Referentes de DDHH rechazaron el proyecto de Bullrich y Garavano

“Sólo piensan en castigar y en atemorizarnos”

Referentes de organismos de derechos humanos y jóvenes organizades en distintos colectivos brindaron una conferencia de prensa para rechazar el proyecto de Ley Penal Juvenil que se viene discutiendo en la Cámara de Diputados.

Tras la presentación oficial del proyecto de Ley Penal Juvenil con que el Gobierno busca bajar la edad de imputabilidad de 16 a 15 años, se acrecentaron las críticas de los organismos nacionales e internacionales. En medio del debate que se desarrolla en la Cámara de Diputados acerca del proyecto, referentes de derechos humanos y jóvenes organizades brindaron una conferencia de prensa en la sede del SERPAJ, Servicio por la Paz y la Justicia, donde expusieron sus argumentos en contra del proyecto. “Sólo piensan en castigar y en atemorizarnos”, expresó Nora Cortiñas, Madre de Plaza de Mayo – Línea Fundadora.

Con un duro mensaje contra Cambiemos, les convocantes denunciaron las intenciones punitivistas con las que insiste el Ejecutivo en el proyecto en cuestión y criticaron también la reciente autorización del uso de las pistolas Taser. “Es reiterativo en los gobiernos, no sólo en este gobierno, bajar la edad de imputabilidad de los chicos y las chicas, pero siempre nos hemos enfrentado a estas dificultades porque no se trata de bajar la edad de imputabilidad, lo que hay que hacer es bajar la desigualdad”, apuntó Adolfo Pérez Esquivel, Premio Nobel de la Paz e histórico referente en la lucha por los derechos humanos.

Pérez Esquivel fue el primero en tomar la palabra, y más allá de plantear sus diferencias con la propuesta oficialista, expuso también las tareas y desafíos propios para impedir el avance de la política represiva y expulsiva que busca golpear nuevamente a la juventud. “Nosotros y nosotras como sujetos sociales tenemos la responsabilidad de cambiar esto. Todo futuro se construye con el coraje que tengamos para construir el presente”, afirmó.

Por su parte, la referenta de Madres de Plaza de Mayo – Línea Fundadora aseguró que esta medida es reflejo del miedo que les tiene el Gobierno: “Tienen miedo de lo que los niños andan diciendo”. También indicó que son éstas las políticas que generan inseguridad en las familias, sembrando más desconfianza que tranquilidad en las fuerzas de seguridad. Cortiñas además hizo un paralelismo con la realidad estadounidense, donde -aseguró-, por más de aplicar la pena de muerte, no se ha reducido la inseguridad.

A continuación fue el turno de las jóvenes allí presentes, quienes fieles a su estilo frentista y rebelde expusieron con contundencia sus principales reclamos y necesidades: “Somos víctimas de casos del llamado gatillo fácil; además, se multiplica el abuso infantil, la violación y las redes de trata de personas. La falta de acceso a la educación y una vivienda digna, el desinterés por la completa urbanización de nuestros barrios, la carencia de la cobertura de salud, la malnutrición y la falta de oportunidades nos condena a una vida que no queremos vivir”. “Todas estas situaciones, todo el abandono, la desigualdad y la exclusión social a la que nos someten nos empuja no pocas veces a las adicciones, al consumo de sustancias y a la violencia”, agregaron.

En un contexto de creciente marginación y con índices de pobreza y desnutrición realmente alarmantes, el Gobierno insiste en adoptar una política que, lejos de incluir, continúa excluyendo a la infancia y la juventud. “Somos criminalizados y criminalizadas por nuestro origen social, somos sometidos y sometidas, ejecutados y ejecutadas, perpetuamente excluidos y excluidas”, sentenciaron. Sobre la base de este análisis de situación y sin mucho rodeo, las jóvenes explicitaron sus pedidos: “Reclamamos soluciones y políticas de Estado que nos protejan, que termine la persecución en nuestra contra, reclamamos educación, salud, bienestar y vivienda digna. Necesitamos un Estado que nos proteja porque no somos peligrosos ni peligrosas; al contrario, estamos en peligro”.

Para finalizar, Pérez Esquivel dio lectura al documento de los organismos de derechos humanos que le hicieron llegar a un numeroso grupo de diputados y diputadas para dejar sentado su rechazo al proyecto de Ley Penal Juvenil.