Clausura del bar La Tribu

La cultura siempre está en regla

Debido a la falta de una documentación que había sido demorada por el propio Gobierno de la Ciudad, la Agencia Gubernamental de Control clausuró el bar donde funciona FM La Tribu hace 30 años. "Estas inspecciones tienen muchas veces como única finalidad la clausura", cuestionaron las autoridades de la emisora comunitaria.

En el marco de los festejos previstos con motivo del 30º aniversario de FM La Tribu 88.7, el Gobierno de la Ciudad clausuró el bar que opera en forma lindera con la emisora radial. De acuerdo con las autoridades de este colectivo de comunicación y cultura, la inspección solicitó un certificado de plan de evacuación que se encuentra en trámite desde el 16 de marzo y que viene siendo postergado por la propia administración pública. “Tristemente no se trata de ninguna novedad. Sabemos que estas inspecciones a lugares como el nuestro tienen muchas veces como única finalidad la clausura”, cuestionaron.

La Tribu funciona desde el año 1989 en la casona de Lambaré 873, barrio de Almagro, en la Ciudad de Buenos Aires. A lo largo de treinta años de vida participaron activamente con programas Carmen Guarini, Hebe de Bonafini (madrina de la radio), Enrique Symns, Liniers, Los Macocos, Tom Lupo, Mosquito Sancinetto, Pedro Brieger, Juan Pablo Sorín, Liliana Daunes, Raúl Zaffaroni, entre muchos otros. El bar representa una de las piezas fundamentales para el financiamiento de la emisora comunitaria, pero además forma parte de un circuito cultural que incluye ciclos de cine, espectáculos poéticos y teatrales, charlas y feria de editores. Sin embargo, el bar en el que iban a transcurrir los festejos por el nuevo aniversario fue clausurado en la madrugada del domingo, luego de que dos inspectores del Gobierno de la Ciudad se presentaran en el lugar. En ese mismo momento, allí se realizaba una de las actividades programadas.

El motivo de la visita era realizar un control de seguridad e higiene del lugar. “Luego de inspeccionar matafuegos, baños, cocina, tableros eléctricos, de controlar la cantidad de gente que podía estar en el lugar y las habilitaciones correspondientes para el funcionamiento de nuestro espacio, nos solicitaron una certificación que se relaciona con nuestro plan de evacuación. Este papel está en trámite desde el día 16 de marzo y es la misma administración pública quien todavía no contestó nuestra solicitud”, explicaron les integrantes de la emisora a través de un comunicado. “Es decir, un organismo público (la Agencia Gubernamental de Control) nos pide un certificado que depende de otro Organismo Público y que este último, por motivos que desconocemos, aún no lo expidió. ¿El resultado? Una nueva clausura”.

Tras señalar como único motivo de la clausura la falla de un organismo público que atrasó la entrega de un certificado, desde La Tribu también adujeron que “tristemente no se trata de ninguna novedad. Sabemos que estas inspecciones a lugares como el nuestro tienen muchas veces como única finalidad la clausura. Sistemáticamente el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires hostiga y persigue a distintos espacios que realizan muchísimas actividades culturales y en donde no prima un interés de lucro”.

En el día de ayer las autoridades de este medio comenzaron a realizar los trámites requeridos para levantar la clausura. Sin embargo, en el corto plazo no son optimistas: “la clausura, por los tiempos propios de la Agencia de Control y los trámites burocráticos que ésta implica, son extensos. No contar con la posibilidad de vender una bebida o una pizza, por el tiempo que el Gobierno determine, hace más difícil al sostenimiento del espacio, sobre todo en un contexto de crisis como el que estamos pasando”.