Negociaciones empantanadas

¿Se reaviva la llama de unas PASO opositoras en la Ciudad?

El anuncio formal de Matías Lammens como candidato de unidad del peronismo porteño se retrasa al calor de las negociaciones por el resto de los lugares en las listas. Por estas horas, se reaviva la llama de las PASO, pese a que el propio Alberto Fernández expresó su preferencia por el consenso.

Todos los caminos conducen a Lammens. “Matías es una bocanada de aire fresco para la política argentina”, lo elogió Alberto Fernández la noche del domingo desde la pantalla de C5N, en lo que sonó como el aval definitivo a su candidatura a jefe de Gobierno.

Varios dirigentes del peronismo y el progresismo porteño esperaban esa señal de largada para terminar de poner en juego su capital político dentro de una lista de unidad y evitar competir en internas, con la premisa de no dejar heridos en el camino.

Pero además de ratificar su preferencia por el consenso, el domingo pasado Fernández pidió “ser inteligentes y encontrar un lugar en las listas para todos”. Ese parece ser el nudo de la cuestión por estas horas. Tal como sucede con el acuerdo a nivel nacional con el Frente Renovador de Sergio Massa, en la Ciudad también son días de intensas negociaciones y especulaciones de todo tipo. Según pudo saber El Grito del Sur, por ahora no hay acuerdo entre todos los sectores sobre el lugar que ocuparán en la lista definitiva, lo que retrasa el anuncio de la fórmula e incluso podría reavivar la llama de las PASO.

“Hasta que no se resuelva el lugar de cada uno, la discusión va a llegar hasta último momento”, especuló en diálogo con este medio uno de los dirigentes de peso en el distrito que también busca su lugar. La fecha límite es el 22 de junio.

“Yo sé que ustedes están esperando un anuncio, pero faltan unos días”, lanzó hace una semana el legislador porteño Mariano Recalde durante la presentación de su libro “Gobernar la Ciudad”, frente a buena parte de la dirigencia porteña. Luego de las declaraciones de Alberto, Recalde dejó trascender que bajaría su precandidatura a jefe de Gobierno en favor del presidente de San Lorenzo, pero reclama un lugar protagónico acorde a lo que considera un acumulado de referencia y estructura en el distrito.

La apuesta del referente kirchnerista es ocupar la primera banca a senador nacional. Y, además, ubicar en cargos expectantes a varios de los dirigentes sociales, sindicales y de La Cámpora que forman parte de su armado.

Además de las dos senadurías, los otros casilleros a llenar son los diputados y diputadas nacionales y los legisladores y las legisladoras de la Ciudad. En un espacio en el que confluyeron muchos dirigentes de peso, no es un detalle menor quién ocupará cada lugar. En el bolillero aparecen la diputada Victoria Donda, el titular del PJ porteño, Víctor Santa María, el senador Fernando “Pino” Solanas, la Unidad Popular de Claudio Lozano y los dirigentes referenciados con Juan Grabois, Itai Hagman y Ofelia Fernández.

La discusión está centrada en el contenido político que aportan los apellidos dentro de la lista. Todos los espacios coinciden en la necesidad de mostrar amplitud y pluralidad, una condición necesaria para disputar con chances un ballotage contra Horacio Rodríguez Larreta, con el batacazo que casi logra Martín Lousteau en 2015 como modelo. El problema es qué considera cada espacio por “amplitud”.

“Nosotros no le ponemos la bolilla negra a nadie”, advirtieron en el entorno de Lammens, aunque remarcaron que las representaciones en las listas deben ser “equilibradas”.

Frente a este panorama, la posibilidad de reavivar las PASO podría poner en riesgo el espacio. “Nosotros, a unas PASO con el kirchnerismo no vamos. Sería repescar en la pecera y no es la idea”, cerraron la puerta cerca del presidente de San Lorenzo.