Segundo abrazo al Parque Rivadavia

“Ya somos más de 10 mil en contra de la calle Beauchef, este es el mandato vecinal”

Fotos: Abril Pérez Torres

Continúa la lucha de vecinos, vecinas, feriantes y la comunidad educativa del Normal 4 contra la apertura de la calle Beauchef. El próximo paso será mañana en la Legislatura porteña, en donde intentarán que el Parque Rivadavia sea, de ahora en más, patrimonio de la Ciudad.

Según anunció Alejandro Bassignani, de “Amigos del Parque Rivadavia”, se presentará mañana en la Legislatura de la Ciudad un proyecto para declarar al Parque Rivadavia como patrimonio cultural. Es para que ese espacio público quede protegido para las generaciones que vienen “y no tener que dar otra vez la discusión dentro de veinticinco años”, en referencia al proyecto frenado en 1993. Las vecinas y los vecinos celebraron que se hayan parado las obras mediante un recurso de amparo—aunque algunos denuncian que siguen de manera silenciosa— y declararon que seguirán organizados hasta que esté descartada totalmente.

Foto: Abril Pérez Torres

Desde el Gobierno de la Ciudad ahora cambiaron el discurso respecto de la calle Beauchef. Según contó el comunero Osvaldo Balossi, “La primera respuesta que Larreta dio al Poder Judicial es que no es una obra de apertura de calle, sino una puesta de valor del ‘Paseo Beauchef’. Se contradicen con lo que dijeron en cada una de las reuniones que armaron con los vecinos de Caballito”, y resaltó “fue solo la presencia de cada uno de los que estamos acá lo que pudo frenar la obra y va a seguir siendo la única garantía esta presencia y este compromiso”.

Al grito de “El parque no se toca”, vecinos, feriantes e integrantes de la comunidad educativa del Normal 4 caminaron por las adyacencias del Rivadavia como en el primer abrazo del 19 de enero y expresaron su rechazo a la obra que emprendió el Gobierno de la Ciudad.

Foto: Abril Pérez Torres

Los feriantes realizaron una suelta de libros e invitaron a marchar con uno en la mano. Fabián Torres, delegado de los libreros y libreras, contó en diálogo con El Grito del Sur que el personal del Gobierno de la Ciudad recorre tres veces por día la feria para controlar la asistencia de los puesteros: “Es arbitrario y es un filtro para achicar la feria. Toman asistencia los días de lluvia y también los de altas temperaturas, nosotros estamos sin luz eléctrica, sin agua potable y sin baños”. Torres cuenta también que recibieron un mail por el cual el Gobierno los autoriza a poner toldos, “pero es paradójico porque no tenemos luz. Necesitás contratar un herrero pero no tenemos donde conectarlo, y además lo tenemos que costear nosotros”. Los libreros recordaron a su compañero fallecido Jorge De Lorenzo con un minuto de silencio y responsabilizaron por ello al Gobierno de la Ciudad y a la Dirección General de Ferias y Mercados.

Carla Martínez, presidenta de la Asociación Cooperadora del Normal 4 y una de las amparistas, manifestó su rechazo frente a lo que considera un cambio de postura del gobierno de Larreta: “Poner algo en valor no es arrancar todo de raíz. Es preservar, mantener y cuidar algo que ya estaba. No dialogaron como les gusta decir. Tampoco se acercaron a la escuela para encontrarse con nuestras preocupaciones”.

Bajo el fuerte sol del mediodía, los centenares de vecinos y vecinas de Caballito nuevamente reunidos se mostraron activos como en las manifestaciones que desde principio de año se realizan en contra de los tarifazos. El heterogéneo grupo de abuelas, madres, padres, niños y niñas caminaron alzando carteles y libros, en apoyo a los feriantes. Clarice Lispector, Agatha Christie, Felipe Pigna, Pierre Bourdieu, se agitaban al ritmo de la agrupación “tambores en movimiento”.

Foto: Abril Pérez Torres

Nuevamente la manifestación fue acompañada por personalidades de la cultura y la política como Eduardo Jozami, Luis Zamora, Leandro Santoro y Eugenio Zaffaroni. Este último, como recordaron los vecinos, tuvo mucha importancia al presentar un proyecto cuando era legislador en el año 1993, que logró frenar las remodelaciones de ese entonces. Santoro, referente del espacio radical “Los Irrompibles” y diputado de la ciudad por Unidad Ciudadana, manifestó a este portal: “El gobierno porteño quiere mostrarle a su electorado duro que está tratando de hacer algo para ordenar el espacio público y quiere mostrar que tiene autoridad. Pero obviamente no resuelve ningún problema, sino que genera problemas nuevos porque se desentiende de la crisis socio-económica que estamos viviendo todos. Es la gestión simbólica del Gobierno del PRO: hacer que hace para generar problemas”.

Al cierre de la concentración, Alejandro Bassignani sintetizó de forma contundente el conflicto: “Ya pasamos las diez mil firmas en contra de la calle. Esto es para el que tenga dudas de cuál es la voluntad vecinal. Nosotros los vecinos somos los mandatantes a los gobernantes, no es al revés. Por lo tanto, éste es un ejercicio de democracia vecinal y eso hay que ponerlo arriba de la mesa para que nos escuchen y hagan lo que los vecinos queremos que se haga, no que se haga otra cosa”.