Josefina Mendoza

“Cambiemos está lejos de perjudicar al sistema universitario”

Fotos: Lucía Rivera López

Josefina Mendoza es la diputada nacional más joven del recinto. En diálogo con El Grito del Sur, habló del aborto, del recorte en las universidades y de los debates dentro del radicalismo.

Josefina Mendoza es -con apenas 26 años- la diputada nacional más joven del recinto, forma parte de la Unión Cívica Radical (UCR) e impulsa políticas enfocadas a la juventud. En 2014 se convirtió en la primera mujer vicepresidenta de la Federación Universitaria Argentina (FUA) en 96 años, y en el 2016 llegó a ser la primer presidenta de ésta, representando a un millón ochocientos mil estudiantes de todas las universidades nacionales del país. Es parte del interbloque Cambiemos, aunque dice que no se siente identificada con todas las políticas del gobierno nacional.  En diálogo con El Grito del Sur, habló del aborto, del recorte en las universidades y de los debates dentro del radicalismo.

Fotos: Lucía Rivera López

¿Qué lleva a una joven a militar en el Partido Radical ?

Elegí la Franja (la agrupación universitaria del radicalismo) porque fue la agrupación en la que me sentí cómoda apenas empecé a estudiar en la facultad. Me representa no sólo por una cuestión de historia en el movimiento estudiantil, sino porque venía de una familia con cierta pertenencia al radicalismo: aunque mi familia no era particularmente militante, siempre se habló de política.

En agosto del año pasado dijiste que no había recortes en las universidades públicas, pero según el último informe del ICEC CONEAU la inversión realizada por el Estado en las universidades es de 0,85% del PBI en el 2015 y 0,76% en el 2018. ¿Seguís pensando lo mismo?

Lo dije porque creo que hay cierto prejuicio o estigma sobre lo que va a hacer Cambiemos respecto a la universidad pública. Me tocó siendo presidenta de la FUA reunirnos con rectores de todos los bloques, y yo vi que las necesidades del sistema universitario estaban contempladas en el presupuesto. Creo que Cambiemos está lejos de perjudicar al sistema universitario; de hecho, hubo muchísima discusión sobre la ejecución del presupuesto cuando en realidad había un retraso de la partida presupuestaria de dos meses que es algo que paso siempre. Creo que falta que algunos nos animemos a explicar ciertas cosas, pero no creo que las universidades estén en riesgo ni que haya una emergencia educativa en el sistema universitario.

María Eugenia Vidal dijo que sobraban universidades públicas. ¿Qué pensás al respecto?

Creo que fue un comentario desafortunado. Yo entendí que lo que quiso decir es que se empezó por el otro lado, que tenemos un gran porcentaje de deserción escolar, pibes que quizás no puedan entrar ni pisar la vereda de la universidad y se arrancó por eso. Es sumamente discutible, no estoy diciendo que lo comparto, sólo estoy diciendo que se la sacó de contexto. Yo personalmente creo que más universidades es mayor acceso y que tenemos que celebrar cada vez que se abra una universidad. Obviamente tengo muchas críticas a con qué objetivo de fondo se crearon esas universidades; no es casualidad que cada intendente del Conurbano haya tenido una universidad, que políticamente muchos se hayan refugiado en las universidades cuando perdieron un municipio. Me parece que se tergiversó el sentido, lo que no significa que muchas personas tuvieron la posibilidad de ingresar a la universidad gracias a estas universidades.

Pero si hablás de que faltan otras alternativas a la formación complementaria o pre universitaria. ¿Qué pasa con el cierre de escuelas nocturnas y la UNICABA?

Yo no estoy involucrada en detalle porque no milito en Capital, pero lo de la discusión de la UNICABA me pareció paradigmático. Yo no sé si me opondría a que la formación docente sea universitaria, me parece que jerarquiza el rol de los docentes. A veces cuando se milita en temas controversiales muchos pecan de conservadores y quieren que queden estos institutos, que son excelentes pero no seamos tan cerrados: están creando una universidad para formar docentes. Muchas veces no nos animamos a discutir cosas que rompen con el statu quo, al movimiento estudiantil le pasa todo el tiempo. Nos quedamos en consignas que son de 1918.

Fotos: Lucía Rivera López

Te posicionaste a favor del aborto legal, seguro y gratuito. Sin embargo, el oficialismo y el radicalismo en sí fue el que más cantidad de votos en contra de la sanción emitió. ¿Sentís que tu partido le dio la espalda a los reclamos de los cuerpos gestantes?

