Otro incendio evitable en la Villa 31

Donde hubo fuego, pánico queda

Las alarmas en la Villa 31 volvieron a prenderse el sábado a la noche, cuando una chispa en el tendido de alta tensión originó un fuego que arrasó con dos viviendas del bajo autopista. Otra vez no funcionaron los matafuegos y los bomberos tuvieron problemas para ingresar. El incidente se dio en una zona en conflicto por las relocalizaciones forzadas.

Otra vez un incendio en la Villa 31. Otra vez, por un problema en el tendido eléctrico. La noche del sábado, durante más de una hora, ardieron dos de las casillas de la zona del bajo autopista, y dos familias perdieron casi todo. El incidente, que se originó en el chispeo de los cables de alta tensión en la manzana 15, pudo haber sido mucho menor si los accesos estuvieran abiertos y en condiciones: esa fue la razón que retrasó a los bomberos y extendió el fuego más de lo previsto. Los matafuegos tampoco funcionaban. La ambulancia del SAME quedó a más de una cuadra de distancia. Por suerte, según el testimonio de los vecinos, no hubo heridos.

“Empezaron a chispear los cables de alta tensión en la manzana 15 bajo la autopista. Los cables siguen bien pegados a las casas, lo cual es un peligro permanente. El fuego duró más de una hora por el pésimo estado de los accesos por las obras que el Gobierno está haciendo sin permisos y sin cuidar a los vecinos, lo que impidió que los bomberos llegaran a tiempo”, relató a El Grito del Sur el representante de la mesa de participación, Héctor Guanco. El referente adelantó además que en los próximos días ampliarán una denuncia referida a “irregularidades” cometidas por las constructoras dentro del barrio.

Las familias que viven bajo la traza de la Illia serán trasladadas al complejo habitacional que el Ejecutivo porteño está terminando sobre el barrio YPF. Los plazos previstos para la primera etapa de las mudanzas está a la vuelta de la esquina: debería ser en mayo. Pero el problema está en que el complejo no alcanza para todas las familias, muchas de las cuales incluso han exigido el desdoblamiento familiar en el marco de la urbanización, reclamo que según denuncian fue desoído por el subsecretario de Integración Social y Urbana, el ex CEO de la cadena sushi Bar Restó Diego Fernández.

Como contó en su momento El Grito del Sur, el macrismo avanzó hace dos semanas en el último tramo de la urbanización: mandó a la Legislatura porteña un proyecto de ley que termina de enajenar las tierras del barrio que fueron transferidas de Nación a la Ciudad. Dos de esos terrenos que estaban originalmente dentro del polígono de la urbanización, quedaron ahora afuera y al alcance del negocio inmobiliario. Con la venta de ambos, el Pro pretende recaudar 2 mil millones de pesos para afrontar parte de la deuda contraída con la CAF para la construcción del Paseo del Bajo.