#ChauMacri

La FUBA se planta contra Macri

Desde el 15 y hasta el 23 de mayo, se llevará adelante el Congreso Extraordinario de la Federación Universitaria de Buenos Aires. El Grito del Sur charló con les principales dirigentes estudiantiles que impulsan el evento, de claro tono opositor, bajo la consigna "La juventud se planta".

La Federación Universitaria de Buenos Aires (FUBA), la más grande del país y de la región, convocó el pasado 15 de mayo al Congreso Extraordinario «La juventud se planta», un evento de claro corte opositor que contará con actividades en todas las facultades de la Universidad de Buenos Aires.

«El Congreso tiene dos objetivos: deliberar sobre el plan de lucha de la Federación para este 2019; y a la vez mostrar hacia afuera que la juventud no acompaña a Macri y que identificamos al gobierno nacional como el principal enemigo de la universidad pública en este momento», explicó Eva Dimópulos, presidenta de la FUBA por la agrupación La Mella.

«El Congreso se da en un contexto de profunda crisis económica. Que la FUBA impulse este Congreso es más que acertado y es lo que deberían hacer todas las federaciones del país en el contexto actual», sostuvo Fernando Ramal, presidente de la FUBA por el Partido Obrero. «El Congreso tiene que servir para darle un nuevo empuje a la enorme lucha del año pasado, una rebelión universitaria de las más grandes de la historia argentina», agregó Ramal, y destacó que el evento es un impulso a «la unidad en la lucha».

Las actividades giran en torno a tres grandes ejes: la defensa de la educación pública, la lucha contra el ajuste, y el feminismo, y se desarrollarán en las 13 facultades de la UBA. «La idea es ir cuestionando nuestra formación y también traer las cosas que nos interesan como jóvenes hoy en día; por eso hay desde discusiones sobre agrotóxicos, hasta la ESI o el fútbol y el feminismo», agregó Eva.

«Desde la nueva conducción de la FUBA convocamos el Congreso para construir un ámbito de discusión y definición de la agenda educativa en un contexto de tanto ajuste a la educación pública», expresó Lucía Cámpora, vicepresidenta de la FUBA y referenta del kirchnerismo universitario. «Queremos que participen la mayor cantidad de estudiantes que sientan que la Federación está para acompañar y afrontar la lucha en un contexto cada vez más difícil, donde aumenta el transporte y se recortan las becas», explicó y concluyó apelando a construir la unidad más grande posible para «ganarle a Macri en las urnas este año».

El cierre del Congreso consistirá en un plenario de delegados que votarán una exigencia al cese del reconocimiento a la FUBA paralela, una maniobra impulsada el año pasado por la agrupación Franja Morada (UCR), alineada con el rectorado de la Universidad y el gobierno nacional. «La rebelión universitaria del año pasado se expresó en las urnas y por eso las agrupaciones del rectorado perdieron tres centros de estudiantes», añadió Ramal.

El Congreso, convocado en unidad, estará teñido por los debates entre las tendencias que conviven al interior de la Federación, pero que abonan a diferentes líneas políticas nacionales. Si bien la conducción de la Federación la comparten troskos, mellas y kirchneristas, la apuesta electoral, en un 2019 picante, parte aguas. De hecho, los aliados del Partido Obrero al interior del Frente de Izquierda, continúan denunciando la alianza táctica que sostiene este partido con las tendencias nacionales y populares. Pero, por ahora, y frente a la amenaza de la Franja en ciernes, los debates conviven en una FUBA movilizada y profundamente antimacrista.