Un informe desmiente los spots del Jefe de Gobierno

Los techos de las escuelas no se arreglan con marketing

Tras largos años de protesta por la situación edilicia de las escuelas públicas de la Ciudad de Buenos Aires, las comunidades educativas denuncian un empeoramiento de las condiciones de cursada y salieron a desmentir un spot de Horacio Rodríguez Larreta en el que dice haber construido 54 escuelas en los últimos cuatro años.

Un relevamiento hecho por estudiantes, docentes y familias discute la idea de que Horacio Rodríguez Larreta haya construido 54 escuelas nuevas en los últimos cuatro años, tal como anuncia en sus spots de campaña. Según la Multisectorial por la Escuela Pública, del total de instituciones promocionadas por el Gobierno porteño, sólo cuatro se encuentran en condiciones de habitabilidad, mientras que otras 12 -aseguran- no deberían estar en funcionamiento debido a las condiciones precarias en que se encuentran y la inseguridad que representan para quienes concurren allí. Además, 21 escuelas presentan graves problemas de infraestructura y dos son directamente terrenos baldíos.

Un dato para nada menor es que de las 54 escuelas promocionadas, sólo 23 fueron creadas desde cero. El resto significaron únicamente la mudanza de instituciones ya existentes a otros edificios, en muchos casos ya construidos. “Queremos escuelas dignas y más escuelas: las 54 que no se construyeron y cientos más para que entren en ellas los 22 mil chicos sin vacantes”, reclamó Eduardo López, secretario general de UTE, en la conferencia de prensa donde se presentó el informe.

Por otro lado, en un anexo del informe, detallan escuela por escuela los problemas edilicios registrados durante los primeros cinco meses de clases. Invasión de ratas y palomas, falta de gas y calefacción, suspensión del suministro eléctrico, techos y ventiladores que se caen a pedazos, inundaciones, intoxicación de estudiantes y docentes, falta de agua, entre otras problemáticas que provocaron recortes del horario escolar o la directa suspensión de clases.

Cerca de 30 escuelas relevaron situaciones de alta gravedad producto de las pésimas condiciones en las que estudian a diario. Y ya sea por traslados de un edificio a otro, por la ola polar o por la infraestructura escolar, miles de estudiantes perdieron entre 2 y 10 días de clase, según el caso. “El gobierno de Larreta quiere homologar las escuelas a ratas, problemas de infraestructura, problemas de hambre y las escuelas tienen que estar homologadas a educación, al arte y a la cultura, al conocimiento, a la Memoria, Verdad y Justicia”, agregó López.

El deterioro de la infraestructura escolar en la Ciudad de Buenos Aires fue una constante durante los doce años de gestión del macrismo, pero se ha visto empeorada particularmente durante la administración de Horacio Rodríguez Larreta. Mientras los techos se caen a pedazos, escasean las becas y las viandas en las escuelas, y se registran distintos episodios que van desde la falta de calefacción hasta la invasión de ratas, el Gobierno de la Ciudad se ha enfocado únicamente en implementar reformas educativas de manera arbitraria, pasando por encima de las voluntades de las comunidades educativas.

Festival por la construcción de una escuela de educación especial en el Polo Educativo Piedrabuena. Foto: Virginia Robles

En un contexto de crisis en que el hambre y las carencias empiezan a ser moneda corriente, la administración porteña ha optado por recortar las raciones de comida en las escuelas y son cada vez menos los recursos escolares (libros, cuadernos, mapas, entre otros elementos) que llegan a las aulas. A eso se suma, además, la creciente falta de vacantes que todos los años expulsa del sistema educativo a decenas de miles de niños, niñas y adolescentes.

Olla popular en el Centro Educativo Isauro Arancibia. Foto: Catalina Distefano

“Con hambre no se puede estudiar” y “No sobran chicos, faltan escuelas” se volvieron un mantra que resuena como un eco en cada escuela de la Ciudad. Pero no se trata de consignas vacías, sino de la expresión más contundente de reclamos que se desprenden de la realidad diaria de familias, docentes y estudiantes. Por ello la Multisectorial por la Escuela Pública realizó este informe que contrasta notablemente con los eslogans de campaña del jefe de Gobierno porteño y arroja datos negativos sobre la situación que atraviesa la educación pública.

Foto: Virginia Robles