El Rati Horror Show que sufrió Diego Chávez durante 4 años

El abrazo tan esperado

Diego Chávez fue absuelto este lunes en el juicio en el que se lo imputaba por un crimen que no cometió. Finalmente, después de tres años y siete meses de estar detenido, el joven se reencontró con su familia y amistades, vecinos y vecinas.

El lunes 24 de junio fue la fecha dispuesta por la Justicia para dar comienzo al juicio contra Diego Chávez, detenido desde hace casi cuatro años tras haber sido acusado de asesinar al oficial de policía José Manuel Fernández. Aunque estaban previstas tres audiencias, el juez resolvió absolver a Diego y cerrar el caso el mismo lunes, en la primera y única audiencia. “Me siento aliviado, por fin terminó toda esta pesadilla. Me cuesta caer todavía pero estoy tranquilo”, le dijo Diego a El Grito del Sur horas después de ser liberado.

“Fue bastante tenso y raro todo, pero cuando escuché que Diego era absuelto fue un peso impresionante menos que tenía en la espalda”, aseguró por su parte Fabiola Aguirre, su madre.

La familia, amigos y vecinos esperaban una jornada larga en Mercedes, donde se llevó adelante el juicio, pero en menos de tres horas la decisión estaba tomada y Diego ya se encontraba en libertad, abrazando a su madre, su novia y al resto de las personas que fueron a brindarle su apoyo. “Sentí una tranquilidad impresionante, una alegría inmensa de saber que una cumplió su cometido”, expresó Fabiola.

También te puede interesar:

“Diego es un buen pibe y le robaron todo”

Cabe destacar que Chávez se encontraba privado de su libertad desde hacía tres años, siete meses y doce días por un crimen que no cometió. El joven fue detenido el 12 de noviembre de 2015 por el asesinato del agente Fernández, pero meses más tarde tanto la policía como el propio padre de la víctima reconocieron que quien estaba tras las rejas no era el responsable del asesinato. Sin embargo, Diego continuó en prisión hasta este mismo lunes debiendo soportar en el medio diversos agravios y lesiones físicas.

“Ahora me toca disfrutar del tiempo perdido”, aseguró el joven de 26 años, que vive con su familia en el barrio de Moreno, tras su liberación.

Su caso representa uno más dentro de las tantas causas armadas por las fuerzas de seguridad para encarcelar a los pibes y las pibas más vulnerables de nuestro país. Pero una vez más, la organización y la lucha colectiva dio sus frutos, alcanzando su objetivo principal: hoy Diego Chávez está libre y preparado para reconstruir su vida.