Neuquén, primera estación electoral 2019

El viento del sur sacude el panorama electoral

Todas las miradas están puestas hoy en la primera elección fuerte del calendario 2019: Neuquén, la provincia de la promesa de Vaca Muerta, elige gobernador. La posibilidad de un triunfo del candidato del kirchnerismo, Ramón Rioseco, tiene en vilo a la Casa Rosada. Se ponen en juego 60 años de hegemonía del Movimiento Popular Neuquino, al que Macri apoya sin otro remedio.

El proceso electoral de 2019 tendrá su primera batalla en la provincia de Neuquén, tierra de caudillos, viento y oportunistas, en la que por primera vez en 60 años se palpa en el aire la posibilidad de que el Movimiento Popular Neuquino (MPN) deba acompañar y no conducir.

En un clima de incertidumbre inusitada por estas tierras, las encuestas hablan de un triple empate técnico entre los binomios Gutiérrez-Koopmann -del histórico e imbatible MPN-, Quiroga-Schlereth por Cambiemos, y Rioseco-Martínez del Frente Neuquino-Unidad Ciudadana.

Bastante lejos del ranking aparece la figura del ex gobernador Jorge Sobisch, ex “emepenista” y actual representante de la Democracia Cristiana, quien pese a no ser considerado una amenaza concreta al trono, apuesta a quedarse con los votos de su histórico electorado fiel y de los auto-excluidos por el desgaste partidario de los últimos años.

La elección del próximo domingo en Neuquén es el puntapié inicial del proceso electoral a nivel nacional, pero si como ello no fuera suficiente para mantener las ansias alteradas, cargará con un sustancioso contenido que arrojará definiciones concretas: tanto Cristina Kirchner como Macri tienen candidatos propios; la interna UCR-Pro que aflige a Cambiemos puede enardecerse, y se definirá en manos de quién quedará la híper-promocionada Vaca Muerta.

Todos los caciques se refugiaron en el tramo final en un discurso provincialista. Lo autóctono y lo identitario fueron las vías de escape mágicas que encontraron para diferenciarse de las fuerzas nacionales a las que respondieron durante los últimos tiempos. Vaca Muerta y sus promesas son el denominador común en la campaña.

Quién es quién

Omar Gutiérrez es actual gobernador de la provincia e intentará ir por su reelección. Es hoy el máximo referente del MPN, partido que desde el regreso a la democracia y, antes de su interrupción, domina el territorio provincial. Militar entre sus filas fue hasta hace pocas décadas casi un mandato familiar en estas tierras.

Dadas las fracturas internas y muchas más palabras que concreciones, “el Movimiento” ha ido perdiendo adeptos y declinando elección tras elección. Pese a asegurar que “gobierna la mejor provincia del país”, y jactarse de mantener un cordial pero autónomo vínculo con el gobierno nacional, las últimas decisiones y encuentros lo han mostrado más cercano que “dialoguista”.

Si bien el aumento del dólar produjo un importante incremento en las regalías petroleras que robusteció las arcas provinciales, la población, que por el mismo motivo vio afectada su economía familiar, continúa aguardando la tan promocionada explosión del desarrollo hidrocarburifero. Hasta ahora, el petróleo sólo trae promesas, y cientos de familias buscan una esperanza al radicarse a una zona que, luego de 60 años de hegemonía partidaria, aún no cuenta con una infraestructura acorde.

Macri y “Pechi” Quiroga

Horacio “Pechi” Quiroga es el actual intendente de la ciudad de Neuquén. El cuatro veces Jefe Comunal de origen radical tuvo un acercamiento estratégico con Cambiemos en los últimos años, siendo hoy el candidato oficial de la Casa Rosada en Neuquén. Dado el cambio de escenario de las últimas semanas que involucran el conflicto interno entre la UCR y Pro y su ubicación como tercero en las encuestas, Quiroga evidenció una modificación en su estrategia electoral.

La figura presidencial dejó de ser un arma recurrente en sus discursos y productos de campaña y en las últimas horas, como rasgo de autonomía, se mostró públicamente junto a su compañero de fórmula -el pastor evangelista David Schlereth-, con referentes radicales como Alfonso Prat-Gay y Martín Lousteau, entre otros.

El Presidente saluda a Omar Guitérrez, su candidato de emergencia

Todo parece indicar que la hipótesis de la polarización también desembarcó en Neuquén, y Quiroga, a pesar de ir en la boleta de Cambiemos, dejó de mostrarse públicamente con el presidente Macri, quien sí ha sido convocado por Gutiérrez. Al parecer, ante la amenaza de Rioseco, en la Casa Rosada alientan a un “opositor”.

“En política no me parió Cambiemos”, aseguró Quiroga a un medio local. Pese al distanciamiento, Nación continúa dándole muestras de apoyo explícitas a través de las figuras de Rogelio Frigerio, Horacio Rodríguez Larreta y la mismísima María Eugenia Vidal.

“Macri tiene dos candidatos, como las escuderías de Fórmula 1: Quiroga es el piloto titular y Gutiérrez es el muletto”, ironizó por su parte Ramón Rioseco, “el candidato de Cristina”. El kirchnerismo apuesta al “piquetero” para ganar la primera elección del año y fortalecerse en el camino hacia los comicios nacionales. Rioseco participó de los cortes de ruta en 1996 en rechazo a la privatización de YPF, situación que lo convirtió en uno de los fundadores del movimiento piquetero en Cutral-Có y catapultó su carrera política, que lo llevaría a ser elegido dos veces intendente de la cuidad.

No es la primera vez que Rioseco se presenta a una elección provincial. Ya en 2015 fue candidato a gobernador por el FPV, comicios que, paradójicamente, lo enfrentaron a “Pechi” Quiroga por alianza UCR-Pro y a Gutiérrez por el MPN, quien finalmente resultó electo.

Tiempo más tarde, Quiroga y Rioseco anunciaron un acuerdo en apoyo mutuo para sus candidaturas: Quiroga buscaba su reelección como intendente y Rioseco se postulaba al Parlasur por el kirchnerismo. Esta decisión generó algunos movimientos en la política provincial que desencadenaron en el tenso e incierto escenario actual.

La sorpresa, Ramón Rioseco, y la jefa de la oposición, reunidos en el Instituto Patria

La de hoy será la posibilidad de una revancha para Rioseco, que resultó segundo en 2015. Esta vez lo hará acompañado por Darío Martínez, actual diputado del FpV, quien la semana pasada invitó a su “amigo y compañero de bancada”, Axel Kicillof, para que los escolte durante un acto en la capital neuquina en apoyo a la fórmula.

“Neuquén es ahora una vidriera de lo que va a pasar en este país (…) en Neuquén va a comenzar a gestarse la derrota de Macri”, sostuvo el ex ministro kirchnerista luego de transmitir las salutaciones de Cristina Fernández.