"Soledad" Solsona Síntora

¿Quién es la nieta recuperada 129?

En conferencia de prensa, Abuelas de Plaza de Mayo anunció la restitución de la identidad de una nueva nieta. Tiene 42 años y vive en España, mientras que su padre y sus hermanos viven en el país. ¿Quién es la nueva nieta recuperada?

Rodeada de militantes, referentes políticos y periodistas, Estela de Carlotto presentó esta tarde a la nieta restituida número 129. Acompañada por Carlos Alberto Solsona, el padre de la joven, y Marcos, su hermano, la titular de Abuelas introdujo el caso de la nueva nieta recuperada.

Hija de Carlos Solsona y Norma Síntora, ambos militantes del PRT-ERP, “Soledad”, como la hubieran llamado sus padres -que durante todos estos años creían que buscaban un varón- tiene 42 años y vive en España. Su madre nació en Cruz del Eje en 1951 y en 1968 se mudó a Córdoba para estudiar la carrera de Ingeniería Electrónica, donde conoció a Carlos Alberto. Ambos compartían una vida de militancia y cuando la represión comenzó a escalar, la pareja -que ya tenía un hijo, Marcos- empezó a pensar en el exilio. Sin embargo, los planes no llegaron a concretarse: Norma fue secuestrada en 1976, embarazada de 8 meses y nunca más se supo de ella ni de su hija.

Foto: Ar Olivares

A partir de allí comenzó la larga búsqueda de Carlos, que se encontraba en el exilio al momento de la desaparición de su compañera. Seguimiento de pistas por el Conurbano, entrevistas, averiguaciones, búsquedas infructuosas rodeadas de esperanza. Mientras tanto, Marcos, el hijo de la pareja, creció con sus abuelos y pudo reencontrarse con su padre recién a los 10 años. Allí, él también se enteró que tenía un hermano (hermana finalmente) que había sido apropiado.

En el año 2012 Abuelas comienza a realizar el seguimiento de la hija de un matrimonio inscripta con una partida de nacimiento apócrifa, firmada por un médico de la Policía y con parto en domicilio. Desde la institución de Derechos Humanos decidieron realizar un acercamiento al caso. La joven también se acercó a Abuelas, pero por diferentes motivos el proceso se complicó. Recién en 2017, impulsada por la insistencia de un amigo, la joven decidió retomar el vínculo y realizar su ADN. Dos semanas atrás llegó al país y el pasado 3 de abril se presentó a la Justicia.

Foto: Ar Olivares

“Después de 42 años de búsqueda el hallazgo es difícil de explicar y más aún de racionalizar”, explicó Carlos. “Queremos que ella pueda transitar este cimbronazo con la mayor tranquilidad posible”, agregó el padre, profundamente emocionado. “Nadie tiene idea de las miles de noches que pasé sin dormir esperando este momento”, finalizó.