Una micro ficción de Paloma Baldi y Rebecca Ferdean

Mina Explosiva, la obra feminista de la era Instagram

Paloma Baldi y Rebecca Ferdean son las autoras de Mina Explosiva, la serie de micro ficciones pensada especialmente para Instagram. La producción cuenta la historia de tres jóvenes de entre 20 y 30 años que viven en La Plata y son atravesadas por la cuarta ola feminista. El primer capítulo será presentado el jueves.

Instragram es la red social del “de-todo”, se presta para tener un emprendimiento, ver tutoriales de cocina, seguir al perro de Alberto Fernández, conocer la vida privada de los traperos, ver videos de gatitos, vender ropa, comprar ropa, hacer activismo, buscar chongux, hacer amiguxs. Para esta plataforma, donde muchos terminan haciendo de vida cotidiana un espectáculo, las comunicadoras sociales Paloma Baldi y Rebecca Ferdean decidieron generar la serie de micro ficciones que llamaron “Mina Explosiva”.

La serie cuenta la historia de tres jóvenes de entre 20 y 30 años que viven en La Plata y son atravesadas por la cuarta ola feminista. Ante la ausencia de personajes femeninos contados por mujeres, las pibas decidieron tomar la posta. Producida por la usina de contenidos “Maleza”, Mina Explosiva hace alusión a las dos acepciones de la palabra, la manera de decirle popularmente a las mujeres y el pozo para la extracción de minerales. Con aire fresco y la impronta de la ciudad de las diagonales, Mina es “una apuesta a reapropiarnos de nuestras narrativas, de nuestras contradicciones y nuestros dramas para poder bucear en las profundidades de la mente de una mujer”.

-¿Qué es Mina y cómo surge la idea de realizar esta producción?

-“Mina” es un proyecto autogestivo y feminista. Es una serie para Instagram que guionamos y produjimos con Rebecca Ferdean desde la Usina de Contenidos “Maleza”. La idea de realizar esta producción tuvo que ver, en algún punto, con hacernos cargo de la responsabilidad que nos toca por ser comunicadoras sociales. Con Rebecca ya habíamos hecho cosas juntas, siempre relacionadas a las escritura de ficción o a la producción periodística. “Mina” surgió como la posibilidad de hermanar esos dos formatos apostando a la producción de contenido de calidad para una circulación masiva.

Nos dimos cuenta que en Instagram circula mucho contenido de estas características pero, si se quiere, realizado de una forma amateur; donde no hay pre-producción, ni guión. Pero además, si enfocamos esta mirada a nuestra ciudad, nos encontramos con que son muy pocas las ficciones con territorialidad platense y muchas menos las producidas por mujeres.

Nos gusta que “Mina” sea una apuesta a traer a les profesionales de la comunicación y de las artes audiovisuales a pelear en la arena de lo masivo. Pero también a que ese contenido sea una mixtura entre lo que caracteriza a los productos que circulan en las redes sociales y las características propias de la producción audiovisual clásica, más relacionada al cine. Y a buscar el humor, el chiste, una narrativa, desde nosotras.

-¿Por qué es importante contar historias de mujeres con perspectiva feminista?

-Con Rebecca consideramos que La Ola Verde, o La Revolución de las Hijas, nos lleva a abrir preguntas permanentemente. Nos lleva a este estado de constante reflexión y deconstrucción. Nosotras somos grandes amantes de la ficción escrita y también de la ficción audiovisual, de las series y del cine. Pero nos encontramos en un contexto que nos obliga a re-preguntarnos sobre todo lo que consumismos y admiramos de estas producciones, y ahí es donde nos encontramos con que las grandes personajes de la ficción, en su mayoría, fueron escritas, fueron habladas, por varones. Y que incluso esto muchas veces para las actrices significó atravesar por violencias que recién hoy están empezando a emerger en forma de denuncia.

Es por esto que nos resulta importante volver a pensar nuestras narrativas y apropiárnoslas. Y aún así todavía hay algo de “perspectiva feminista” o “serie feminista” que por momentos nos abre muchas incógnitas: por eso siempre nos gusta decir que no somos muy amigas de sacar el feminómetro para decir qué contenido es y qué contenido no es feminista, o no tiene perspectiva feminista. Más bien pensamos que es una serie feminista por cómo está hecha, por cómo fue pensada, por algo que tiene que ver con la praxis y no con el separador en el que nos segmentarían en un videoclub. Porque ahí aparecen las operaciones ideológicas tales como “literatura para mujeres”. Y nuestra idea no es nunca clausurar, ni excluir un público a priori. Al contrario, creemos que a cuantas más personas llegue este contenido, mejor.

