Organizaciones sociales y políticas, representantes de la sociedad civil, médicos, enfermeras y trabajadores de la salud convocan este mediodía a una Marcha Nacional en defensa del derecho a la salud. La degradación del Ministerio a Secretaría, el desfinanciamiento de políticas públicas y el conflicto en el Hospital Posadas, ejes del reclamo.

Trabajadores y trabajadoras del sistema de salud saldrán este mediodía a las calles en rechazo al vaciamiento del sistema público de atención sanitaria. Concentrarán frente a la sede del ex Ministerio -degradado a Secretaría- y marcharán hasta Plaza de Mayo.

Ni el sistema público de salud se salva de la avanzada neoliberal de recortes que exige el acuerdo presupuestario con el Fondo Monetario Internacional. Urgido por alcanzar el mentado “Déficit Cero” que Macri juró para obtener los pagos de la entidad financiera, el ajuste impactó en las distintas áreas de gestión pública y la salud no se salva.

La eliminación del Ministerio de Salud de la Nación sintetiza el abandono del rol del Estado y se implementa a tono con el desfinanciamiento de las principales líneas de atención sanitaria. Primero fue el Plan Qunita, orientado a la atención de los recién nacidos, pero con el masivo recorte llegaron las subejecuciones y los cierres de programas. Mientras tanto el Gobierno intenta implementar la llamada Cobertura Universal de Salud (CUS), un sistema similar al de Estados Unidos donde prima la lógica del “seguro médico” por sobre el derecho universal a la salud.

Otro de los puntos que motoriza la movilización es el faltante de medicamentos e insumos básicos, sobre todo de métodos anticonceptivos y tratamientos relacionados con la salud sexual, reproductiva y no reproductiva. El titular de la cartera encargada de velar por los derechos de las personas con VIH renunció a su puesto al conocer el recorte que implicaba la partida presupuestaria 2019 y la situación de este colectivo se vuelve cada vez más vulnerable.

Por último, la marcha estará encabezada por los trabajadores despedidos del Hospital Posadas, uno de los más grandes de la provincia de Buenos Aires, donde fueron despedidos más de 100 profesionales. Un caso que grafica de cuerpo entero la situación de la salud fue el despido de uno de los cirujanos del hospital, luego de una intervención exitosa en la que extirpó un tumor cerebral.