Parillazo volumen II

Los vendedores de chori vuelven a las calles

Los trabajadores anunciaron un parrillazo para el 25 de abril, luego de varios meses en que el Gobierno de la Ciudad se niega a reabrir una mesa de diálogo. Denuncian que la prohibición de trabajar frente a los estadios y la caída del consumo afectan gravemente la situación de los vendedores ambulantes.

El conflicto entre los vendedores de choris y el Gobierno de la Ciudad continúa latente. Luego de un principio de acuerdo, donde los trabajadores parrilleros -nucleados en la CTEP- habían logrado acercar posiciones con los funcionarios de la Ciudad, el convenio se dilata y los afectados anunciaron que volverán a las calles, con un nuevo “Parrillazo” convocado para el próximo jueves 25 de abril frente al Obelisco. “Hace un tiempo hicimos una presentación en la Subsecretaría de Trabajo pidiendo una intervención para resolver el problema. A esta altura tendríamos que haber sido convocados por Espacio Público, pero aún estamos esperando una respuesta. Queremos un convenio colectivo que salga de una discusión entre todas las partes involucradas”, cuenta Pablo Dorigo, responsable de la rama de vendedores y artistas de espacio público de la CTEP Capital.

La situación se vuelve aún más crítica para los parrilleros con el final del campeonato de Primera: sólo quedan los partidos de la Libertadores y la Sudamericana y con la prohibición de venta fuera de los estadios en Capital, el escenario es cada vez más preocupante. “Seguimos esperando que se avance en la regularización del sector porque los compañeros continúan sin trabajar. La regularización ya existía, los requisitos bromatológicos y de instalaciones ya existen, el gobierno sólo tiene que hacernos cumplir eso. A su vez, nosotros presentamos un mapeo de ubicaciones para instalar nuestros puestos, contemplando que no interfiriera con ningún comercio y tomando como ejemplo la regularización en Avellaneda”, agregó Dorigo.

Con la reducción de su espacio laboral y la caída de las ventas y el consumo, los vendedores fueron desplazados de sus herramientas laborales. “Si no tenemos respuesta, volveremos a iniciar un plan de lucha. Tenemos un estadio completo de firmas reunidas y volvemos a armar un parrillazo este 25 en el Obelisco. Si la otra vez metimos mil choris, esta vez van a ser tres mil”, concluyó el dirigente de los parrilleros.