Por una oscura maniobra que incluyó irregularidades en la confección de los padrones, se suspendieron las elecciones en la villa 21-24 previstas para hoy. Las organizaciones sociales, que armaron una lista de unidad con chances de arrebarle la junta vecinal al Pro, denunciaron un intento de fraude. Con aval de la jueza Liberatori, se votará el 11 de noviembre.

Padrones truchos con niños de 3 años anotados, votantes cuyo nombre figuraba duplicado para votar en simultáneo en dos escuelas y hasta una urna “fantasma” con 400 apellidos: por una serie de irregularidades graves, se debieron suspender las elecciones para la junta vecinal de la Villa 21-24 previstas para hoy, en las que la lista de unidad opositora, que nuclea a una veintena de organizaciones sociales, tenía expectativas de arrebatarle la conducción del barrio a Cambiemos. “Fue una clara maniobra del Pro para ganar tiempo y salir a comprar votos”, denunció uno de los candidatos de la lista “Tierra, Techo y Trabajo”, Lucas Bogado, a El Grito del Sur.

Cuando esta mañana, como estaba previsto, los primeros vecinos del barrio se acercaron a las escuelas para fiscalizar y controlar la votación, detectaron las primeras fallas en los padrones. Incluso que varias personas figuraban para votar en las dos escuelas habilitadas a la vez, “Horacio Quiroga” y “República de Haití”. Hasta hubo una urna “flotante”, con 400 empadronados, que no estuvo asignada a ninguna escuela. Enseguida, los referentes de las organizaciones entendieron que así no se podía votar, lo que fue comunicado a la titular del Juzgado en lo Contencioso Administrativo y Tributario N°4 que conduce la jueza María Elena Liberatori, encargada de confeccionar el padrón definitivo. Liberatori firmó el acta redactada por los vecinos y los referentes de la lista opositora con las irregularidades detectadas y, dos horas antes de la apertura de las urnas, se dio por levantada la votación, que se reprogramó para el domingo 11 de noviembre.

“Claramente una elección fallida, con errores que sospechamos fueron pactados con la lista del Pro, errores que consideramos llamativos para no decir que fue un fraude”, sostuvo a este medio Federico Rosales, referente del peronismo dentro del barrio.

Hace un año, tal como adelantó El Grito del Sur, un amplio abanico de organizaciones sociales, agrupaciones políticas, sectores vinculados a la iglesia, sindicatos y vecinos autoconvocados comenzaron a darle cuerpo a la idea de armar una lista de unidad para enfrentar a la lista “multicolor”, encabezada por Cristian Heredia, para las elecciones de la junta vecinal. Heredia es el presidente de la villa 21-24 desde 2012, cuando llegó de la mano del PJ y La Cámpora, pero poco después del triunfo de Cambiemos en 2015 se borocotizó.

Todo un año de construcción se puso en juego hoy. Las expectativas políticas fueron tan grandes como la desesperación ante la imposibilidad de votar. “Queremos que nos devuelvan las elecciones. Nos robaron. Nos jugaron sucio. Mientras firmábamos el acta de suspensión, los punteros del Pro festejaban porque sabían que hoy perdían”, se quejó Bogado.

“Todes unides triunfaremos”

El padrón definitivo, a cargo del juzgado, se elabora con los datos del censo que realiza el Instituto de la Vivienda (IVC) porteño, que conduce el militante de la Juventud Pro Juan Maquieyra. El censo se realizó tres meses atrás. Desde entonces, las organizaciones denunciaron que tuvieron problemas para acceder al padrón final y poder comunicar en tiempo y forma las condiciones y el marco institucional de las elecciones en el barrio. De hecho, según contaron a este medio, el padrón con el que debían votar hoy difiere del que recibieron en la previa de la votación.

“Decidimos suspender las elecciones porque hubo un intento de manipulación muy obvio”, sentenció Rosales. Las organizaciones convocan mañana a una conferencia de prensa en la Legislatura porteña desde las 11 de la mañana.

LAS ACTAS CON LA SUSPENSION DE LA VOTACION FIRMADAS POR LA JUEZA