Eva Dimópulos y Fernando Ramal

Batalla de gallos: presidentes de la FUBA

Fotos: Virginia Robles

La kirchnerización de La Mella y el voto en blanco del PO. Venezuela, el Papa Francisco, el feminismo y la Franja Morada. Contrapunto entre un trosko línea dura y una feminista de izquierda popular, que sellaron la unidad de la federación estudiantil más grande de América Latina.

Es una batalla de gallos. Cada cual en su esquina, un escenario en común, un moderador en el medio, reflectores que se encienden y cada uno a su debido tiempo bate su parlamento. El género no es novedoso en estas tierras. Los gauchos lo llamaban contrapunto y lo tocaban con guitarra. Pero esta vez no son raperos o payadores, son los presidentes de la FUBA. En esta esquina, con una remera que dice “Skere Señora”, Eva Dimópulos, de La Mella. Enfrente Fernando Ramal, del Partido Obrero, remera blanca y estampado de gaviotas a colores.

La modalidad es sencilla y el moderador implacable. Siete preguntas, un minuto por temática, sin derecho a réplica y ping pong final. Suena la campana y la batalla comienza picante. ¿El escenario? Las lejanas tierras del caribe: Venezuela.

Venezuela

Fernando Ramal (FR): En Venezuela se da la confirmación de lo que venimos caracterizando: un gobierno que mejoró las condiciones materiales de un sector amplio de las masas, pero en la medida en que no hizo una transformación de fondo, a partir de la caída del precio del petróleo, cae el PBI y la derecha se vale de esto para querer hacer un golpe imperialista. Somos críticos del chavismo y de Maduro, que refleja la descomposición de ese régimen, a diferencia de Chávez que reflejaba el ascenso. Pero una intervención de EE.UU. puede terminar en algo mucho peor, como fue Medio Oriente.

Eva Dimópulos (ED):  A diferencia de Fer, en primer lugar hay que hacer un recorrido histórico: esto no es lo primero que hace EE.UU. en la región. Puede haber errores del gobierno, pero como el chavismo avanzó en reformas estructurales, la derecha también lo hizo y empezó una guerra económica contra Venezuela. Una lucha de clases de verdad, no en los libros, con una violencia inusitada: de sacar la comida a la gente o retener kilos de papel higiénico para decir que el gobierno no los quiere entregar. La estrategia de la oposición y la de EE.UU. es común desde hace tiempo y para nosotras es estratégico defender a los gobiernos populares electos democráticamente.

La kirchnerización de La Mella -y se relame Ramal en su rincón-

ED: Hay que ver si uno mide esto por las redes sociales de las pibas y los pibes con fotos de Cristina o por las declaraciones políticas de Itai. Son cosas distintas y en un análisis político hay que saber diferenciarlo. Nosotros venimos en un proceso claro que tiene que ver con, desde 2015, leer un cambio de etapa en la región y, en función de eso, las fuerzas populares que teníamos una linea respecto a la política tradicional, entendimos que debíamos defender algunas conquistas que se iban a poner en riesgo. De la mano de eso, cambia la ubicación política del kirchnerismo y de CFK, una vez que Macri asume. Eso no reviste una revisión de los análisis que hicimos de los gobiernos kirchneristas en el pasado. Sino que leemos que el kirchnerismo fue la oposición más clara al macrismo durante los últimos años.

FR: A nosotros nos hacían chistes, pero desde el 2011 hablamos de la kirchnerización de La Mella. Y la pegamos, pero no porque fuéramos adivinos sino porque las agrupaciones sin un programa político claro tienden a ser cooptadas por el Estado. Pasó con el TNT, que se jactaba de ser horizontalista y nos increpaban por ser del Partido Obrero. Terminaron como ministro de Economía y presidente de la Corporación Puerto Madero. Pero además, la kirchnerización de La Mella llega de manera tardía. Ellos reivindicaban lo progresivo del kirchnerismo, pero en ese momento no se sentían representados. Uno podría pensar, si había que defender a un gobierno, ¿por qué no lo hiciste en ese momento y sí una vez que se perdió? Tampoco creo que haya una izquierdización del kirchnerismo. Cierran listas con Perotti y CFK sale a decir que hay que unir pañuelos verdes con celestes y Kicillof se reúne con el FMI.

