1º Foro Mundial de Pensamiento Crítico - CLACSO

“El neoliberalismo actual sólo moviliza odios”

Foto: Ariel Olivares

El vicepresidente de Bolivia, Álvaro García Linera, reivindicó los logros de los gobiernos populares en América Latina y apuntó contra Macri y Bolsonaro: "Es un neoliberalismo fundado en la negatividad y eso tiene patas cortas".

La primera edición del Foro Mundial de Pensamiento Crítico, organizado por la Conferencia Latinoamericana y Caribeña de Ciencias Sociales (CLACSO), reúne a líderes e intelectuales de todo el mundo con el objetivo de dar “las luchas por la igualdad, la justicia social y la democracia en un mundo turbulento”. En la jornada de ayer, se hicieron presentes las ex presidentas de Argentina y Brasil, Cristina Fernández de Kirchner y Dilma Rousseff. Hoy fue el turno del vicepresidente del Estado Plurinacional de Bolivia, Álvaro García Linera, quien además es un reconocido intelectual y un reputado orador que cuenta con vastos seguidores entre la militancia popular de nuestro país. El compañero de fórmula de Evo Morales, con quien busca alcanzar una nueva reelección en las elecciones del año que viene que tendrán lugar en Bolivia, se presentó en el microestadio del club Ferro Carril Oeste junto a uno de los fundadores del partido español Podemos, Juan Carlos Monedero.

García Linera hizo un repaso por las virtudes, dificultades y tareas de los gobiernos progresistas que hubo en América Latina en la última década. Allí destacó “la redistribución de la riqueza, dado que entre los años 2001-2002 hasta el 2015, 72 millones de personas salieron de la pobreza. En tiempos neoliberales 22 millones entraron a la pobreza. También en América Latina 94 millones de personas pasaron a ser clase media”. “¿Qué significa entonces ser de izquierda? Haber sacado a 72 millones de habitantes de la pobreza”, sintetizó frente a los aplausos del público.

Foto: Ariel Olivares

Por otro lado, se preguntó: “¿estamos frente al inicio del repliegue del progresismo latinoamericano que va a dar lugar a una larga noche conservadora-neoliberal racista, misógina, excluyente y neocolonial? Yo estoy convencido de que no. Estamos enfrentando una oleada conservadora-neoliberal que tiene dos límites intrínsecos: es fosilizado y es, en sí mismo, contradictorio. Es fosilizado porque el neoliberalismo que ha triunfado recientemente en algunos países de América Latina está repitiendo las viejas recetas que hace 20 años fracasaron y llevaron a esos países al desastre económico y social. No hay creatividad, inventiva ni esperanza. Es contradictorio y enfermizo porque, a diferencia de lo que sucedía en los años 80, cuando el neoliberalismo se presentaba ante el mundo como una esperanza movilizadora de pasiones y adhesiones voluntarias, el neoliberalismo actual sólo moviliza odios: al pobre, a la mujer liberada, al trabajador alzado, al sindicalismo que entorpece la acumulación. Es decir, es un neoliberalismo fundado en la negatividad: no en la esperanza de mediano plazo, sino en el rechazo emotivo de corto plazo. Eso tiene patas cortas”.

En referencia a los avances del movimiento feminista y los vínculos con los gobiernos populares de la región, el vicepresidente boliviano remarcó: “Los gobiernos progresistas han aprendido del movimiento de mujeres, posiblemente muchos llegaron a la gestión de gobierno sin entender o con distancia. Pero sobre la marcha tuvieron la flexibilidad y la sabiduría de abollar sus creencias iniciales -heredadas de miradas conservadoras- para tener una actitud de acompañamiento a la lucha por sus reivindicaciones, no de dirección. La mujer no necesita ser dirigida”.

Foto: Ariel Olivares