Panorama electoral en la Ciudad de Buenos Aires

Cómo impactará la fórmula Fernández-Fernández en la oposición porteña

De la sorpresa a la deliberación, el espacio que une a kirchneristas y progresistas busca resolver las candidaturas ante el cambio en el escenario nacional. Se vienen semanas clave y se vuelve a agitar la danza de nombres, entre los que vuelve a sonar Matías Lammens.

La bomba que lanzó Cristina el sábado, al entronar a Alberto Fernández, sembró de interrogantes al espacio que une a kirchneristas y progresistas en territorio porteño. La principal incógnita, por estos días, pasa por las candidaturas: la interna entre Victoria Donda y Mariano Recalde, que parecía un hecho consumado, puede llegar a entrar en un camino de revisión, como casi todo en la política argentina.

Ambos dirigentes mantienen su postulación, y en el entorno de los dos valoran la amplitud y la pluralidad que hasta el momento cobró el espacio, lo cual consideran indispensable para disputar con chances la elección. También empujarán para que nada cambie. Pero todo puede verse alterado si desde el binomio Fernández-Fernández se sugiere alguna otra posibilidad.

“Por ahora, la interna se mantiene, salvo que aparezca Cristina con un candidato o candidata que nos unifique a todos”, especuló en diálogo con El Grito del Sur un dirigente cercano a Víctor Santa María, titular del PJ porteño, quien apoya a Vicky Donda dentro del espacio “Ampliar”, presentado el lunes pasado en el Paseo La Plaza.

Recalde, cuya candidatura impulsa La Cámpora de la Ciudad y un heterogéneo conjunto de sectores sindicales y sociales, celebró vía redes sociales la confirmación de la fórmula nacional. “Enorme gesto de Cristina. Fuerza Alberto, unidos vamos a poner a la Argentina de pie. Tenemos fórmula”, escribió el legislador porteño en Twitter.

El también ex titular de Aerolíneas Argentinas  ya advertía la semana pasada que el escenario en la Ciudad estaba atado a la decisión que tomara Cristina. En un reportaje con Nueva Ciudad, afirmó que “tener definido el escenario nacional es un elemento importante, ineludible”. Interpelaba, sobre todo, a Matías Lammens y a Marco Lavagna, que por ahora no se pronunciaron públicamente sobre la jugada de la ex presidenta pero siguen de cerca cada gesto político del kirchnerismo y el peronismo federal.

Para el presidente de San Lorenzo, “Cristina hizo un gesto audaz, valiente, una novedad en la cultura política, porque resignó centralidad para desagrietar”, según confiaron a este medio desde su entorno. El dirigente recibió muy bien la fórmula FF y tiene muchas ganas de jugar, pero pone de antemano sus condiciones: apertura y rediscusión del espacio opositor. “Hay que ver si la oposición en CABA tiene un gesto similar al de Cristina”, advirtieron.

¿Cuál sería ese gesto para Lammens? “Rediscutir el esquema”, plantearon en su entorno. Es decir, rediscutir la interna y repartir de nuevo. Lammens parte de la misma premisa que Donda: en un hipotético ballotage contra Horacio Rodríguez Larreta, dice tener más chances de ganar que un candidato kirchnerista puro.

En el entorno de Donda, también recibieron la postulación de Alberto Fernández con entusiasmo. “Creemos que fue un mensaje de amplitud no sólo para la política, sino para la sociedad”, dijeron, y remarcaron el buen vínculo que une desde hace años a la diputada con el flamante candidato a presidente. El domingo, la propia Donda reconoció a Alberto como “el arquitecto de la transversalidad en 2003”.

Así las cosas, el escenario sigue abierto. Según un dirigente porteño consultado por este medio, el propio Alberto Fernández duda de la conveniencia de una interna en la Ciudad. “Si lo afirmaba como armador de Cristina, ahora como candidato suponemos que esa idea de no ir a internas cobra más fuerza”, dijo el dirigente.

Mientras tanto, todos coinciden en que quizás en esta elección, como nunca antes, se abre una luz de esperanza para derrotar a Horacio Rodríguez Larreta, a quien se consideraba imbatible poco tiempo atrás, antes de la profundización de la crisis. Sobre todo, teniendo en cuenta el arrastre que puede tener en el jefe de Gobierno porteño la mala imagen de Mauricio Macri. Fue el propio Rodríguez Larreta el que propuso, a fines del año pasado, unificar la elección de la Ciudad con la nacional, para lo cual contó con el apoyo de toda la oposición. La indecisión de Lousteau, además, acrecienta las chances de formar un único espacio opositor.

Justamente esa oportunidad inesperada puso en marcha una danza de nombres en el mismo espacio para ocupar varios cargos, desde Pino Solanas y Carlos Tomada hasta Daniel Filmus y Claudio Lozano. Según pudo saber este medio, hasta hubo quien tanteó a Daniel Scioli para encabezar la lista, lo que no prosperó. Cambia, todo cambia, en la Ciudad también.