Buscan garantizar que se cumpla con la nueva Ley de Paridad Nacional

Ojo paritario: la lupa feminista sobre las listas electorales

Luego de la sanción de la Ley 27.412 en noviembre del 2018, este año se realizará la primera elección nacional en la que deberá cumplirse con la paridad de género y desde el colectivo Ojo Paritario asumieron la tarea de controlar minuciosamente el cumplimiento de la nueva normativa.

En 2019 se estrenará la paridad de género en las listas a nivel nacional, luego de ser aprobada en noviembre del año pasado en el Congreso de la Nación. Académicas, diputadas, senadoras y mujeres de distintas disciplinas crearon el colectivo Ojo Paritario, un dispositivo para controlar la correcta reglamentación de las normativas aprobadas recientemente mediante las cuales se obliga a todos los partidos a constituir las listas con un 50% de varones y 50% de mujeres.

La politóloga Micaela Ferraro fue senadora por la provincia de Buenos Aires (MC. 2013-2017) e impulsó la ley de Paridad de Género en la Provincia. La actual integrante de Ojo Paritario habló con El Grito del Sur sobre el proyecto, su surgimiento, composición y objetivos.

  • ¿Por qué surge Ojo Paritario?

Milito con compañeras que escribieron la Ley de Cupo Femenino como Marcela Durrieu, que es una mentora para muchas de nosotras, y un montón de veces ella nos contó que cuando pelearon por el cupo estuvieron diez años impugnando listas hasta que fue hábito y la Justicia interviene de oficio, y los varones se convencieron de que tenían que cumplir con el cupo. Ya no podían o no debían sortearlo, porque la trampa no es solamente al momento de la lista sino también en la conformación de los congresos: un mes después de las elecciones pedían que las mujeres electas tomen licencia o renuncien y asumía un varón. Esas son las trampas que introdujeron durante diez años y así nos dimos cuenta que no solamente alcanzaba con que haya leyes de paridad, sino que tenemos que empezar a plantear, además, nuevos sistemas electorales.

  • ¿Qué características tiene este colectivo y quiénes lo conforman?

Es sumamente político pero es multipartidario y transversal, participamos activamente compañeras de Unidad Ciudadana, del Frente Renovador, algunas veces también compañeras de Cambiemos. El espacio está abierto a todas las compañeras que quieran defender la paridad.

  • ¿Existe la posibilidad de que no se respete la paridad 50-50?

Nosotras en esta nueva oleada de las leyes de paridad que se sancionaron logramos que quede claramente reglamentado que los reemplazos fuesen varón por varón y mujer por mujer. Aún así, no en todas las leyes quedaba tan claro: el texto de la paridad nacional es muy taxativo, por lo cual no vamos a tener problema; sin embargo, hay otras leyes de paridad (provinciales) en las que no quedó tan claro y da lugar a otras interpretaciones. Los varones son muy hábiles sorteando la paridad. En 2016, cuando sancionamos la ley de paridad (en la Provincia de Buenos Aires) asumimos ingenuamente que era lo suficientemente reglamentarista como para no dar lugar a dudas. No obstante, la Junta Electoral dictó la resolución administrativa 114, la cual decía que, ante los requerimientos de los partidos políticos, aquellos que habían competido al momento de integrar esas listas (es decir, en unas PASO) podían omitir la alternancia mientras mantengan el cupo 50-50. Cuando pasó esto no estábamos organizadas como ahora. Impugnamos y pedimos inconstitucionalidad, pero nadie nos dio bola.

  • ¿Por qué es importante defender la paridad en las listas?

En 2017 fue la primera vez que se puso en práctica la paridad en las listas electorales (de la provincia de Buenos Aires) y hubo en los Concejos Deliberantes un ingreso de mujeres 10% mayor respecto de otras elecciones. Esto fue significativo y muy positivo, por supuesto. Estimamos que esta segunda vez vamos a llegar al 45 o 47%.

  • ¿Por qué creés que hay tanta resistencia a esta normativa?

Los privilegios se sostienen por quienes los ejercen, son invisibles para ellos. Tenemos que lograr una herramienta legal que nos garantice el reconocimiento a nuestros derechos, yo imagino un día en que no haga falta la ley de paridad porque de verdad tengamos el reconocimiento y la distribución de las tareas públicas fuera de nuestras casas y de las tareas adentro de nuestras casas. Hay que pelear por la cabeza de las listas también, sino estamos resignadas a estar siempre en el segundo lugar.

  • ¿En qué se basa el “compromiso” que les proponen a dirigentes y referentes políticos?

Se trata de tres puntos que tienen que ver con los tiempos electorales: 1) que las listas se conformen de manera paritaria; 2) que cuando se integren los frentes electorales y se firme la carta orgánica ésta sea paritaria también; 3) que los líderes políticos y las liderezas políticas no sólo respeten sino que promuevan la paridad de género.

El #CompromisoConLaParidad ya fue firmado por más de una quincena de dirigentes, referentes, diputados, senadores y gobernadores.

  • ¿La paridad asegura que se generen políticas con perspectiva de género, por ejemplo, la legalización del aborto?

Es condición necesaria pero no condición suficiente. Primero necesitamos que muchas mujeres lleguen a la política y después necesitamos que esas mujeres peleen por los derechos de otras mujeres. Lo que pasa hoy es que al ingresar minoritariamente a la política muchas de esas mujeres terminan adaptándose a los términos y condiciones de la política y no al revés.

  • ¿Qué puede hacerse para garantizar estas bases?

Por un lado, están las presentaciones judiciales. Yo llevo dos cautelares presentadas este año por distintos casos. Por otro lado -y esto no es ajeno a la marea verde ni a la cuarta ola feminista-, esto se logra siendo muchas, organizándonos, defendiéndonos entre nosotras,