Aumentó un 70% la canasta escolar

“Con el gobierno actual ha ido perdiendo importancia el sistema educativo”

Daniel Arroyo es diputado nacional del bloque Red x Argentina por la provincia de Buenos Aires. En diálogo con El Grito del Sur, habla sobre su proyecto para aumentar la Ayuda Escolar Anual y analiza el estado de la educación en el distrito gobernado por María Eugenia Vidal.

En un contexto de aumentos generalizado, la canasta escolar no está exenta de ello y registra una suba del 70%. Para paliar esta situación el diputado Daniel Arroyo presentó un proyecto de ley para incrementar la Ayuda Escolar Anual, fijando una base de al menos $3.000. Actualmente dicho subsidio lo cobran entre marzo y abril aquellas familias que perciben la Asignación Universal por Hijo (AUH) y el monto va de los $1.500 a los $5.000, dependiendo del ingreso familiar. La propuesta entonces apunta a elevar el piso “para que todos puedan acceder a lo básico”.

Arroyo ve con preocupación las complicaciones que se le presentan a miles de familias para enviar a sus hijos e hijas a la escuela debido a los aumentos. “La escuela es el mejor lugar que hay en la Argentina, aún con sus dificultades y con lo mucho que hay para cambiar, sigue siendo lo único que tiene legitimidad”, afirma. En este sentido, apuesta a un compromiso colectivo para que inicien las clases el 6 de marzo e identifica para ello dos puntos claves a resolver: por un lado, la posibilidad concreta de las familias de costear el guardapolvo, zapatillas, útiles, libros y mochila, y, por otro lado, la discusión paritaria, que parte de un mal precedente luego de que la gobernación bonaerense haya dejado abierta la paritaria durante el 2018.

¿Hay posibilidades de resolver la paritaria docente?

Para destrabar el conflicto docente hay que partir de la base de que el año pasado perdieron mucho poder adquisitivo, entre un 14 y un 16% de ingreso. La gobernadora, sin paritaria, les fue aumentando el salario en un esquema que quedó apenas por encima del 30%, cuando la inflación fue del 47. O sea, lo primero que hay que dejar en claro es que no hubo paritaria en 2018. Por otro lado, creo que la propuesta que hizo este año María Eugenia Vidal tiene sentido, para ir acomodándola en base a la inflación, ir discutiéndola mes a mes, o cada tres meses. Pero si no se resuelve lo del año pasado, le estás pidiendo a los docentes que acepten que se han empobrecido absolutamente.

¿Se puede hablar, en este contexto, de un acceso irrestricto a la educación pública?

No, sin lugar a dudas no se puede hablar en la Argentina de que haya acceso: no hay acceso a los alimentos, la inflación es muy alta, aumenta el transporte, se incrementan los índices de pobreza y se duplicó la indigencia. En materia educativa las cifras son aún peores, lo primero que habría que dejar claro es que se está coartando el acceso a la educación. Estamos en una situación muy crítica en donde es muy difícil pensar que se pueden generar mecanismos de calidad, educación y acceso cuando la gente no tiene lo mínimo para sostenerse.

¿En qué estado se encuentra la educación de la provincia?

El presupuesto educativo de la provincia de Buenos Aires ha llegado a ser del 38% y este año es del 24; es decir, con el gobierno actual ha ido perdiendo importancia el sistema educativo. Si todos decimos que la forma de inclusión es la escuela y que la única forma de generar movilidad social es estudiar y trabajar, no puede seguir repitiéndose la pérdida de valor absoluto de la educación.

Otro tema sensible es la infraestructura y la alimentación en los comedores escolares. Los chicos están comiendo mal en las escuelas, un millón setecientos mil chicos se alimentan en los comedores escolares de la provincia y se invierte sólo $21 por cada uno de ellos.

¿Qué medidas pueden llevarse adelante para resolver los principales problemas que atraviesa la educación?

Hay que armar una red de 20 mil tutores con el cura, la maestra, el pastor y el técnico del club de barrio para ir a buscar a los chicos y vincularlos con la escuela y el trabajo. Tenemos un millón y medio de jóvenes que no estudian ni trabajan, la mitad de los chicos no están en la escuela secundaria. Este es un primer paso clave, si no hacemos esto no hay forma de reconstruir la educación y la inclusión de los jóvenes en el sistema educativo.

En segundo lugar, hay que resolver el problema de base porque comer tiene que ser barato. Hay que tomar los 11 productos de la canasta básica, quitarles el IVA y regular los precios, porque mientras sigan subiendo los alimentos va a haber menos gente en las escuelas. Por otro lado, hay que crear en nuestro país el derecho al primer empleo para que una empresa que toma a un joven tenga el 75% del salario mínimo cubierto durante dos años. Esto aportaría a la inclusión de los jóvenes en el mundo del trabajo.

Lo que no hay que hacer, sin lugar a dudas, es lo que está haciendo la gobernadora Vidal, que le pega a los docentes y ataca a los directores de las escuelas.