La resistencia de la Escuela Taller del Casco Histórico

Metrobus mata escuela

La comunidad educativa de la Escuela Taller del Casco Histórico, ubicada frente al Parque Lezama, resiste la intención del Gobierno porteño de demoler el emblemático edificio para abrirle paso a un nuevo Metrobus. "El futuro de la escuela es incierto", relató uno de los estudiantes.

La comunidad educativa de la Escuela Taller del Casco Histórico se despertó el 14 de junio pasado con la peor de las noticias: de acuerdo con una resolución publicada en el Boletín Oficial, el Ministerio de Desarrollo Urbano y Transporte de la Ciudad invertirá $8.987.552 para derribar el edificio ubicado en la avenida Brasil 200, esquina Paseo Colón. Esta demolición se haría efectiva en el transcurso de agosto, con lo cual los más de 280 alumnos y alumnas de la institución se encuentran en estado de asamblea permanente para denunciar el riesgo de quedarse sin la posibilidad de continuar sus estudios en el ciclo lectivo 2019.

La Escuela Taller del Casco Histórico nació allá por el año 2001 como un establecimiento de formación en artes y oficios y se orienta a la conservación y restauración de bienes culturales de valor patrimonial y a la producción de objetos de elaboración artesanal. En la actualidad cuenta con cinco ramas de talleres específicos en las que los alumnos aprenden técnicas de producción de objetos en yeso con moldes tradicionales destinados a la ornamentación de espacios públicos exteriores e interiores, técnicas de restauración de mobiliario en madera, elaboración de instrumentos de cuerdas, desarrollo y resignificación de la técnica moral de esgrafiado, utilización de resina poliéster para elaboración de réplicas y moldes, y desarrollo de prácticas de albañilería de obra especializada en restauración edilicia, entre otras habilidades. «De esta Escuela salió gente que restauró la Pirámide de Mayo, una obra premiada a nivel nacional, el Congreso Nacional y distintos museos. Lo que se gesta aquí tiene un valor enorme», cuenta a El Grito del Sur Carlos Arbetman, alumno del establecimiento ubicado frente al Parque Lezama.

Fotos: Nicolás Cardello

Si bien esta casa de estudios se dedicó a hacer culto de la restauración de obras a lo largo de sus casi 20 años de vida, ahora se encuentra al borde del nocaut por la decisión del Gobierno porteño de construir allí un avance en la traza del Metrobus que llegaría hasta el barrio de La Boca. No es la primera vez que la Escuela Taller del Casco Histórico atraviesa una situación difícil: luego de que se realizara en febrero de 2018 una licitación pública por más de 21 millones de pesos con la idea de reforzar el inmueble, partida económica que finalmente jamás se asignó, durante el primer semestre de 2018 esta escuela de artes y oficios no funcionó. «Necesitamos una respuesta para saber cómo van a seguir las cosas y que se prometa lo que pusieron por escrito, que era garantizar la continuidad de la escuela. El miedo del alumnado y de todos los que estamos acá es que en las vacaciones la Escuela cierre las puertas y ya no vuelva a abrir. Es totalmente incierto lo que a pasar con nosotros», alerta el referente estudiantil.

Por su parte, las autoridades del establecimiento creen que «la demolición es un duelo que ya hemos asumido». Rubén Nurenberg, coordinador de las prácticas de obra, explica: «Habiendo tomado conocimiento de aquello, la incertidumbre que genera esa decisión en los alumnos, maestros y en el personal administrativo tiene que ver con el lugar adonde vamos a ir. No van a venir con la topadora encima nuestro». «Yo no creo que vayan a cerrar la escuela y menos en un año de elecciones. Aparentemente el Gobierno porteño ya tiene asignado un lugar y estamos esperando que nos digan cuándo nos tenemos que trasladar y en qué condiciones», señala Nurenberg.

Cuerpo docente y alumnos se reunieron a comienzos de esta semana con Agustín Iuri, quien se desempeña como gerente del Casco Histórico y ofreció trasladar la escuela por tiempo indefinido a un lugar transitorio ubicado en la calle Alsina 963. Luego serían llevados a un polo educativo/artístico, el cual no tiene asignada una licitación aún y se desconoce la fecha de iniciación de esta obra. Por esta razón, exigen la mudanza definitiva al ala sur del edificio ex Padelai -allí funciona actualmente la sede Comunal 1-, sito en Balcarce esquina San Juan. «Este edificio fue prometido a la escuela en el año 2018 y no sólo está localizado a escasas cuadras de la actual Escuela Taller, sino que tiene un gran valor histórico y arquitectónico, y tiene sentido llevar allí la labor que se realiza en la escuela», explicó la comunidad educativa a través de un reciente comunicado.

Fotos: Nicolás Cardello

Mañana a las 11 hs está previsto un ruidazo y una clase abierta en las puertas del edificio (Avenida Brasil 200), mientras que en los próximos días analizarán la propuesta del Gobierno de la Ciudad de ir a cursar a la calle Alsina con el objetivo de definir si este lugar transitorio resulta apto para cumplir con todas las funciones educativas. Caso contrario, la semana que viene realizarían una movilización hacia el Ministerio de Cultura con el apoyo de los principales gremios docentes porteños.