Encuentro de Fotografía, Feminismos y Derechos Humanos

Fotos que queman la heteronorma

ARDE - Encuentro de Fotografía, Feminismos y Derechos Humanos se realizará el 16 y 17 de marzo en el Espacio Memoria y Derechos Humanos ex-ESMA.

ARDE es el 2do encuentro internacional de fotografia y derechos humanos. Convocado por Pandilla Feminista, trabajadoras del Espacio Memoria y Derechos Humanos (ubicado en el predio de la ex-ESMA) y fotógrafes independientes, en esta ocasión se suma como eje el feminismo.

El evento tendrá lugar el 16 y 17 de marzo en el ‘Espacio Memoria y Derechos Humanos’ -predio de la ex ESMA- y contará con una muestra fotográfica, talleres, charlas y presentaciones abiertas de portfolios. El Grito del Sur habló con sus organizadoras: “Nos encendemos al pensar la fotografía como herramienta para contar, denunciar y reflexionar acerca de nuestras problemáticas, nuestras luchas, conquistas y también desafíos. Su trazo indeleble como soporte de la memoria es un constante trazo a la acción”, expresaron.

Camila Falcão (São Paulo/BR), exposición Presente/Futuro

Durante la última dictadura militar argentina, la fotografía tuvo un rol fundamental: desde los medios hegemónicos para disimular lo que estaba pasando y desde los derechos humanos para dar a conocer la cara de los y las detenidxs desaparecidxs.  ​¿Creen que en Argentina les fotógrafes tienen una responsabilidad histórica y social? 

No es una cuestión de la fotografía persé, sino de la comunicación en general: también los informes encontrados o los que aún no se desclasificaron, la producción de video para propaganda, la cartelería pública y el periodismo tuvieron un rol importante.

Creemos que la fotografía tiene una capacidad de interpelación profunda y es clave que les fotógrafes puedan analizar responsablemente su dimensión social, más aún en una época en que las imágenes proliferan. Nos parece fundamental encontrarnos a intercambiar conocimientos, discutir y formarnos en una perspectiva feminista y de derechos humanos, siendo que entendemos a la fotografía y al arte como formas de comunicación a las que nos interesa politizar, problematizando qué visibilizamos y de qué manera. Queremos buscar nuevas formas de construcción de sentido que se apoyen en la capacidad de reflexión de compañeres de otras disciplinas o ámbitos (como teóricxs, periodistas, referentes populares, militantes o artistas, que van a estar presentes en los Conversatorios de ARDE).

En ese sentido, ¿por qué es importante hacer una muestra de fotografía y derechos humanos en este momento del país?

Primero, queremos aclarar que ARDE no es un festival de fotografía, sino que es un Encuentro de Fotografía, Feminismos y Derechos Humanos. Es decir, un espacio en el que generar herramientas para entender la fotografía desde una perspectiva feminista y de derechos humanos; o en otro sentido, un encuentro en el que las exhibiciones y proyecciones fotográficas funcionen como disparadores de discusiones acerca de derechos humanos y feminismos.

Nos parece importante que suceda en este momento histórico porque creemos en la capacidad transformadora del pensamiento y el hacer colectivos. El grueso de las imágenes a las que estamos expuestxs están producidas desde una mirada hegemónica y nuestras selecciones tienen como fin desafiar esa mirada: por eso el protagonismo lo tienen mujeres y disidencias.

Con una fecha entre el calor del #8M y del Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia, nos encontramos profundamente movilizadas por poder realizar ARDE en la ex ESMA, que fuera un centro clandestino de detención, tortura y desaparición, y resignificado más tarde como espacio de resistencia.

Violeta Capasso (ARG), exposición Futuro Inmediato

¿Por qué es necesario crear espacios alternativos dentro de la fotografía contemporánea? 

Principalmente porque creemos que los espacios tradicionales de circulación de las imágenes fotográficas están atravesados mayormente por una lógica de legitimación contraria a la de la colaboración… lo observamos en el grueso de los museos, galerías o festivales y por eso nos interesa reflexionar acerca de otras formas de circulación, como son los fotolibros autopublicados, fanzines o incluso las redes sociales. También nos parece importante aplicar esta misma lógica a los espacios de formación de fotografía, razón por la cual dimos lugar a talleres diversos con un bono de contribución accesible y una ronda de portfolios.

¿Por qué les resulta importante poner de relieve el carácter plural del evento?

Hacemos énfasis en la horizontalidad y pluralidad, así como en el carácter federal del encuentro, porque creemos que es el camino para deconstruir la mirada hegemónica. Además nos parece importante visibilizar trabajos de nuevxs autorxs y así tender nuevas redes de colaboración.

¿Qué es y cómo funciona la presentación colectiva de portfolios?

La Ronda de Portfolios es una instancia de encuentro unx a unx entre fotógrafxs para mostrarse sus trabajos en proceso. Se trata de un formato que difiere de las tradicionales Revisiones de Portfolios usualmente promovidas por festivales de fotografía, principalmente porque, a diferencia de dinámicas jerárquicas de legitimación, implica un trabajo colaborativo de observación y análisis con el objetivo de intercambiar saberes y modos de ver: de recibir devoluciones constructivas acerca de nuestro trabajo y de poder desarrollar y compartir el propio criterio con nuestrxs compañerxs.

¿Hay lugar para mujeres y disidencias en el circuito fotográfico hegemónico?

Creemos que gracias a la lucha de los feminismos ese lugar se está ganando, pero remarcamos que es importante disputarlo desde la interseccionalidad: luchando por democratizar por completo esos espacios para que no sean ocupados siempre por lxs más privilegiadxs.

¿Qué importancia tiene un festival feminista de fotografía y artes en Latinoamérica?

¡Una enorme importancia! América Latina demostró estar movilizada por el feminismo con una fuerte participación en los Paros de Mujeres y movilizaciones por el #8M y NI UNA MENOS, así como sosteniendo la lucha por el aborto legal, seguro y gratuito. Esperamos participación de compañeras de la región y también que se replique esta iniciativa.