Larreta no da luz

Sin plan eléctrico a la vista

A casi un año de la muerte evitable de Gilda Cañete, el Ejecutivo porteño faltó a la primera audiencia para diseñar un plan de emergencia eléctrica para los vecinos de la Villa 21-24, pese a que se lo ordenaba un fallo judicial. Mientras tanto, siguen los cortes de luz y el tendido es cada vez más precario.

El martes pasado, un sector de la villa 21-24 de Barracas volvió a quedarse a oscuras. El apagón afectó durante horas a cinco manzanas del barrio y coincidió con el faltazo del Ejecutivo porteño a la primera mesa de trabajo para poner en marcha el Plan de Emergencia Eléctrica. El reclamo judicial de los vecinos –apoyados por la Asociación Civil para la Igualdad y la Justicia (ACIJ)- para tener acceso a un servicio digno de luz lleva por lo menos nueve años y en enero de 2019, el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) les dio la razón y obligó a la administración del Pro a sentarse a dialogar. “No vinieron porque evidentemente no tienen voluntad política: el arreglo de la luz es inseparable del proceso de urbanización y está claro que al Jefe de Gobierno no le interesa urbanizar nuestro barrio”, denunció en diálogo con El Grito del Sur Lucas Bogado, uno de los consejeros de la junta vecinal.

En su fallo, el TSJ rechazó el último planteo de inconstitucionalidad presentado por el gobierno porteño, que durante años apeló cada uno de los fallos adversos en la materia para ganar tiempo y evitar desarrollar el Plan de Emergencia. Enseguida, la Sala I de la Cámara de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo y Tributario convocó a la mesa de trabajo conjunta para cumplir el fallo, pero el Ejecutivo no sólo no se presentó, sino que volvió a presentar otro recurso de inconstitucionalidad.

Una de las explicaciones del faltazo es que el gobierno porteño, pese a los nueve años que transcurrieron desde la primera cautelar solicitada por la ACIJ, no tiene diseñado ningún plan para presentarle a los vecinos. «Si fuera real la voluntad del Poder Ejecutivo de cumplir la sentencia que le impone evitar el riesgo eléctrico en la villa 21/24, seguramente ya habría presentado, indistintamente en primera o en segunda instancia, el Plan Eléctrico Adecuado con el plan de contingencias destinado a dar cumplimiento a la medida cautelar y a la sentencia definitiva», señala un escrito del asesor tutelar de Cámara Gustavo Moreno, que fue presentado la semana pasada y exige al GCBA dar la cara frente a los vecinos.

«Mientras seguimos esperando que resuelvan el tema siguen los apagones, que por suerte este verano fueron menos que habitualmente. Pero hay que tener en cuenta que cuando hay un corte, acá se tardan días y hasta semanas para que vuelva el servicio», advirtió Bogado, quien recordó que en pocos días se cumple el primer aniversario de la muerte evitable de Gilda Cañete, una mujer que falleció electrocutada en abril pasado durante una tormenta. «Estamos en situación de emergencia, hay cables arriba de los techos, telarañas por todos lados, postes caídos. Por esa desidia fue que murió Gilda».

Bogado comparó la situación de la luz con la falta de agua, otro de los problemas históricos de la villa más grande y populosa de la ciudad. «Casi la mayoría de las 54 manzanas estuvieron sin agua durante buena parte del verano y las que tenían, estaba contaminada. Y si se judicializa, no te dan bola», explicó. Además resaltó: «desde que la lista de Unidad ganó la conducción de la Villa, el Pro no hace otra cosa que desoír los reclamos y desfinanciar iniciativas».