Los feminismos contra la justicia patriarcal

Libertad para Yanina Faríaz

La joven de 30 años pasó 600 días presa tras ser acusada de mala madre, al no poder evitar el femicidio de su hija Xiomara a manos de Alfredo Leguizamón

Luego de siete audiencias y 600 días presa, la Justicia le concedió la absolución a Yanina Faríaz, la joven acusada de “mala madre” por no defender a su hija Xiomara, asesinada por Alfredo Leguizamon. El juzgado coincidió con los alegatos del fiscal, que instaba a retirar la acusación contra Yanina, con lo cual la joven recuperó su libertad.

Yanina convivió apenas dos semanas con Leguizamón en su casa de Cuartel V, en Moreno, cuando se mudó a este barrio para cuidar la casa de su madre. Durante la corta convivencia, Leguizamón abusó sexualmente de Yanina y ejerció violencia sobre sus dos hijes.

Frente al Tribunal Oral Nº4 de Mercedes, Hernan Zavala, abogado de Adajus -el “Programa Nacional de Asistencia para las Personas con Discapacidad en sus Relaciones con la Administración de Justicia”-, explicó que el fiscal Altube resolvió solicitar la absolución de Yanina Fariaz al no poder atribuir los hechos que se le solicitaban como responsabilidad penal. Además aseguró que durante todo el proceso judicial se tuvo en cuenta la perspectiva de género y la situación de violencia a la que había sido sometida. Según Zavala, aunque no se ha podido probar en el expediente la discapacidad de Yanina, no se descarta esta circunstancia. En cuanto a Leguizamón, se lo encontró como autor material del hecho y se lo responsabilizó por homicidio simple agravado por alevosía, para lo cual se pidió una condena de cadena perpetua. El veredicto contra el acusado se conocerá recién el 29 de mayo.

“Cuando analizás objetivamente las pruebas que se presentaron en el juicio desde una perspectiva de género, aparece como lógico que Guillermo Altube desistiera de la acusación hacia Yanina. Tiene que ver con una adecuación del Poder Judicial a los nuevos tiempos”, explicó el abogado defensor de la joven, Alejandro Bois. Catalino, padre de Yanina Faríaz, agradeció a las colectivas feministas que acompañaron el caso y celebró la decisión del tribunal: “Por fin se hizo justicia, los pobres nunca tenemos justicia y hoy se hizo una”.

Nora Cortiñas, madre de Plaza de Mayo y referente histórica de los Derechos Humanos, estuvo acompañando los alegatos y subrayó la importancia del acompañamiento fuera del tribunal:  “Acá hay también una persecución de género por parte de la Justicia. El acompañamiento de toda la gente fue fundamental. Aún cuando el juez se enojaba por el ruido, que es verdad, porque acá no se escuchaba nada, a veces ese ruido entra en los oídos de la Justicia”, dijo Cortiñas.