Voto en blanco en 2015 y en un hipotético ballotage CFK-Macri -contraataque para Dimópulos-

FR: Con el voto en blanco se dio una situación en la que parece que el trosko siempre vota en blanco y no es así. En 2005 llamamos a votar a Evo Morales y recientemente a Haddad, el candidato de Lula. A priori se presentan ambos como candidatos del régimen, e incluso CFK podría ser una candidata de contención de una movilización ascendente. Pero también entran otros elementos, por ejemplo una bolsonarización del gobierno. Eso puede cambiar el voto y que pase un fenómeno más parecido a lo de Brasil. Lo del voto en blanco sabemos que es una posición polémica, pero fue polémica porque ganó Macri. ¿Si hubiese ganado Scioli? No sabemos, pero sabemos que su campaña fue recontra derechista. Por último, el macrismo dice que si hubiese ganado Scioli, Argentina sería Venezuela. Yo creo que sería Ecuador, donde el candidato de Rafael Correa resultó ser el más imperialista.

ED: Eso último que plantea Fer nunca lo sabremos, pero su política no ayudó a evitarlo. El campo popular repudió de manera clara esa política. No soy de las que cree que se perdió por el voto en blanco, pero sí creo que para las fuerzas del campo popular era muy claro que era lo que había que hacer. De hecho, mas allá de lo que haya pensado el jefe de campaña de Scioli, había mucha gente militando en la calle. Salió el pueblo desorganizado a hacer lo que el pueblo organizado no había podido. De hecho, por algo el voto en blanco sigue apareciendo como un tópico, porque va a quedar como una de esas manchas que no se borran nunca más. Y por eso debería haber aún menos debate en relación a CFK y Macri. Para nosotros es bastante claro que Macri tiene que perder y para el ballotage no debería haber un condicional.

Feminismo y clasismo. ¿El feminismo vino a terminar con la contradicción de clase? -Ramal responde, a pesar de ser varón, porque el tirano moderador así lo dispone-

ED: El feminismo no viene necesariamente a romper con la lucha de clases. Hay un sector del feminismo, del cual formo parte, que considera que el movimiento feminista tiene que acompañar esa lucha de clases. El feminismo es transversal como el patriarcado lo es. ¿Puede haber una CEO de una multinacional que se declare feminista? Sí, puede haber. Hay múltiples feminismos, más ahora que se convirtió en algo tan masivo. Nosotros damos una disputa en el feminismo: primero, tiene que ser político, cosa que no es menor frente a una mirada autonomista, y en segundo lugar, tiene que ser popular y comprender que el patriarcado y el capitalismo van de la mano. Si no derribamos uno de los sistemas, es difícil que se caiga el otro.

FR: La lucha enorme del movimiento de mujeres influye en la lucha de clases. Son el sector más dinámico de los últimos años y han tomado la iniciativa. La opresión de genero es una opresión que va a poder terminarse con una transformación social porque, evidentemente, el capitalismo se vale del patriarcado. En este punto me parece interesante que el feminismo es un avance de conciencia y de transformación real y creo que tiene que sostener su independencia de los agentes del Estado, de la Iglesia y del capitalismo en particular.

El Papa Francisco -ambos contendientes amagan persignarse. Finalmente, ninguno lo hace-

ED: Hay que diferenciar lo que implica como líder político y como líder del Vaticano. Como líder del Vaticano no tiene muchas diferencias respecto del resto. Por supuesto que para quienes están metidos en el mundo eclesiástico, representa un avance gigante. Ahora, para el feminismo y para las mujeres, las declaraciones de Francisco y el rol de la Iglesia no presentan cambios sustanciales, y él aparece como representante de una Iglesia que no se transforma. Como líder político representa una cosa muy distinta, tanto del resto de los Papas como de los líderes mundiales: es uno de los pocos que critica liderazgos como el de Trump y la Unión Europea o los elementos de este sistema que generan cada vez más pobreza. Incluso, lo que hizo con los cartoneros en Argentina, habla de sus preocupaciones en ese sentido. El Papa argentino despertó una esperanza grande en muchos sectores del pueblo y tenemos que identificar lo que genera espiritualmente en la religiosidad popular.

FR: Me parece lógico que los compañeros de La Mella se sientan referenciados con Bergoglio porque es un Papa peronista desde todos sus ángulos. Cuando asumió, Bergoglio dijo: “Parecía que había quilombo y tuvieron que venir a buscar un Papa al fin del mundo”. Se buscaba un perfil para la Iglesia que le permitiera volver a ser un actor político dentro de la situación mundial. En ese punto, pasamos de una Iglesia desdibujada a un tipo que genera cierta simpatía, un Papa austero. Esto, para señalar que Bergoglio “no es lo mismo” que Ratzinger. Es la búsqueda de una nueva iniciativa de la Iglesia para poder contener socialmente. El Papa juega un rol de contención política. Si uno ve las declaraciones de Grabois, él mismo señala el rol de la CTEP como factor de contención en un momento de gobernabilidad frágil. Ese es el rol de Francisco, un papa peronista, que busca contener una rebelión de las masas.

