorió Ocampo. Las organizaciones sociales que nuclean a los trabajadores de la vía pública, los destinatarios de las “tareas de limpieza” como el decomiso de mercadería, el desalojo a palazos, el cobro de coimas y las contravenciones y detenciones, entendieron el galardón a sus verdugos como una provocación. Esta tarde, se movilizaron hacia la esquina de Corrientes y Anchorena, sobre el Shopping Abasto, donde Nike tiene una bonita filial, para exigir que cese la persecución que sufren a diario.

“Esta marca que esclaviza por dos mangos, como tantas otras, es una de las que están detrás de los desalojos del Gobierno y no nos quieren dejar laburar”, se quejó en diálogo con El Grito del Sur desde la puerta de la filial Javier Tosto, vendedor ambulante desde hace 15 años y miembro de la cooperativa COVEA, nucleada en el MTE y la CTEP. A Javier, la última vez le decomisaron toda la mercadería mientras trabajaba sobre la avenida Cabildo, en Belgrano. Perdió dos mil pesos en total “lo que para mí es muchísimo”, contó.

Javier fue uno de los cientos de trabajadores que, a modo de protesta, ingresaron dentro del local, donde realizaron una especie de asamblea ante la mirada atónita de los empleados. Durante la marcha se colgaron carteles con la leyenda “Just Don´t Do It”, parafraseando el slogan de la marca, y en la que se podían ver policías de la Ciudad golpeando trabajadores ambulantes.

Trabajadores del MTE. Foto: Catalina Distéfano

Las organizaciones remarcaron que mostraron la voluntad a los funcionarios porteños de buscar una alternativa para que cesen las requisas y los vendedores de la vía pública puedan trabajar. “No tuvimos resultados”, explicó Nicolás Caropresi, militante del MTE. “Seguir persiguiendo a los vendedores ambulantes cuando muchas veces es la única salida en un mercado laboral que cada vez se reduce más por el ajuste es una aberración”, dijo.