Florencia Guimares García sobre Lohana Berkins

“El amor que nos negaron es nuestro impulso para cambiar el mundo”

Hoy se conmemora el tercer aniversario del fallecimiento de Lohana Berkins, una de las principales referentes del movimiento trans-travesti de la Argentina. El Grito del Sur habló con su compañera y amiga Florencia Guimares García sobre el legado que dejó Lohana a la comunidad travesti-trans.

Hoy se conmemora el tercer aniversario del fallecimiento de Lohana Berkins, quien fuera una de las principales referentes del movimiento trans-travesti de la Argentina. Fundadora de la Asociación de Lucha Travesti Transexual (ALTT) en 1994, impulsora de la Ley 3.062 de respeto a la identidad adoptada por travestis y transexuales y asesora del legislador comunista Patricio Echegaray, Lohana fue la primera travesti en trabajar en el Estado. En el año 2001 fue candidata a diputada y en 2010 conformó el frente nacional por la Ley de Identidad de Género, que finalmente fue sancionada el 9 de mayo del 2012.

De la mano de la filosofa Diana Maffía (legisladora porteña con mandato cumplido), Lohana fue nombrada asesora en temas de Derechos Humanos, Garantías, Mujer, Niñez, Infancia y Adolescencia. Desde el año 2013 estuvo al frente de la Oficina de Identidad de Género y Orientación Sexual, que funciona bajo la órbita del Observatorio de Género en la Justicia de la Ciudad de Buenos Aires. También fue fundadora de la cooperativa textil “Nadia Echazú”, desde donde intentaba dar respuesta a la falta de puestos laborales para personas travestis y trans en Argentina. Lohana también fue autora de dos libros: “La gesta del nombre propio” (2005), y “Cumbia, copeteo y lágrimas” (2007). El 5 de febrero del 2016 la activista travesti falleció a causa de una Hepatitis C agravada .

El Grito del Sur habló con su compañera y amiga Florencia Guimares García sobre el legado que dejó Lohana a la comunidad travesti-trans:

¿Cómo era Lohana?

Lohana era una travesti revolucionaria, una gran compañera, una gran militante de los derechos humanos, feminista, abolicionista del sistema prostituyente. En el terreno de lo personal era una gran amiga que siempre estaba dispuesta a dar una mano a las demás, una persona muy solidaria, que estaba pensando día a día desde que se despertaba hasta que se acostaba en sus compañeras travestis. Ella siempre decía que no podía estar tranquila mientras una de las suyas esté siendo prostituida en una esquina, ese era el motor que hacía mover su vida todos los días.  Eso era Lohana, una gran compañera, creo que la podemos definir así.

¿Cuál es el legado que dejó Lohana a la comunidad travesti- trans?

Su legado ha sido seguir luchando por todos los derechos que todavía nos son negados. Si bien tenemos una ley de cupo laboral, no se cumple. Si bien tenemos una Ley de Identidad de Género de la cual ella fue parte y la llevó hasta al final, seguimos con muchos derechos humanos negados. Tenemos un 90% de nosotras en situación de prostitución, seguimos siendo víctimas de travesticidios y transfemicidios, no tenemos acceso al trabajo y se nos dificulta el acceso a la salud y a la educación, ni que hablar a la vivienda. Nos ha dejado muchas luchas por seguir a la comunidad travesti-trans.

Imagen: Sandra Cartasso

Lohana hablaba de estar orgullosa de ser travesti. ¿Cómo se hace para estar orgullosa en una sociedad que te margina y reprime?

Ella decía que si volvería a nacer elegiría ser travesti, es por eso que muchas de nosotras repetimos, ‘nosotras no tenemos problemas con nuestro trasvestismo ni con nuestra identidad de género, es la sociedad la que tiene un problema con eso’. La sociedad nos hace pagar con la vida, con exclusiones y con violencias por romper el binarismo sexogenérico. El conflicto es de los otros, ¿Cómo una no va a estar orgullosa de la identidad que porta?

¿Cuál es la situación actual del colectivo travesti-trans, en comparación con la época en la que vivía Lohana?

Lógicamente han cambiado muchísimas cosas, tenemos una Ley de Identidad de Género maravillosa que hizo que muchas de nosotras volvamos a las escuelas y hospitales por el simple hecho de tener un DNI que acredita nuestra identidad. Si vivimos más libremente es gracias a compañeras como Lohana o como Diana Sacayán, que han luchado contra los códigos contravencionales que reprimían nuestra identidad de género. El Estado propio nos reprimía, perseguía y encarcelaba. Antes compañeras como Lohana tenían que salir a la calle camufladas o cuando salían eran detenidas. Aún hoy sigue habiendo provincias en donde existen códigos contravencionales y las compañeras no salen a la calle por tantos años de clandestinidad, de tener que vivir solamente en las noches. Es muy difícil romper eso porque todavía si una travesti sale a la calle a esperar el colectivo es sinónimo de prostitución, entonces tenés que soportar que te pare cualquier tipo, que te pare el patrullero o directamente que alguien te pegue un piedrazo, un escupitajo, o un tiro como le ha pasado a compañeras que las asesinan. A pesar de los avances, seguimos viviendo una realidad muy hostil como colectivo.

¿ Qué significa para vos ser travesti?

Para mi ser travesti es una identidad revolucionaria, subversiva al sistema. Por eso me da mucho orgullo reivindicar mi identidad travesti, matancera, conurbanera y sudaca.

Antes de morir  Lohana dejo sus últimas palabras a través de su amiga y activista trans Marlene Wayar. Aquí reproducimos parte de su mensaje: “Estoy convencida de que el motor de cambio es el amor. El amor que nos negaron es nuestro impulso para cambiar el mundo. Todos los golpes y el desprecio que sufrí, no se comparan con el amor infinito que me rodea en estos momentos. Furia Travesti Siempre. Un abrazo”

Ilustración: Chapu y pintura