"Con frío y hambre no se puede estudiar"

“A la crueldad, le oponemos la pedagogía del amor”

En el marco de la jornada nacional de ollas populares impulsada por distintas organizaciones sociales, políticas y sindicales, la Unión de Trabajadores de la Educación se reunió hoy en el Isauro Arancibia para darle un plato de comida a decenas de chicos, chicas y familias.

En una nueva jornada invernal, docentes y militantes se concentraron en el Isauro Arancibia para abrir nuevamente las puertas de la escuela a las personas en situación de calle que pasan hambre todos los días y sufren el frío más que cualquiera. El subsuelo de la escuela estaba copado por niños y niñas que asistieron allí en busca de un plato caliente de comida, que les llene -al menos por un día- la panza. La elección del lugar no es azarosa, dado que el Isauro es una escuela que recibe justamente a la población de gente en calle: allí estudian, juegan, se forman, trabajan y se alimentan cientos de personas. “A la pedagogía de la crueldad, le oponemos la pedagogía del amor”, expresó Susana Reyes, directora de la institución.

Foto: Catalina Distefano

El Isauro Arancibia carga con años de lucha por sobrevivir en la ciudad más rica y desigual del país. Representa para muchos y muchas la posibilidad de tener un techo, encontrarse con otres que están en su misma situación, acceder a un trabajo, estudiar y disfrutar de un espacio de recreación. La icónica institución de San Telmo es un emblema educativo que ha venido supliendo desde hace años la carencia de políticas públicas para atender la creciente problemática de personas en situación de calle. “Antes nos llegaban algunas cosas”, dijo Reyes, recordando que años atrás el Ministerio de Educación de la Nación asistía más a este tipo de instituciones. “Nuestra biblioteca es maravillosa, está llena de cosas gracias a la gestión anterior”, destacó.

Foto: Catalina Distefano

En la tarde de ayer se conocieron finalmente los números del 2° Censo Popular de Personas en Situación de Calle realizado por las organizaciones sociales y ONGs. Los datos relevados muestran que hay un total de 7251 personas en situación de calle, y 871 son niños y niñas menores de edad. Esta problemática, que data de la década de 1990, se ha ido profundizando y las políticas del gobierno nacional han provocado que muchas personas se vean obligadas a padecer esa situación. No se trata únicamente de estar en la calle: la falta de techo conlleva tener que soportar la indiferencia, miradas que golpean más duro que el frío, la denigración y los agravios por parte de funcionarios públicos, la estigmatización y hasta el ocultamiento de sus propias vidas.

Foto: Catalina Distefano

Es por esto que la medida realizada este mediodía se sostendrá durante todo el fin de semana largo y se complementará con otras acciones en la semana entrante. La Unión de Trabajadores de la Educación (UTE) estará recibiendo donaciones desde el próximo miércoles en su local sindical, ubicado en Bartolomé Mitre 1984. Y el viernes 12 montará una carpa frente al Congreso de la Nación desde las 12 hasta las 18hs para realizar una olla popular y seguir juntando donaciones.

Foto: Catalina Distefano

La directora del Isauro resaltó la solidaridad que caracteriza a la comunidad educativa y criticó el “desamor” con el que se dirige el gobierno porteño a las escuelas. En la misma línea, Maru Bielli, referenta del Hormiguero, dijo: “A ese mensaje miserable y cruel, nosotros y nosotras siempre le vamos a contraponer la solidaridad y la esperanza de que podemos vivir mucho mejor”. Además, la militante social y docente se refirió al episodio sucedido semanas atrás cuando una persona bajó de su auto a incendiar a dos personas que se encontraban durmiendo bajo la autopista a la altura de General Paz y la Avenida Juan Bautista Alberdi. Aseguró que no se trata de un hecho aislado, sino que “responde a un mensaje que intenta imponer el Gobierno de la Ciudad y el gobierno nacional cuando dice que la gente prefiere vivir en la calle”.

Foto: Catalina Distefano

A su turno, el secretario general de la UTE, Eduardo López, celebró que el colegio siga de pie a pesar de las políticas neoliberales de Cambiemos: “con amor, con tiza, con libertad y reivindicando al maestro Isauro Arancibia”. Luego apuntó: “Sé que todos merecemos un techo, educación, alimento y trabajo, pero sé también que merecemos amor y respeto”.

Foto: Catalina Distefano

Por último, el precandidato a senador Mariano Recalde tomó la palabra en clave electoral y reivindicó la unidad alcanzada este año en la conformación del frente, encabezado por Matías Lammens, que competirá en octubre contra Horacio Rodríguez Larreta. Además se solidarizó con los y las presentes, prometió trabajar para erradicar está problemática de la Ciudad y agradeció el compromiso inquebrantable de estudiantes, docentes y familias que ponen el hombro todos los días para seguir adelante. Recalde estuvo acompañado por sus pares de bloque Paula Penacca, Javier Andrade y Lorena Pokoik, aunque también se hicieron presentes algunes precandidates como Claudio Morresi, Lucía Cámpora y María Bielli.