#Pogo

Hosen Fest: El clásico Alemania – Argentina

La banda alemana Die Toten Hosen volvió con un festival para cerrar su gira "Laune der Natur" y festejar entre punks, birras y patys.

La banda Alemana Die Toten Hosen volvió por decimocuarta vez al país, con un festival propio (El Hosen Fest), en el club Ciudad de Buenos Aires de la mano de Attaque 77, Cadena Perpetua, Pilsen, Kraftkub, Argies, Mal Pasar y Fútbol.

Aunque abrieron las puertas más tarde de lo estipulado, la puntualidad de los alemanes se vio reflejada en todo el festival. Sin embargo, lo que no se observó en el escenario fue la presencia femenina. En esta época dónde el feminismo pisa fuerte, se presentó una ley con el objetivo de que se aplique el cupo femenino en los festivales llamada “Por Más Música Mujeres en Vivo”. Este proyecto indica que al menos el 30% de la grillas de los festivales tienen que ser bandas compuestas por mujeres, mixtas, o solistas; sin embargo, en el Hosen Fest la única participación femenina fue en el público.

La fecha comenzó con el trío Fútbol, compuesto por Juan Pablo Gambarini (guitarra y sintetizadores), Federico Terranova (bajo y violín) y Santiago Douton (Batería y voz), quienes tocaron media hora mientras el predio se llenaba de adolescentes viejos y niños desesperados en ir a los baños químicos recién limpios, aprovechar los puntos de hidratación y comprar el merchandising de las bandas o un paty por doscientos pesos.

La segunda banda fue el cuarteto Mal Pasar, compuesto por Carlos “Gaviota” Sassone (Bajo y Voz), Mariano “Ruso” Winitzky (Guitarra), Marcos Cassettari (Guitarra) y Damián Sassone (Batería), quienes tocaron para un tumulto de gente mínimamente más activo.

La tercera fue Argies, una banda de Rosario, que fue una de las pioneras en el Punk junto a Los Violadores y Los Barajas. Quienes captaron la atención del público, mitad extrajero y mitad argento, con un cover de la canción Particiana Italiana “Bella Ciao” y el famoso cantito “¡Alerta, Alerta, Anti-Fascistas!”.

Kraftkub fue el siguiente conjunto musical. Una banda compuesta por cinco pibes de Chemnitz, Alemania, que hace una mezcla de rock con rap y también son amigos de los Hosen. Hicieron una mini gira por la Argentina tocando en Rosario, Mendoza y tres fechas en Buenos Aires, una en el Centro Cultural Torquato Tasso, otra en Uniclub y para cerrar la amistad con nuestro país en el Hosen Fest.

Luego vino la mítica Pilsen, formada en 1992 luego de la separación de ‘Los violadores’ y la razón por la que los Hosen son tan amantes de nuestro país, ya que la primera vez que vinieron tocaron con ellos. Respetando el horario a rajatabla y con trece temas, entre ellos, varios cover de Los Violadores, la banda de Pil Trafa empezó a calentar al público para el final donde pibas y mujeres con la tipíca pollera escocesa, campera de cuero y crestas le pasaron el trapo a los típicos grandulones en el pogo al ritmo del cover de Los Violadores “Represión”.

La sexta banda fue Cadena Perpetua. Oriunda de Villa del Parque, formada en 1990 y mejor conocida por los incidentes entre SkinHeads y Punk de esos años, Cadena tocó una lista de doce temas y adelantó el próximo CD con el nuevo tema “Muertos Vivos”, que mantuvo al público entretenido y ansioso por la banda alemana.

La última banda soporte fue Attaque 77 que, aún con el fantasma del abandono de Ciro Pertusi,  terminó de encender el público con temas políticos. El grupo de Mariano Martinez, Luciano Scaglione y Leo De Cecco tocó los temas “Matar o Morir” y “Setentista”, en defensa de los animales como “San Fermín”, el tributo a René Favaloro “Western” y el famoso hit del año “Mauricio Macri”, donde los argentos cantaron a todo pulmón y los extranjeros, que no hablaban español, balbucearon divertidos.

Por último, a las diez menos cuarto de la noche, la banda esperada y dueña del festival apareció enloqueciendo a todos. Con una lista de treinta y cuatro temas, incluidos tres bises, le volvió a volar la cabeza a su público con 27 temas propios y 7 covers. Como por ejemplo, “Uno, Dos Ultraviolento” con los propios Pilsen en el escenario recordando la primera vez que vinieron a la Argentina, “Blitkrieg Bop” dedicado a todos los que estuvieron en el estadio de River Plate en el último recital de los Ramones en 1996 y “Should I Stay or Should I Go” de The Clash, explicando que fue la banda que los influenció en sus principios. Y para complementar las dos horas de recital, se mostró un Campino casi ebrio intentando hablar español y haciendo chistes con Breiti traduciendo todo lo que quería decir, y una banda que se nota que le gusta y le divierte tocar después de treinta y seis años de actividad.