La diputada Gabriela Cerruti presentó junto a la Asociación contra la Violencia Institucional (ACVI) un proyecto de ley para legalizar el uso del cannabis psicoactivo.

La diputada nacional Gabriela Cerruti, acompañada por sus pares parlamentarias Victoria Donda, Nilda Garré y Leopoldo Moreau, presentaron un proyecto de ley que busca impulsar políticas públicas destinadas al control y regulación estatal del cannabis. Opuesta a la normativa punitivista vigente, la propuesta se centra en un paradigma de reducción de daños y apunta a controlar y regular la producción, el comercio y el uso de la planta de cannabis.  Al mismo tiempo, la ley apunta a “reducir la incidencia del narcotráfico y el crimen organizado”, estimulando el control estatal en el circuito productivo de la marihuana.

Foto: Tomás Carlovich

La legislación argentina ha penalizado desde 1927 el consumo de sustancias psicoactivas, lo cual no ha hecho más que abonar a una cultura prohibicionista y persecutoria y ha tenido como consecuencia fomentar estructuras ilegales de distribución y comercialización de estos productos. A lo largo de este tiempo se ha estimulado un amplio engranaje punitivista, donde la mayoría de los detenidos son “perejiles”: el promedio de marihuana incautado en las detenciones es de 8 gramos, algo más de cinco porros. A su vez, la “guerra contra la marihuana” implica una amplia asignación de recursos económicos y humanos: según un informe de 2017 presentado por el fiscal Delgado, el 53% por ciento de todo el trabajo de una Fiscalía Federal de Comodoro Py consiste en atender casos correspondientes a tenencia de drogas para consumo personal.

Foto: Tomás Carlovich

Pablo Ferreyra, ex legislador porteño y miembro de la Asociación contra la Violencia Institucional y uno de los principales impulsores de la campaña, comentó: “Desde ACVI armamos una página para apoyar la ley y en pocas horas conseguimos más de 6000 firmas, lo que revela la enorme importancia que adquieren las demandas de la sociedad civil en la agenda política que busca conseguir mayores niveles de libertad frente al fracaso del paradigma prohibicionista de las drogas”. Además agregó: “Vamos a construir una mesa de trabajo de cara al año próximo (año electoral) junto a THC, Mamá Cultiva, Pensamiento Penal, Activa Congreso y otras asociaciones cannábicas para que se pongan en tratamiento en ambas Cámaras éste y otros proyectos de legalización y que se inserte junto con el aborto de lleno en la campaña 2019”.