-¿Cómo atraviesa a los personajes de MINA la ola verde? ¿Qué se plantean?

-Las tres personajes -Rebecca, Valentina y Paloma- están atravesadas por dos crisis. La primera es la llegada inminente de los 30 años y todo lo que esto implica para las mujeres cic que no crecieron al calor del feminismo. La segunda es empezar a atravesar la turbulencia de la llegada a los 30 años arrasadas también por la ola verde; que, a algunas más y a otras menos, pero a todas las tomó por sorpresa.

Como “Mina” es una serie para Instagram, hay algunas características que tienen que ver con la factibilidad de la circulación en esa plataforma. Es por esto que, por ejemplo, no hay una continuidad lineal ni temporal en los capítulos, sino que la continuidad está en el marco de previsibilidad de las tres personajes, en cómo cada una reacciona frente a la adversidad. Pero cada capítulo funciona en sí mismo, es una situación que empieza y termina.

Sin embargo, ellas tres son muy distintas y lo que las une es que, en algún punto, empiezan a dejar de contener su carácter explosivo: por esta doble acepción que tiene “Mina”, que por un lado es una forma despectiva para referirse a las mujeres y por el otro un explosivo diseñado para defender un territorio. Todo el tiempo va a estar puesta a prueba su paciencia, su tolerancia; y al mismo tiempo se van a abrir preguntas en torno a esa explosión, a esa forma de resolver los conflictos. También, todo el tiempo el feminismo va a estar cuestionando a estas tres personajes, porque son imperfectas, porque están aprendiendo y muchas veces se equivocan.

-¿Cómo se rearma una ficción protagonizada por mujeres para que no quede catalogada como algo vacío y superficial?

Creemos que la catalogación es algo que, a priori, no podemos evitar. Estamos acostumbradas al bastardeo por ser mujeres haciendo cualquier cosa, en este caso ficción. Para nosotras hay una profundidad en los personajes que se va a ir develando con el transcurso de los capítulos y es en esa profundidad donde quienes vean la serie van a encontrar fuertes puntos de identificación con Rebecca, Paloma y Valentina.

Por supuesto que muchas veces de esta identificación quedan excluidos los varones y eso puede generar catalogaciones como “vacío” y “superficial”. Pero estamos más preocupadas por lo que vean las pibas cuando se encuentren con la serie y estamos seguras que esas miradas no van a ver un vacío, van a ver un camino difícil que venimos recorriendo hace un buen tiempo y van a poder reírse a carcajadas. Y eso es lo que buscamos y lo que nos importa.

No se trata de rearmar la ficción, nosotras escribimos ficción hace muchos años. Creemos que, en todo caso, y a juzgar por lo que vemos y vimos durante mucho tiempo, los personajes vacíos y superficiales de mujeres fueron escritos y producidos por varones. “Mina” es una apuesta a reapropiarnos de nuestras narrativas, de nuestras contradicciones y nuestros dramas para poder bucear en las profundidades de la mente de una mujer, de una mina, pero no para encontrar simplismos, sino complejidades.

-¿Cuál es el formato y por qué piensan que se adapta mejor a Instagram que a otra plataforma o red social?

-En verdad, no es un formato que se “adapta” a Instagram. Es un formato que fue pensado para Instagram. Por eso todas las decisiones que tomamos respecto del formato fueron después de decidir la plataforma de circulación.

“Mina” es una serie de micro-ficciones audiovisuales que funcionan cada una en sí misma pero que, al mismo tiempo, les espectadores verán potenciada la apuesta en función de la continuidad en las visualizaciones. Más sencillo: está pensada para quien mira un capítulo, se ríe y sigue. Pero también, quien entre al perfil y vea el resto de los videos se va a encontrar con otras dimensiones. Y al mismo tiempo, los dos tipos de espectadores se quedarán con una pregunta.

Es un formato que apunta a la identificación para interpelar y que se propone interpelar a la mayor cantidad de gente posible. Por eso la elección de Instagram como plataforma de circulación.

El primer capítulo de “Mina Explosiva” se estrena el 27 de junio a las 19 horas en el Bar Plutón Cervecería diagonal 73 E entre 46 y 47 y en su cuenta de Instagram @mina_seriexplosiva