Dos informes de femicidios y transfemicidios

Los números de la violencia

A cuatro años de la primera movilización de Ni Una Menos se presentaron dos informes estadísticos sobre el total de femicidios, fundamentales para conocer los alcances de la violencia de género en nuestro país.

En las últimas semanas se presentaron dos informes fundamentales para conocer el alcance y las consecuencias de la violencia de género en nuestro país. A cuatro años de la primera movilización de Ni Una Menos y con una fuerte avanzada social del movimiento feminista, los femicidios y transfeminicidios se han incrementado y las medidas estatales al respecto son insuficientes, cuando no inexistentes.

El 30 de mayo se presentaron en el Congreso Nacional los resultados del Observatorio de Violencia de Género ‘Ahora que sí nos ven’ coordinado por Marea, el espacio de géneros de la organización Somos que lidera la diputada nacional Victoria Donda. La investigación realizada por el Observatorio que conduce la activista Raquel Vivanco arroja un total de 1139 feminicidios registrados desde el 3 de junio de 2015, lo que significa 1 femicidio cada 30 horas en los últimos 4 años. Del total hubo 1046 femicidios íntimos de mujeres, 54 femicidios vinculados de niñas o mujeres, 93 femicidios vinculados de varones y 31 travesticidios.

Foto: Nicolás Cardello

El 29% de las víctimas tenían entre 15 y 25 años y el 88% de éstas tenía a su agresor dentro del círculo íntimo, siendo en el 42,5% de los casos una pareja, en el 20% una ex pareja y en el 13,5% un familiar. Sólo en el 3,3% de los casos de mujeres y disidencias asesinadas el atacante fue un desconocido. En estos cuatro años, además, 1182 niñes que quedaron huérfanes producto de las múltiples y variadas situaciones de violencia de género.

Respecto al lugar físico del femicidio: el 65,4% de los asesinatos fueron en la vivienda de la víctima y el 27,7% en espacios públicos. Además, es importante resaltar que en el 17,5% de los casos las víctimas habían realizado una denuncia previa y en el 11% tenían medidas dictadas por la Justicia.

Foto: Nicolás Cardello

Este año ya se registraron 133 femicidios entre el 1º de enero y el 20 de mayo del 2019, y los datos de mayo revelen que hubo un femicidio cada 24 horas. El cálculo anual de femicidios tuvo su pico máximo en 2016 con un total de 322 casos, en 2017 se registraron 298 y 303 en 2018 -según los datos del Observatorio-.

Este 3 de junio, en un nuevo aniversario de Ni Una Menos, Somos realizó la actividad “Nos ponemos en sus zapatos” donde se colocaron en las escalinatas del Congreso un par de zapatos por cada mujer asesinada. En ese contexto Vivanco manifestó: “Pasaron 4 años y, a pesar de las movilizaciones masivas en todo el país, nada ha cambiado. Una vez más exigimos que el gobierno nacional y los gobiernos provinciales elaboren políticas públicas para erradicar la violencia de género. También seguimos reclamando que se comprometan a crear un Ministerio de Mujeres, Diversidades y Disidencias. Entendemos que ésta es la única forma para que se lleven adelante las medidas necesarias para empezar a terminar con este tipo de violencia”.

Foto: Nicolás Cardello

Por otra parte, el viernes pasado se presentó el informe de femicidios elaborado por la Oficina de la Mujer con las fuentes de la Corte Suprema de Justicia. Este informe arrojó que en el 2018 hubo 255 femicidios y transfemicidios directos y 23 “femicidios vinculados”. La cifra representa un aumento del 10,7% comparado con los 251 que registró este mismo organismo en 2017. Según el aspecto sociodemográfico del informe, las provincias con tasas más elevadas fueron Neuquén, Tucumán, San Luis, Entre Ríos, La Rioja y Chaco, mientras que en Santa Cruz y Tierra del Fuego no hubo femicidios. En Buenos Aires se registraron 102 femicidios, lo que representa el 36,7% del total nacional. Según el informe de la Oficina presidida por la jueza Elena Highton de Nolasco, si bien la edad de la mayoría de las víctimas (el 25%) era de entre 25 y 34 años, el 19% de los asesinatos fueron a niñas que no habían cumplido los 12 años al momento del hecho.

Foto: Nicolás Cardello