"Un retroceso de 16 años"

La comunidad científica, al borde de otro 2001

Un informe del centro de investigación Cifra-CTA advierte que la pérdida de poder adquisitivo para les investigadores y becaries del CONICET alcanzaría el 37,6% entre octubre de 2015 y diciembre de 2019, con lo cual el poder de compra de la beca doctoral se situaría apenas 10% por encima del nivel registrado en la crisis económica de 2002.

Bajo el título «Evolución de los salarios de los trabajadores del CONICET y de la Administración Pública Nacional durante la gestión de Cambiemos», el Centro de Investigación y Formación de la República Argentina (CIFRA-CTA) dio a conocer un informe centrado en los ajustes en Ciencia y Técnica que tuvieron lugar desde 2015. Allí también se analiza la evolución de los ingresos de les becaries e investigadores del CONICET como muestra del ajuste de la masa salarial implementada por el Gobierno nacional y acentuada en el marco del acuerdo con el FMI. Luego de cuatro años de caídas ininterrumpidas, los ingresos de los científicos y las científicas culminarían la primera gestión de la alianza Cambiemos con un retroceso sustancial de entre el 35 y el 37% en el poder de compra.

El trabajo elaborado por Mariano Barrera advierte un recorte en el gasto público del 18% y del 38% en las partidas destinadas a la función de Ciencia y Técnica, con algunos organismos -tales como la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE)- que se redujeron 70%. Lejos de la propuesta de campaña de «duplicar la inversión en Ciencia y Técnica», la gestión de Cambiemos finalizaría con un descenso del 37,7% del financiamiento en términos reales a este área. Esto implica un recorte de $28.421 millones en valores de 2019 actualizados por inflación. En dicho período, los servicios de deuda aumentaron $354.157 millones.

El informe de Cifra-CTA agrega que el acuerdo con el FMI y el fin del «gradualismo» en 2018 aceleraron significativamente el ajuste en Ciencia y Técnica. «En 2018 la caída de los montos ejecutados descendió 17,5% respecto del año anterior, y en 2019 se le adicionaría otro 16,5%», plantea. En ese marco de recortes a la ciencia en general y al CONICET en particular, desde 2015 hasta la fecha los ingresos de becarios, becarias e investigadores registran caídas ininterrumpidas. De esta forma, la pérdida de poder adquisitivo para este sector alcanzaría el 37,6% para diciembre de 2019; es decir, los ingresos actuales equivalen a siete meses y medio de los registrados hasta octubre de 2015. «Se trata de un proceso sumamente intenso de caída del poder de compra, que es aún mayor al desatado en la crisis de 2001/2002, en el que había caído alrededor del 20%», aseguran desde el centro Cifra. Siempre y cuando no empeore el panorama actual, en 2019 el poder de compra de la beca doctoral se situaría apenas 10% por encima del mismo nivel registrado en la crisis económica de 2002. Por eso concluyen: «Se trata de un retroceso de 16 años».

Fotos: Catalina Distefano

Por último, cabe destacar que -así como el recorte en el CONAE asciende al 70%- dentro de los organismos con menor recorte relativo se encuentra el CONICET, cuyas partidas caerían 27,7% entre 2015 y 2019. Así y todo, con una paritaria acordada para este año de apenas 18% y un nivel de inflación proyectado en alrededor del 50%, la pérdida de ingresos para un becario doctoral en el acumulado de los cuatro años de gestión de Macri alcanza los $121.851.