El escenario de la oposición porteña

Kirchneristas y progresistas, a internas en la Ciudad

A falta de dos meses para el cierre de listas, es casi un hecho que Victoria Donda y Mariano Recalde protagonizarán una interna en agosto dentro de Unidad Porteña. En un escenario de profundización de la crisis económica, estos sectores tienen expectativas de disputar con chances una hipotética segunda vuelta contra Horacio Rodríguez Larreta.

Ayer, mientras se disparaba el riesgo país y el dólar mayorista rozaba los 45 pesos en otro miércoles negro para Mauricio Macri, el jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta terminó por oficializar el calendario electoral porteño y fijó la fecha de un posible ballotage para el 24 de noviembre, el mismo día de la segunda vuelta a nivel nacional. El entusiasmo ante un posible batacazo en esa instancia crece en la oposición kirchnerista y de los distintos sectores progresistas en la medida que la mala imagen del Presidente se proyecta sobre su ladero en la Ciudad, hasta no hace mucho considerado imbatible.

Esa puerta que se abre al calor de la crisis es vista como una oportunidad política en el sector que proyecta a Victoria Donda como candidata a jefa de Gobierno, cuyo principal impulsor es el presidente del PJ porteño, Víctor Santa María. La tesis que enarbolan públicamente en el entorno del dueño del Grupo Octubre y titular del Suterh para apoyar a la diputada nacional -en detrimento de Mariano Recalde- es que para ganarle un ballotage al Pro hace falta una candidata mujer, no identificada con el kirchnerismo duro y capaz de representar una agenda mucho más amplia.

“La idea es que, para ganar, hay que cambiar el eje del candidato para el electorado porteño”, explicaron a El Grito del Sur cerca de Santa María. En el entorno de Donda reforzaron esa posición. “Vicky representa perfectamente la idea de ampliar el espacio y hablarle a otros sectores, lo cual es clave para disputar con chances el futuro ballotage”, aseguraron a este medio y argumentaron que uno de los principales objetivos es explotar la referencia que ganó en el feminismo y la juventud el año pasado, durante la explosión de los pañuelos verdes. Según los estudios de opinión que manejan en ese espacio, el 75 por ciento de los porteños está a favor de la legalización del aborto.

Donda, junto a Kicillof y Grosso en el acto del PJ bonaerense en Avellaneda, hace dos semanas

El punto ciego de esa estrategia hay que buscarlo mucho antes en el calendario: no en noviembre, sino en agosto, cuando tengan lugar las PASO. Según confirmaron a El Grito del Sur fuentes cercanas a todos los actores implicados, la foto de hoy en el espacio que une a kirchneristas y progresistas es una interna abierta entre al menos dos espacios ya consolidados. Detrás de Donda se encolumnan, además de la dirección del PJ porteño, espacios como Nuevo Encuentro, el Movimiento Evita, Unidad Popular de Claudio Lozano y la juventud de la CTA. Recalde, por su parte, cosecha apoyos no sólo de La Cámpora y el Instituto Patria, sino de un cúmulo de dirigentes sindicales que van desde Juan Manuel Olmos hasta los estatales de ATE, los docentes de UTE y los metalúrgicos de la UOM, entre otros.

Recalde, como la figura más fuerte del kirchnerismo en la Ciudad, y por su identificación con Cristina Kirchner, tiene a su favor un núcleo consolidado de votantes, con un piso de entre 20 y 25 puntos según reconocen incluso desde la vereda de enfrente. “Tenemos medida la interna y por ahora nos da 60 a 40 abajo”, reconoció uno de los armadores de Santa María. Otro de los hándicaps que Donda deberá revertir es su escasa presencia en los temas de agenda de la Ciudad, en la que Recalde, como legislador porteño, tiene un acumulado mucho mayor.

Si bien todo está dado para una interna, la lejanía con la fecha de cierre para la presentación de candidaturas, el 22 de junio, deja la puerta abierta a una posible lista de unidad. Este escenario parece poco probable teniendo en cuenta la cantidad de figuras que confluyen en el mismo espacio, desde Pino Solanas hasta Daniel Filmus y Carlos Tomada, pasando por el espacio de Juan Grabois, que en Ciudad de Buenos Aires tiene dos candidatos: Itai Hagman y Ofelia Fernández. “No hay lugar para todos en una sola lista”, especularon cerca de Santa María.

Selfie de Recalde y su familia con CFK

Mas allá de las especulaciones del momento, desde el kirchnerismo porteño festejan la alianza con sectores del progresismo antes opositores a CFK. Lo que en elecciones pasadas se discutía en voz baja como uno de los problemas del espacio, hoy es una realidad.

Otra variable tiene que ver con las candidaturas a nivel nacional. El escenario puede cambiar radicalmente si Cristina Fernández de Kirchner decide o no presentarse. Donda, que apoya la candidatura a presidente de Felipe Solá, forma parte del cúmulo de dirigentes que apuesta a un Frente Patriótico antimacrista “sin exclusiones”, pero que especula con la posibilidad de que la ex presidenta deje un espacio vacante no presentándose pero trasladando a ese espacio su caudal de votos.

La otra variante que genera especulaciones es Martín Lousteau, temido en el espacio por su capacidad de referenciarse como la opción no larretista con mayor proyección electoral, sobre todo si juega como delfín porteño de la candidatura presidencial de Roberto Lavagna, que sostiene una buena imagen entre los habitantes de la Ciudad. Ese mismo lugar podría ocuparlo también Matías Lammens.