Dos economistas a ambos lados de la grieta analizan el primer año de Argentina en el Fondo

FMI a dos voces

Los economistas Agustín D´Attellis, perteneciente a las usinas "nac & pop", y Miguel Boggiano, ligado al pensamiento liberal, opinan sobre el estado actual de cinco variables fundamentales de la economía argentina, a un año de la vuelta del país al Fondo Monetario Internacional.

En más de una oportunidad, los economistas Agustín D´Attellis y Miguel Boggiano se cruzaron fuerte en acalorados debates televisivos a los que concurrieron con posturas muy diferentes en torno al modelo económico y las medidas coyunturales necesarias para lograr crecimiento sostenido o salir de situaciones de estancamiento y crisis. El primero ligado al pensamiento heterodoxo, con cercanía a las usinas “nac & pop”, y el segundo de cuño liberal con adhesión a los intereses del establishment financiero. Consultados por El Grito del Sur en el marco del primer año de la vuelta del Fondo Monetario Internacional (FMI) a nuestro país con un paquete de préstamos que culminan en 2020, D´Attellis y Boggiano opinan sobre el estado actual de la economía argentina a partir de 5 tópicos fundamentales: nivel de endeudamiento, estabilidad económica, soberanía en la toma de decisiones, integración al “mundo” y situación social. ¿Estamos mejor, igual o peor que antes de la “lluvia” de dólares que trajo el FMI?

Endeudamiento

D´Attellis: “Estamos mucho peor porque se aumentó el nivel de endeudamiento. Cuando se recurre al Fondo Monetario, es porque se cerraron los mercados internacionales. El paquete que se firmó fue por un total de 57800 millones de dólares, de los cuales a fin de año van a estar desembolsados casi todos. Quedarían algo así como 6 mil millones para el año que viene, que yo tengo serias sospechas de que puede llegar a adelantarse incluso y desembolsarse este año. Es decir, tenemos un aumento de la deuda equivalente a todo lo acordado en el programa con el FMI y después hay un crecimiento del resto de la deuda por refinanciamiento y por aumento de las tasas de interés. En relación al Producto Bruto, hoy tenemos un nivel de deuda que oscila alrededor del 100%. La situación es bastante preocupante, sobre todo porque en su mayor medida esos dólares que entraron terminaron saliendo por proceso de fuga de capitales”.

Boggiano: “La respuesta depende mucho de cómo se compute, porque hay una gran diferencia entre lo que es la deuda bruta y la deuda neta. La deuda neta cuenta los préstamos que el Gobierno le debe a otras entidades del propio Estado: generalmente esas dos entidades más importantes son el Banco Central y la ANSES. La respuesta va a depender en buena medida de lo que querés computar, yo creo que esa deuda hay que computarla porque tiene muchas implicancias. Una de éstas es que el Banco Central está quebrado porque lo vaciaron y entonces hay toda una deuda con esta entidad que está en torno a los 40 mil millones de dólares. En la ANSES el número también es muy importante. En consecuencia, la deuda bruta sobre el PBI en Argentina está en torno al 85% y yo escucho a mucha gente haciendo cuentas acerca de cuáles son los pagos de capitales e intereses en dólares el año que viene, pero me parece que lo más importante que hay que tener en cuenta es qué va a pasar con el tipo de cambio de acá al año que viene. Eso todavía está atado con alfileres”.

Agustín D´Attellis

Estabilidad económica

D´Attellis: “Tenemos una economía que, de un año a esta parte, ha profundizado su recesión. El primer trimestre de 2018 había sido positivo en términos de crecimiento, pero ahora se vienen acumulando cuatro trimestres consecutivos de caída del Producto Bruto. En términos de crecimiento y de actividad económica, la economía está mucho peor con tensiones en el frente financiero -en particular en el mercado cambiario-, con un nivel de deuda mucho más alto que hace un tiempo atrás y una inflación disparada que hoy tiene registros más altos que en 2018”.

