Elecciones en la Federación Universitaria de Buenos Aires

El troskokirchnerismo ganó la FUBA

Una alianza compuesta por el Partido Obrero, La Mella, La Cámpora, Nuevo Encuentro y otras agrupaciones se quedó con la conducción de la Federación Universitaria más importante del continente.

En un año difícil, donde el reformismo y sus aliados intentaron romper la Federación, una amplia alianza opositora, que incluyó desde el troskismo hasta La Cámpora y el Movimiento Evita, se quedó con la conducción de la Federación Universitaria de Buenos Aires. En la calle Uriburu al 900, las banderas de las distintas agrupaciones se unificaron para sellar el acta en la que 64 de los 71 delegados acreditados votaron por la lista de unidad.

“Este hecho es muy importante y es la consecuencia de que la Franja Morada haya avanzado sobre la Federación. Eso implicó que muchas organizaciones, que venían teniendo una actitud mezquina, acusaran recibo de este cachetazo y frente al avance de la derecha, nos puso en un lugar de responsabilidad para abrir la Federación”. La que habla es Eva Dimópulos, la flamante presidenta por La Mella, electa luego de cinco años sin renovación de autoridades.

El gesto que sorprendió a todes fue la decisión del Partido Obrero de aceptar una alianza con sectores del kirchnerismo, contrario a su línea política histórica y al planteo que enarbolan en las distintas facultades. Fernando Ramal es el nuevo presidente troskista de la FUBA y, en diálogo con El Grito del Sur, explicó: “El hecho de que la Franja Morada, el Gobierno y el Rectorado hayan querido apropiarse ilegalmente de la Federación da cuenta que es una herramienta que ha venido luchando por la educación y junto con la clase obrera. El movimiento estudiantil se puso de pie y este frente es un paso adelante en función de una Federación que luche contra este gobierno”. En respuesta a las críticas de los otros partidos que integran el Frente de Izquierda (PTS e Izquierda Socialista), Ramal explicó que “es llamativo porque esos actores (PTS) no han integrado nunca la Federación, ni siquiera en 2009, donde no había ningún grupo populista o burgués”.

El PTS e Izquierda Socialista fueron los actores que acreditaron pero no votaron la lista de unidad. En ese sentido, Leo Deza, dirigente estudiantil del PTS, aclaró: “El punto central es refundar la Federación para que enfrente el ajuste del FMI. El PO ha armado frentes de izquierda en todas las facultades y ahora quiere utilizar esos delegados para ir en una lista en común con el PJ y el kirchnerismo”. Por su parte, Gastón Godoy, de Izquierda Socialista, agregó: “Esto pisotea el mandato de miles de estudiantes que votaron a la izquierda como alternativa a las variantes patronales y el PO ahora va en un frente con el kirchnerismo. No queremos una federación que el año que viene haga campaña por Cristina Kirchner”.

Eva Dimópulos (Mella) y Fernando Ramal (PO), flamantes presidentes

Las principales ganadoras de la jornada fueron las agrupaciones del kirchnerismo que logran integrarse a la conducción de la principal federación de Latinoamérica. “Esta unidad es el mandato del movimiento estudiantil, de los estudiantes que reclaman una representación amplia para enfrentar al gobierno neoliberal, defender la educación pública e impulsar al movimiento de mujeres al interior de la Universidad”, explicó Lucía Cámpora, vicepresidenta de la FUBA y representante de la agrupación homónima. Sacha Unamuno será quien la acompañe en el cargo y calificó el hecho como un “hito histórico”. “Hay sólo dos bandos posibles: los que defienden la educación publica y los que la atacan. El mandato en este momento histórico es la unidad”.

Por su parte, el reformismo, con la Franja Morada a la cabeza y la presencia de representantes del MLI, y las conducciones de Derecho y Económicas, presentó un documento y abandonó el lugar. Ezequiel Marín, dirigente radical y uno de los operadores del macrismo en la UBA, se negó a dar declaraciones a este medio y abandonó rápidamente el local de Uriburu. En el escrito, las agrupaciones alegaron que el Congreso viola el estatuto de la Federación ya que se hace el mismo año en el que se realizó el anterior (dirigido por estas mismas agrupaciones). Al mismo tiempo, éstas denunciaron que se hace fuera del período académico y que la presidencia compartida viola lo establecido en el artículo 41.

Escrito presentado por los representantes reformistas

No obstante, la Federación quedó en manos opositoras al gobierno. Paula Vega, flamante secretaria de Extensión, militante de Futura y una de las representantes más jóvenes, concluyó: “La tarea que tenemos de acá en adelante es construir una Federación representativa de todes les estudiantes y que pueda luchar contra el neoliberalismo en nuestro país”.

La alianza de SUR/SOMOS y La Colmena se hizo con la Secretaría General en la repartija final de cargos. Con contradicciones y debates, la FUBA quedó en manos de la amplia alianza del campo popular, el día que se cumplen 3 años de macrismo. En el simbólico centenario de la Reforma Universitaria, los reformistas (ahora en su modalidad neoliberal) la vieron esta vez de afuera.