#AbortoLegalYa

Código Rosa: relatos sobre abortos

"Código Rosa. Relatos sobre abortos" es el libro de Dahiana Belfiori, que compila diecisiete relatos ficcionalizados basados en historias de mujeres que decidieron interrumpir sus embarazos. Luego de ser presentado en una treintena de lugares en nuestro país, ahora espera una tercera edición compacta para este año.

Hay miles de palabras. Palabras tersas, que invitan a despeinarlas con los dedos. Kilométricas que leudan en el horno como el bizcochuelo y expanden su aroma a vainilla y clavo de olor. Hirientes, infiltrándose entre la ropa en invierno. Espesas, que se deshacen en los labios como cucharadas de miel. Hay palabras que se amalgaman al manoseo diario, perdiendo el filo y su valor, como billetes arrugados. Hay palabras prohibidas, clandestinas, arcanas, acurrucadas en la piel, dueñas de un vacío incalculable.

¿Qué oímos detrás de la palabra aborto?, se pregunta Dahiana Belfiori en uno de sus textos. “Es una palabra que también tuvimos, y tenemos, que hacer audible, tuvimos que escribirla para que se leyera, tuvimos que ponerla a circular en todos los soportes y formatos en el centro de esa historia contenida en la palabra feminismo”. De la necesidad visceral de la palabra surge «Código Rosa. Relatos sobre abortos», el libro donde Belfiori hilvana 17 relatos ficcionalizados de mujeres que decidieron interrumpir sus embarazos.

Código Rosa se gestó en conjunto con el colectivo Feminista La Revuelta, de Neuquén, que forma parte de Socorristas en Red. Durante 2012 La Revuelta realizó entrevistas semiestructuradas a más de 30 mujeres que habían transitado la experiencia del aborto medicamentoso. Un año después se los acercó a la escritora. En ese momento Dahiana -feminista, socorrista, escritora- se transformó en traductora efímera de experiencias prestadas, una escriba posmoderna.

aborto legal rocio tursi grito del sur

Fotos: Rocio Tursi

«Ficcionalizar fue un trabajo complejo, porque intenté respetar la voz de las mujeres que generosamente habían dado su testimonio. Fue como entrar en puntas de pie a un texto para construir en puntas de pie otro. La ficción fue una decisión política, ética y estética que tiene que ver con el cuidado de esas voces», explica la autora. «¿Cómo seleccionar lo relevante? ¿Qué criterios usar a la hora de pensar el punto de vista, el lugar de quien narra? Y lo más importante: ¿hasta dónde es legítimo operar sobre esas voces?», se pregunta.

A pesar de las diferentes procedencias y situaciones de sus protagonistas, los relatos dejan un saldo común: la posibilidad de llevar a cabo un aborto es una decisión propia, una acción colectiva pero por sobre todo -y más allá de cualquier norma jurídica vetusta- una realidad. “Si tuviera que encontrar un hilo que entreteja las historias de las mujeres retratadas en cada una de estas narraciones de Código Rosa. Relatos sobre abortos diría que es el poder, algo del orden del poder: aún en condiciones materiales de vida diferentes, acompañadas o no por personas de su entorno afectivo, de diferentes edades, que profesan o no alguna religión, con historias personales muy diversas, ellas asumen que ante un embarazo no buscado pueden abortar, y lo hacen”, dice la escritora.

Dahiana empezó su militancia feminista en el año 2004 dentro del grupo «Las histéricas, las mufas, y las otras». En 2007 en Rafaela, su ciudad natal, alentó la creación de la colectiva Enredadera. Frente a la demanda de información y la urgencia de acompañamiento, decidió junto con sus compañeras ser parte de Socorristas en Red. Esta articulación de organizaciones feministas en todo el país se ocupa de informar y acompañar -siguiendo los protocolos de la Organización Mundial de la Salud (OMS)- a quienes deciden interrumpir sus embarazos, contrarrestando el halo de oscuridad y vergüenza que impone la clandestinidad. “Siendo los abortos como son, prácticas clandestinas en Argentina, algo de la obtención y circulación de información de manera encubierta se establece en torno a dichas prácticas. Sin embargo, hemos ido cambiando la historia: desde ser ¨pasadoras de datos¨ hasta constituirnos en sujetas activas de esas prácticas. Creamos el código, lo interpretamos, lo compartimos. Y lo hacemos visible. Organizamos así una nueva forma de “espionaje” que desplaza ciertos imaginarios sobre el aborto: hacemos circular información a la vista de todxs”.

Fotos: Rocio Tursi

A Dahiana, su propia experiencia como socorrista le permite crear una semántica común que puede ser reapropiada y mostrar la pluralidad de situaciones por las cuales se llega a un aborto. Por ello afirma: «Creo que el libro aporta a complejizar los modos de ver las experiencias de abortar, a la vez que produce un acercamiento empático que permite comprender a las mujeres, sus singularidades. (…) En mi experiencia de escritura considero que este conjunto de ficcionalizaciones también habla de mí: a través de este libro soy una más de las que testimonia su aborto».

El libro, que en palabras de su autora surge de la necesidad y el deseo, ya tuvo dos ediciones junto a la editorial La Parte Maldita y espera una tercera en formato compacto. Hasta el momento fue presentado en una treintena de lugares en nuestro país; además en 2017 pasó por la La Haya y Madrid y en 2018 tuvo una gira por España en ciudades como Málaga, Cordoba y Barcelona.

Además de narrar experiencias de interrupciones voluntarias del embarazo, estos relatos son un intento de tirar abajo los mandatos de maternidad hegemónicos. Frente a las miradas bucólicas donde maternar se idealiza como mayor anhelo y ocupación principal de quienes pueden gestar, el libro muestra la complejidad de negociar entre el mandato y el deseo. «Es un libro que asume y expone las contradicciones a las que se enfrentan las mujeres tironeadas entre el mandato de ser madres y el deseo de no serlo. Y habla además de la voluntad política de acompañar a esas mujeres, que nace de la convicción profundamente feminista de hacer posibles vidas libres de violencia», concluye Dahiana.