Copa Libertadores ¿de América?

Hasta el fútbol se nos fue de las manos

Movimientos de hinchas, socias y socios de River Plate y Boca Juniors rechazaron de forma unánime el traslado de la final de la Copa Libertadores al estadio del Real Madrid en España.

Luego de la bochornosa suspensión del partido de vuelta por la final de la Copa Libertadores entre River Plate y Boca Juniors, la Confederación Sudamericana de Fútbol (CONMEBOL) decidió junto a la FIFA que el superclásico se juegue el domingo 9 de diciembre en el Santiago Bernabéu, estadio del Real Madrid. De esta forma, el torneo continental se definirá en tierras europeas, lo cual generó la bronca y el rechazo de movimientos de hinchas, socias y socios ligados a los dos clubes más populares de Argentina.

La Coordinadora de Hinchas, donde conviven gallinas y bosteros, repudió en un comunicado el accionar de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires en el operativo del último superclásico y manifestó su disconformidad por la designación de Madrid (España) como sede de la final de la Copa Libertadores: “Nuestra indignación termina de estallar cuando la decisión final obedece más al negocio que al espíritu deportivo que debería primar en esta instancia. Una decisión que deja disconforme a los y las hinchas de las dos parcialidades y de todo el fútbol argentino es el peor camino que pudo tomarse y demuestra que nuestra pasión está en manos de ineptos que no tienen ni idea de qué se trata nuestro amor”.

Por su parte, la Subcomisión del Hincha de River Plate cuestionó que “los únicos perjudicados somos los hinchas. Si hubiesen realizado un operativo a la altura de tamaño evento, si hubiesen dejado el acting, si hubiesen aflojado con las operetas y si hubiesen cumplido con su palabra y su firma, la final de la Copa Libertadores se jugaba en River”, explicaron. “La sanción es clara. Una multa de 400 mil dólares e imposibilidad de jugar partidos de índole internacional desde el 2019. ¿Cuál es el motivo entonces por el cual llevan la final del principal torneo de América a Europa? Es muy peligroso pensar que cinco energúmenos pudieron lograr que la Copa Libertadores se juegue en España”, disparó la “Subco”, integrada por una gran cantidad de agrupaciones, movimientos y filiales riverplatenses. Desde el movimiento River mi Obsesión definieron al cambio de sede como “bochornoso” y se lamentaron: “Perdimos los hinchas y socios. No le importamos a casi nadie. Sólo una minoría privilegiada va a poder viajar a Madrid”.

Del lado contrario, Boca Es Pueblo fue tajante al sostener que “ahora sí: nos hicieron mierda”. La agrupación opositora a la gestión macrista de Daniel Angelici sostuvo que “la final de la Copa Libertadores de América, como si le faltara una ironía a esta historia, se la llevan al país del cual nuestros libertadores se querían independizar. Así que el ex Superclásico más importante de todos los tiempos (fue perdiendo importancia con todo el manoseo) se va a jugar a miles de kilómetros, con un frío cuasi invernal, para millonarios que puedan pagar un pasaje, locos que empeñen los bienes de casi toda una vida, españoles que estén dispuestos a largar sus euros para ver a los “monitos sudacas” o los compatriotas que estén laburando en el viejo continente”.

Una final a diez mil kilómetros de distancia y la primacía total del negocio por sobre la pasión del fútbol será una herida difícil de sanar. A los hinchas y fanáticos del fútbol argentino les sacaron la copa antes de que se juegue el primer superclásico al mejor estilo Champions League.