Tierra Santa de Boedo

La vuelta de San Lorenzo es ahora

Este domingo 5 de mayo cierra la sucursal del Carrefour de Avenida La Plata, lo cual le permitirá al Ciclón avanzar en la concreción de la aclamada "Vuelta a Boedo". El vicepresidente 2do de San Lorenzo, Roberto Álvarez, anticipa en una charla con El Grito del Sur los pasos a seguir para la construcción del nuevo estadio.

Mediante un breve comunicado, Carrefour anunció que este domingo 5 de mayo dará cierre al hipermercado ubicado en Avenida La Plata 1768, “en cumplimiento de la ley y del acuerdo establecido con el club San Lorenzo de Almagro”. De esta forma, el Ciclón tomará posesión de los terrenos apropiados ilegalmente durante la última dictadura cívico-militar con el objetivo de levantar un nuevo estadio que pasaría a albergar a unos 42 mil espectadores.

De aquella movilización de más de 100 mil hinchas a Plaza de Mayo y el voto por unanimidad de la Ley de Restitución Histórica en la Legislatura porteña, ya pasaron casi 7 años. Luego vinieron otros hitos en el camino hacia la aclamada “Vuelta a Boedo”: en noviembre de 2015, el presidente Matías Lammens oficializó la propuesta económica del club para comprarle el terreno a Carrefour y propuso desembolsar 150 millones de pesos por los 27.524 metros que ocupará el club. Luego de varios años de esfuerzo y planificación, el sueño se hizo realidad. “Estamos cerca de cumplir algo que en un principio era una utopía. Esto es mucho más que un estadio, es un acontecimiento cultural. Es un mérito enorme de la gente, que le ha comprado a Carrefour esto. Son más de 27 mil socios que han aportado dinero vía la compra del metro cuadrado, fue una gesta colectiva extraordinaria”, aseguró en diálogo con El Grito del Sur el vicepresidente 2do de San Lorenzo, Roberto Álvarez.

El Viejo Gasómetro funcionó en Boedo desde el año 1916 hasta 1979, cuando el por entonces intendente de facto Osvaldo Cacciatore decidió expropiar los terrenos al club, lo cual obligó a San Lorenzo a trasladarse al Bajo Flores. A mediados de la década de 1980, la empresa francesa Carrefour compró el predio e instaló allí una de sus sucursales más grandes del país. Con la salida del hipermercado, uno de los próximos pasos es el tratamiento legislativo del Proyecto de Rezonificación que permitirá el inicio del levantamiento del nuevo estadio. Este trámite tomó estado parlamentario a partir del visto bueno del legislador porteño Leandro Santoro (Unidad Ciudadana) y deberá tratarse este año en el recinto. El vicepresidente Roberto Álvarez graficó la situación de cara a la construcción del estadio: “el primer paso era que se fuera Carrefour porque nadie va a hacer el plano de la casa hasta no tener el terreno. Después de hacer el plano de la casa te lo tiene que aprobar la Municipalidad, que es en este caso la Ley de Rezonificación. Una vez que tengamos aprobado este proyecto, vamos a hacer un concurso público con el Colegio Nacional de Arquitectos y a partir de ahí, antes de empezar la construcción, queremos tener la financiación completa para terminarlo. No nos puede pasar que empecemos una gran obra sin tener la plata para terminarla”.

El Viejo Gasómetro funcionó en Boedo desde el año 1916 hasta 1979.

En relación a la búsqueda de recursos económicos para la realización de este proyecto, el vicepresidente 2do no descarta la posibilidad del apoyo de un inversor externo y planteó que “hay que estar abierto a todo”. Cabe destacar que, además de la cancha, la iniciativa contempla la construcción de comercios, un jardín de infantes, una escuela primaria y secundaria del club, una delegación del Gobierno de la Ciudad, un establecimiento policial, una biblioteca y un museo. En ese marco, Álvarez señaló que “una vez que tengamos el proyecto, éste puede contener parte de la financiación por la presencia de algún local comercial y de sponsors interesados”.

El cierre de Carrefour en Boedo fue recibido con gran alegría por parte de los hinchas, socios y socias de San Lorenzo; sin embargo, la salida de la empresa multinacional de la Avenida La Plata pone en riesgo otros 170 puestos de trabajo en un contexto de agravamiento de la crisis económica. En el comunicado difundido por el CEO local de la compañía, Rami Baitiéh, se plantea que “los trabajadores del hipermercado recibirán una propuesta con un atractivo paquete de beneficios. Igual garantizaremos un puesto de trabajo para quienes quieran seguir en la empresa”. Esta propuesta se tradujo en los hechos en el ofrecimiento de un plan de retiros voluntarios que contempla -para quienes lo acepten- el cobro de la indemnización que marca la ley más un plus de 75%. Si bien no trabajarán durante casi todo el mes de mayo, la idea es que lo cobren por completo para hacer aún más atractiva la oferta. Consultado sobre el tema del cierre de Carrefour, Álvarez señaló: “Estaba preestablecido que (a los trabajadores y trabajadoras) los van a reubicar. Más allá de eso, nosotros en Boedo hemos generado muchísimos puestos de trabajo: el Polideportivo, por ejemplo, lo hicimos en un lugar que estaba abandonado y eso generó movimiento de obreros y trabajadores. Ha habido festivales, festejos del Día del Niño y también estuvieron actores conocidos”.

El próximo 1 de julio será una jornada histórica para San Lorenzo con la presencia de miles y miles de hinchas. Ese día se dará formalidad a la toma de posesión de lo que denominan su “Tierra Santa”. Luego de 40 años, Boedo vuelve a recibir a San Lorenzo. En el medio pasaron muchas cosas: una dictadura genocida, una década del neoliberalismo más feroz, bonanzas económicas y, por sobre todo, la lucha inclaudicable de una de las hinchadas más combativas y politizadas en el ambiente futbolero. “Que la gente se haya volcado a comprar un terreno por amor a la camiseta, es una gesta histórica que le hace bien al deporte argentino”, concluyó el vice Roberto Álvarez.