Boggiano: “La economía está en una situación terriblemente frágil porque tenés una tasa de interés altísima, eso no ha cambiado. Desde el Gobierno están haciendo eso simplemente para contener al dólar. Entonces, para defender el valor del peso, tienen tasa de Leliq en la zona del 63% y eso tiene un enorme impacto en la actividad real. Hoy las Pymes tienen una dificultad enorme de financiamiento y el tipo de cambio está en una situación de enorme inestabilidad porque, aún con esa discreción que dejó entrever el Fondo Monetario, el peso no se ha revaluado sustancialmente”.

Miguel Boggiano

Soberanía

D´Attellis: “Soberanía económica no hay, porque hoy las decisiones en materia de política económica en Argentina las toma el Fondo Monetario Internacional, en conjunto con el Gobierno pero donde la autorización proviene del primero. La soberanía se perdió completamente porque el FMI, en tanto acreedor de la Argentina, se encarga de monitorear absolutamente de cerca todo lo que es la política económica y condicionar cada una de las decisiones que se están tomando en función de su visión como acreedor, no de las necesidades de la economía argentina. Además la deuda en sí misma te va condicionando, más en una economía que no genera dólares en forma genuina. Cualquiera que vaya a asumir en el próximo gobierno va a tener condicionamientos muy fuertes”.

Boggiano: “Va a depender todo de lo que pase con el tipo de cambio. Si el Gobierno consigue que el dólar valga 50 a fin de año es una cosa, pero si el dólar se le escapa antes de fin de año por encima de 50 es otra. Son dos escenarios diametralmente opuestos. Si el dólar se le escapa por encima de 50, la deuda va a ser simplemente impagable”.

Integración al “mundo”

D´Attellis: “Cuando yo hablo de integración al mundo, pienso en una economía insertada de manera inteligente en el concierto internacional, es decir, que se oriente a agregar valor a sus exportaciones y que busque mercados para desarrollar su aparato productivo. Si la lógica es cerrar acuerdos leoninos con el Fondo Monetario Internacional y aumentar los niveles de deuda para satisfacer el negocio del mercado financiero especulativo de corto plazo, eso no tiene nada de inserción al mundo. Basta con mirar los datos externos para ver que no hubo tal inserción en los mercados internacionales. Yo estoy completamente de acuerdo con los procesos de integración y apertura al mundo, pero inteligentes y defendiendo el interés nacional. Esta apertura es pasiva, boba y funcional a los intereses especulativos”.

Boggiano: “Lo del Fondo Monetario no tiene nada que ver con la integración al mundo. Al FMI terminamos yendo porque no había nadie más que nos quería prestar. La integración al mundo es floja y mala porque el nivel de comercio de la Argentina es bajísimo en proporción con su PBI. Y el nivel de exportaciones e importaciones, también medidos en relación con el Producto Bruto, hace que nuestra economía no esté definitivamente muy abierta. Hoy tenemos principalmente exportación agrícola -que no podemos decir que ha estado creciendo-, pero desde el punto de vista económico Argentina no ha tenido mayor inserción mundial. Sí desde el punto de vista discursivo, dado que formamos parte del G20”.

Situación social

D´Attellis: “La consecuencia de todo esto es que te empujan cada vez más fuerte a políticas de ajuste y te va llevando la economía a una recesión. El apretón monetario de las tasas de interés en 74% y la política de ajuste fiscal -junto al debilitamiento del mercado interno, la pérdida de poder adquisitivo de los salarios, la inexistencia de inversión y la pérdida de exportaciones por falta de competitividad- es un combo que te hace profundizar la recesión y seguir debilitando aún más el mercado. La contracara de todo esto es un deterioro muy fuerte del entramado social, que hoy está en una situación muy complicada. Algunos sectores más vulnerables están sorteando esta situación a partir de la contención que implican algunas partidas de gasto social direccionadas a eso, pero estamos yendo a contramano en términos de empleo y de mejora de la calidad de vida. La situación se va tornando cada vez más dramática”.

Boggiano: “Yo no soy un especialista en ese tema, pero por lo que he leído la situación social va empeorando indudablemente por un solo factor: la inflación. Cuando vos tenés una inflación tan alta -por más que tengas contención a través de planes sociales-, tus problemas se van a intensificar aún más”.