La Franja Morada conduce la Federación Universitaria Argentina y es la organización juvenil mas grande del país. ¿Qué lleva a un pibe de nuestra edad, que vio a De La Rúa y a Macri, a militar en la Franja? -ahh esa unión que genera el odio a la Franja sí se puede ver-

FR: La Franja es un aparato, un cadáver insepulto, pero a la vez es la agrupación más grande de la universidad. Pero su desarrollo político no tiene que ver, como tenía en el pasado -con Alfonsín o incluso con Menem-, con una filiación política, ideológica o militante. La Franja Morada es un aparato lleno de guita que sobre esa base puede armarse una estructura clientelar. Si bien es cuantitativamente más grande, la calidad de su militancia es cualitativamente mucho más pequeña, en comparación con la Mella, el PO, el resto de la izquierda o el kirchnerismo. No está mantenida por la perspectiva ni la identidad política, sino desde la cúpula de la universidad que le pone una guita enorme.

ED: Hay que identificar dos cosas de la Franja: la primera es que dejaron de ser radicales “para afuera” después del 2001, cuando fueron expulsados de las universidades. En la UBA incluso se cambiaron el nombre. En segundo lugar, son la agrupación más grande del país pero sustentada con un aparato político y económico gigante. La universidad pública es el refugio de los radicales en cualquier momento del país. Yo haría la prueba de ver qué pasa si un mes le sacamos los recursos a la Franja. Además, su convite a la gente a acercarse a sus espacios políticos parte desde una lógica ONGeista y despolitizada que empalma con la propuesta del macrismo de aportar el granito de arena, casi por fuera de la política.

Se puede replicar la unidad troscokirchnerista de la FUBA en otros ámbitos políticos -¿terminan abrazados?-

ED: Yo no sé si se puede, creo que se debe. En estas instancias gremiales es más fácil. En el ámbito político es una necesidad del momento histórico y nosotros y nosotras apostamos a que así sea. No solamente con los troskos: para nosotros hay que construir frentes lo más amplios posibles para derrotar al macrismo. Lo que hicimos en la FUBA generó bastantes esperanzas y es una muestra de madurez política de un sector de la juventud que identificó la situación del enemigo y construyó las bases necesarias para derrotarlo.

FR: En otros espacios de disputa sí: en la Villa 21-24 se cerró una lista de unidad que reflejaba el activismo. No nos gusta el kirchnerismo, pero del otro lado estaban los punteros del PRO. Sin embargo, a nosotros, a nivel nacional, nadie nos esta ofreciendo discutir un programa y pensar si a partir de ese programa podemos llegamos a la unidad. Se nos busca para subordinarnos a un programa con el que no estamos de acuerdo. Si la salida económica es la reestructuración de la deuda, si la salida para el feminismo es unirnos con los pañuelos celestes, si la salida es ponerlo a Sergio Berni como ministro de Seguridad, entonces no estamos de acuerdo. Ahora, ojo. ¿Quieren debatir programa? Debatamos. Si Cristina o el Chivo Rossi nos invitan a discutir programa es otra cosa. Pero lo que buscan es que seamos los mulos del nacionalismo y eso nos disolvería y generaría un retroceso muy grande para el Frente de Izquierda.

Ping pong

CFK

FR: El mayor factor de contención política // ED: Presidenta

Felipe Solá

FR: Demostración que el Frente Patriótico viene con lo peor de la política argentina // ED: Podría ser parte de un Frente Patriótico amplio.

Jorge Altamira

FR: El mayor teórico de la crisis mundial y el constructor del PO // E: Un luchador muy honesto y bastante gorila

Juan Grabois

FR: El papa con pretensiones cool // ED: Un compañero que construyó algo en Argentina que nadie antes había construido. Un luchador honesto.

Myriam Bregman

FR: Compañera muy importante y una de las mayores referencias del FIT // ED: Recordemos que es troska. Una luchadora honesta que forma parte de un partido que es una secta.

Itai Hagman

FR: La expresión de que los dirigentes políticos, mas allá de su honestidad, tienen que tener una perspectiva de transformación política para que no terminen en el kirchnerismo // ED: Referente y compañero. De lo mejor de su generación política.

Lavagna

FR: La expresión de que la reestructuración de la deuda fue a favor del capital // ED: Expresión del peor sector político de este país: la falsa oposición.