La profundización de la "mano dura" encendió otra vez la grieta

Colimba encubierta

Las redes sociales reaccionaron con sarcasmo y apoyo hacia la iniciativa oficialista de crear el Servicio Cívico Voluntario, que dejará a partir de enero de 2020 a jóvenes de entre 16 y 20 años bajo la responsabilidad de la cuestionada Gendarmería Nacional.

Esta mañana se dio a conocer a través de la Resolución 598/2019 la creación del Servicio Cívico Voluntario en Valores, que incita en forma no obligatoria a les jóvenes de entre 16 y 20 años para que desarrollen una práctica de alcances desconocidos -hasta el momento- en la Gendarmería Nacional, la fuerza de seguridad apuntada por la desaparición y posterior hallazgo sin vida del cuerpo de Santiago Maldonado en el año 2017. Rápidamente las redes sociales se llenaron de críticas en forma sarcástica y algunos elogios hacia una nueva iniciativa que revela otro avance en la escalada de «mano dura», que se encarna principalmente en la figura de la ministra de Seguridad Patricia Bullrich.

Bajo la mención Servicio Cívico Voluntario, la red social Twitter fue la más activa al dar a conocer diferentes opiniones en torno a este tema. Cabe destacar que, en otro sesgo ideológico marcado, el Gobierno nacional destacó a través del Boletín Oficial el rol de la Gendarmería en diferentes acciones sociales: «(…)viene desarrollando importantes iniciativas de cooperación con la comunidad, tales como apoyo a distintas entidades públicas y privadas para el transporte y reparto de donaciones para establecimientos escolares, por inundaciones, incendios y otros desastres naturales, transporte de contingentes escolares y asistencia sanitaria en zonas críticas e inhóspitas de nuestro país». En ese marco, miles de usuarios de Twitter contrapusieron el discurso oficial con el rol represivo que tuvo la Gendarmería tanto en las marchas de protesta de la comunidad Pu Lof, que derivaron en la desaparición de Santiago Maldonado allá por agosto de 2017, como en la masivas movilizaciones de diciembre del mismo año que rechazaron el tratamiento de la reforma previsional en el Congreso de la Nación. También utilizaron imágenes sarcásticas para referirse al tema.

Por otro lado, simpatizantes oficialistas respondieron en Twitter bajo la modalidad de señalar las principales ventajas que tendría el Servicio Cívico Voluntario para les jóvenes. En ese sentido, el Ministerio de Seguridad destacó que se busca «brindar oportunidades de formación a los jóvenes a través de los valores democráticos y republicanos, que suponen compromiso cívico para que conozcan sus derechos y sus responsabilidades, sus capacidades y potencialidades personales, el sentido del deber, la capacitación en nuevas destrezas y habilidades, el compromiso con el bien común y el estímulo a capacitarse continuamente». El hecho de que esta versión actualizada de la colimba no sea obligatoria despertó burlas hacia los detractores de esta iniciativa, dado que sostuvieron que se trata simplemente de una «educación en valores» por parte de las fuerzas de seguridad a cargo de la ministra Bullrich.

Nuevamente la profundización de la «mano dura» por parte del Gobierno nacional encendió la grieta entre oficialistas y opositores, dando lugar a acalorados debates sobre otra controvertida medida que tendrá a lo largo de este segundo semestre sus primeras experiencias piloto, con el objetivo de empezar a implementarse a partir de enero de 2020.