Creo que refleja la crisis de representatividad que viven los partidos políticos en el mundo; muchas veces los partidos no representan lo que la sociedad está demandando. Creo que el radicalismo no supo aggiornarse ni dar ciertas discusiones para adentro que no le permitieron interpretar este tiempo histórico. Uno se desilusiona, en el sentido de que el partido del Juicio a las Juntas, el partido de los derechos humanos y de la educación pública sea hoy en el Senado el partido que menos votos aportó para que las mujeres tuviéramos más libertad sobre nuestro cuerpo. Es una batalla que tenemos que ganar dentro del radicalismo los que creemos que se puede cambiar. Sí considero que va a tener implicancia en el armado de listas de este año. Los y las jóvenes tenemos que ocupar esos espacios para que no los represente alguien que no entienda el momento histórico que estamos viviendo.

El grueso de las agrupaciones feministas están en contra de las políticas del macrismo. ¿Te sentís parte o en contra de la marea verde?

Me siento parte. Lo que sí creo es que a veces el movimiento feminista comete errores y piensa que ser mujer y ser del PRO es una contradicción. O sea, quiénes somos para decirle a quien si es o no feminista. Me parece que eso va en detrimento del empoderamiento de la mujer, dado que la movida que se armó para que la media sanción de la ley saliera de Diputados ni se fijó en el partido político. Cada voto valía oro.

Claro, pero por más que haya una ley tiene que haber forma de aplicarla. Los recortes en los hospitales, el cierre del Ministerio de Salud o los recortes de presupuesto en el INAM generan una contradicción. ¿Qué opinás al respecto?

Si, por eso digo que no comparto algunas formas del feminismo porque me parece que todas somos valiosas, incluso aquellas que hoy no pueden ver lo importante que es ser parte de esto y que tenemos que seguir trabajando para sumarlas y no expulsarlas. Y después sí, creo que hay un montón de cosas que mejorar. Por algo muere una mujer cada 30 horas, tenemos que generar nuevas herramientas porque las que tenemos no están funcionando. Creo que Fabiana Tuñez viene de toda la vida de trabajar con esto y es más que merecedora del lugar que está ocupando y se que va a seguir trabajando más allá de la coyuntura económica.

Dijiste que te interesaba trabajar en políticas ligadas a la juventud. Durante los últimos años se vio un aumento de casos de gatillo fácil en jóvenes y niños. ¿Esa juventud está representada en las políticas de Cambiemos?

Esa juventud no está representada en la Cámara de Diputados en general. Así como las mujeres cuando hablamos de aborto hablamos de las mujeres pobres y las mujeres pobres no tienen voz en la Cámara, que las intentemos representar es otra cosa. Sí creo que en el último tiempo se ha caído en estigmatizar muchísimo al pibe chorro, cuando lo que hay que discutir de fondo es si el Estado se hace presente. No puede ser que el Estado se haga presente sólo cuando hay que meter en cana a un pibe.

Fotos: Lucía Rivera López

¿Qué pasa con la baja de la edad de imputabilidad?

Todos los gobiernos democráticos -sacando a Alfonsín- intentaron bajar la edad de imputabilidad o discutir un régimen penal juvenil, pero en profundidad nunca se discutió. Creo que tiene que ver con la falta de acceso a la educación y de presencia del Estado, pero va más allá de quien es presidente, es por el futuro de nuestro país y para que esos pibes no terminen con un futuro más complejo.

Fotos: Lucía Rivera López

Ping-pong de personajes

Patricia Bullrich: Una mujer que se anima a dar discusiones polémicas, admiro muchísimo que una mujer esté en el lugar donde está ella y se banque todas las balas.

Lilita Carrió: No la conozco personalmente, creo que tiene mucha historia en la pelea por la defensa de las instituciones y en eso la admiro. Más de una vez opina muy impulsivamente de las cosas y eso genera que algunos tengamos que diferenciarnos. Me representa en algunas cosas que expresa y en otras no.

Cristina Fernández de Kirchner: Admiro muchísimo al lugar adonde llegó. Si no es fácil en el radicalismo me imagino que tampoco en el peronismo debe ser fácil llegar a ser presidenta siendo mujer y la popularidad que alcanzó es admirable. En términos políticos, muchísimas cosas no las comparto. Yo cuando milité durante el kirchnerismo sentía que si no estaba ahí eras lo peor y eso no está bueno, menos cuando es un partido que tiene tantos jóvenes en sus filas. El discurso era que si no eras kirchnerista te transformabas en gorila y hay muchos grises. Eso no lo comparto o por ejemplo que ahora es súper feminista y en ocho años de gobierno no la vi tan preocupada, me parece que hay mucho discurso que no se condice con lo que se ha hecho.