Con múltiples rechazos desde diversos sectores gremiales, sociales y políticos, el proyecto de Reforma de la Carrera Profesional de Salud de CABA busca ser aprobado hoy por la Legislatura porteña, que cuenta con mayoría automática del Pro y aliados. Sindicatos y trabajadores de la salud se movilizarán masivamente para rechazar un proyecto que amenaza derechos adquiridos.

A comienzos de septiembre se dieron a conocer las intenciones del Ejecutivo porteño de poner en marcha una reforma de la Carrera Profesional de Salud de la Ciudad de Buenos Aires. Ésta incluye cambios regresivos en los derechos adquiridos y serias vulneraciones al convenio colectivo de trabajo, según denunciaron trabajadores y trabajadoras de la salud que se desempeñan en diferentes ámbitos. Hoy la Legislatura porteña -que cuenta con mayoría propia del oficialismo y aliados- se presta a tratar este proyecto y convertirlo en ley. Sindicatos y organizaciones vinculadas a la defensa de la salud pública se movilizarán en forma masiva desde la mañana para rechazar la reforma.

En un contexto de ajuste que en la Ciudad de Buenos Aires se traduce en una baja de alrededor del 2,7% en el presupuesto destinado al área para el año 2019, las organizaciones gremiales denominaron al proyecto de reforma de la carrera municipal de profesionales de la salud como la “Reforma Laboral en Salud”. Modificaciones regresivas para el ingreso a la carrera, la exclusión de profesiones que son parte de los equipos de salud, la inclusión de evaluaciones periódicas excluyentes, el aumento de la duración de la jornada laboral y modificaciones en las licencias se erigen en los principales lineamientos de esta iniciativa. En el último aspecto mencionado, se plantea como fuerte crítica “el ataque a la vida gremial, otorgando compulsivamente licencias sin goce de sueldo a lxs dirigentes de asociaciones gremiales” (APPS GCBA – 17/09/2018).

El repudio al proyecto por parte de la masa más activa de profesionales de la salud se hizo sentir en diferentes instancias. Desde encuentros en el despacho de la Comisión de Salud, hasta una multitudinaria reunión abierta en el salón Perón de la Legislatura porteña convocada a mitad de septiembre pasado por representantes de Unidad Ciudadana, del Frente de Izquierda y Autodeterminación y Libertad. Allí se cuestionó la falta de “participación ciudadana” y las limitaciones para acceder a la lectura del anteproyecto. Más cerca en el tiempo, el pasado 24 de octubre los legisladores oficialistas se apuraron para dar firma al dictamen a espalda de los profesionales que se movilizaron al recinto para rechazar la reforma que finalmente se tratará a lo largo de la jornada de hoy. “La movilización logró hacer levantar la sesión, pero el dictamen fue firmado y el oficialismo de la CABA pretende avanzar la semana entrante (por hoy) con esta reforma laboral de forma anti-democrática y bochornosa. Se volverán a encontrar con la fuerza de las y los profesionales y sus organizaciones gremiales intentando impedirlo”, anticiparon a este medio desde la Asociación de Profesionales de Servicio Social (APSS) del GCBA.

Dentro de las negativas que cosecha el proyecto, se destaca también el rechazo del Consejo Profesional de Trabajo Social, que planteó en un reciente comunicado los motivos para oponerse a la reforma impulsada por el Ejecutivo conducido por Horacio Rodríguez Larreta. “Hay motivos de forma, es decir, cómo fue concebido, la falta de consulta, los tiempos acotadísimos para su tratamiento, la sistemática negación al debate (…) y otros motivos ligados a los fundamentos: este proyecto de ley está pensado desde un modelo médico hegemónico donde el resto de las disciplinas nos convertimos en ¨colaboradores¨, un retroceso en las formas de concebir e intervenir sobre la salud”, aseguraron los miembros de esta entidad.

Se espera una movilización contundente en las afueras de la Legislatura desde la mañana de este jueves, al momento de tratarse el proyecto de ley. Estarán presentes la Mesa de organizaciones por el rechazo a la reforma de la Carrera Profesional -integrada por APSS, AGIHM, Asamblea de Residentes, Asociación de Profesionales del Hospital Gutiérrez, del Hospital Garrahan y agrupaciones políticas ligadas a los partidos de izquierda-. También convocan ATE Capital, la CTA Autónoma y el mencionado Consejo Profesional de Trabajo Social.