#Pogo

Cosquín Rock: Machirulo Fest

@aycarambalg

Este fin de semana se realizó la edición número 19 del festival cordobés. Con más de 120 mil espectadores y 134 bandas, el evento logró otra fecha gloriosa sin respetar el cupo femenino.

A este punto de nuestras vidas ya hay dos lugares emblemáticos que dicen ser la casa del rock: “El Templo de Rock”, mejor conocido como el Estadio Obras Sanitarias y el Aerodrómo de Santa María de Punilla. En este último, el sábado y domingo pasado, se festejó una nueva edición del Cosquín Rock.

134 bandas en total, más de 120 mil personas. Rollingas, obreros, fernet a rolete, caretaje y autores de los “Abusos del Rock”. Después de un año intenso para la lucha feminista y cerca del 8M (el Día Internacional de la Mujer), los escenarios de uno de los festivales más esperados del país siguen sin contar con una presencia femenina adecuada.

Por un lado, tenemos que sólo 18 bandas de las 134 son mixtas o puramente compuestas por mujeres. En octubre del 2018 se presentó la ley “Por Más Músicas Mujeres en Vivo”, que indica que al menos el 30% de las grillas de los festivales tienen que ser bandas compuestas por mujeres, mixtas, o solistas.

Uno de los descargos sobre esto, fue hecho por Lula Bertoldi, la cantante y guitarrista de Eruca Sativa. «Nosotras estamos paradas acá gracias a la lucha de muchas mujeres. Pedimos por más mujeres en espacios donde fuimos invisibles durante mucho tiempo», sostuvo quien a su vez invitó a tocar a la Bruja Salguero, Sonia Álvarez y a Kriz Alaniz.

Por otro lado, tenemos a las caras de los “Abusos del Rock”: en Babasónicos con el escrache a Adrián Dárgelos, Las Pastillas del Abuelo con Piti Fernández y Fernando Vecchio, El Mató a un Policía Motorizado con Guillermo Ruiz Diaz y Perras On The Beach con Bruno Beguerie. Y se suman los encubridores, ya sea desde el Gordo Wallas, de Massacre, quien después de la denuncia de Mailen contra José Miguel del Pópolo afirmó en forma irónica que «En el video dice que la violaron dos veces… ¿Qué hicieron entre violación y violación? ¿Se fumaron un pucho?”, o José Palazzo quien les sigue dando el espacio para que sigan tocando.