El ajuste llegó al principal grupo de medios

Listas negras, rejas y operativo policial: así despide Clarín

Al menos 56 trabajadores y trabajadoras de AGEA, la empresa editora del diario Clarín y Olé, quedaron desde hoy en la calle. En diálogo con El Grito del Sur, uno de los delegados explicó las razones del "brutal ajuste" por parte del grupo mediático y ratificó la continuidad del paro en las diferentes redacciones.

Este miércoles se concretó el despido de más de 56 empleados y empleadas de AGEA, la empresa editora del diario Clarín y de las publicaciones Olé, Ñ, Viva, Elle, Genios y Pymes. La Comisión Interna de Clarín/AGEA denunció que la medida se llevó a cabo sin mediar previo aviso y sin establecer diálogo alguno con los representantes gremiales. Dada la gravedad de la situación, desde el gremio Sipreba iniciaron un paro en las redacciones de Clarín y Olé y convocaron a dos asambleas extraordinarias en las puertas del diario para analizar los pasos a seguir.

Desde la Comisión Interna aseguraron en un comunicado reciente que son hasta 56 los trabajadores despedidos, pero podrían ser muchos más. “Tras el contacto con cada compañera y compañero durante toda la jornada, revelamos que la cantidad de puestos de trabajo involucrados es aún mucho mayor”, dijeron.

En diálogo con El Grito del Sur, el delegado Matías Cervilla explicó que “nadie nos convocó previamente, no hubo una negociación como suele pasar cuando hay despidos masivos en las grandes empresas. Llegamos a la mañana y algunos compañeros se encontraron con que había rejas y un fuerte operativo policial junto a guardias de seguridad privada. Estaban tomando lista para ver quién podía ingresar al edificio y quién no. Así nos enteramos que había despidos”. Al momento de buscar una posible explicación a esta embestida empresarial, Cervilla planteó que “Clarín no es distinto al resto de las empresas. Éstas buscan gastar poco y ganar mucho. En ese sentido, si Clarín tiene la posibilidad de gastar menos en sueldos, reducir la cantidad de puestos de trabajo y ampliar el margen de ganancia, lo va a hacer. Aunque lo enmascaren como una búsqueda de renovación del personal y utilicen como argumento ¨que tenían demasiada gente¨, la semana pasada anunciaron a los redactores que a partir de ese momento iban a empezar a trabajar 7 horas en lugar de 6. A Clarín no le sobra gente, no necesita despedir”.

Sin tomar en cuenta sus negocios de provisión de televisión paga, telefonía móvil y fija, y conectividad a Internet, el reciente informe del proyecto MOM Argentina -realizado en forma colaborativa entre el diario Tiempo Argentino y la ONG Reporteros Sin Fronteras (RSF)- dio cuenta que el Grupo Clarín obtuvo en 2017 ganancias por 159 millones de pesos, una cifra que lo coloca por lejos como el grupo mediático más poderoso del país. En un contexto que se descuenta como favorable para Clarín en términos económicos, la decisión de efectuar esta serie de despidos masivos generó el profundo rechazo por parte del cuerpo de delegados de la empresa AGEA. Sin embargo, esta situación de “brutal ajuste” ya cuenta con antecedentes en los últimos tres años: AGEA promovió durante este período 500 retiros voluntarios que incrementaron los niveles de conflictividad sindical al interior de la empresa. En esta ocasión, de los 56 despidos producidos, 46 son redactores, editores y fotógrafos del diario Clarín y los restantes 10 son redactores del diario Olé.

Una masiva asamblea convocada por Sipreba rechazó los despidos en Clarín. Foto: Ariel Caravaggio

En la antesala de una nueva asamblea convocada por los delegados y las delegadas de AGEA en Sipreba, Cervilla ratificó que “estamos de paro en las redacciones del diario Clarín y del diario Olé. Casi todos los redactores y editores no están trabajando, así que es un paro histórico. Hace muchísimos años que Clarín no tenía un paro con este nivel de acatamiento. Clarín y Olé están sin gente en este momento”. Sin embargo, el delegado aclaró que en el día de mañana “la empresa va a garantizar la publicación de estos diarios porque tiene una estructura armada para eso, es decir una cantidad de jefes importantes que permitirá lograr ese objetivo, aunque a un desgaste físico y mental muy alto para ellos”.