Informe del IVC sobre viviendas ociosas

138 mil viviendas al pedo

Según un informe del IVC basado en datos del ENRE, el 9 por ciento del total de las viviendas de la Ciudad están ociosas. Son más de 138 mil, casi el mismo número de personas en emergencia habitacional según el último censo del año 2010.

Desde hace varios años, las organizaciones sociales le reclaman al Gobierno de la Ciudad una solución de fondo al problema de los sin techo: el último Censo Popular reveló que hay 7251 personas en situación de calle y otras 20 mil «hotelados», que cobran un subsidio que alcanza apenas para cubrir el 50 por ciento del valor de una pensión. Una de esas soluciones está a mano: según el Instituto de Vivienda de la Ciudad (IVC), hay 138.328 viviendas ociosas, es decir, más del 9 por ciento del total de las viviendas en territorio porteño están vacías.

Al resultado se llegó a partir de un estudio preliminar del organismo que conduce el politólogo Juan Ignacio Maquieyra, basado en datos de consumo de electricidad domiciliaria de 2017 aportados por el Ente Nacional Regulador de Electricidad (ENRE). La iniciativa surgió de una serie de recomendaciones realizadas por la «Mesa de Alquileres», conformada por organizaciones sociales, organismos públicos de defensa, organizaciones de inquilinos, legisladores porteños y sectores del mercado inmobiliario, luego de la aprobación de la ley de alquileres.

«En la Ciudad hay 132 mil hogares con problemas de vivienda según el último censo, de 2010. Casi la misma cantidad de viviendas ociosas que revela el informe», señaló Pablo Vitale, co-director de la Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia (ACIJ). «La mayoría están concentradas en el corredor norte de la Ciudad, donde hubo una explosión de construcción en los últimos años, en su mayoría emprendimientos suntuosos», explicó. Y propuso implementar un impuesto a la vivienda sin uso. «No es que no queramos respetar la propiedad privada, pero impuestos de ese tipo se implementan en las principales ciudades del mundo. No puede ser que no tenga ningún costo tener ociosa la vivienda», afirmó.

«Mientras Buenos Aires permite que el acceso a la vivienda lo determine el mercado inmobiliario, en otras ciudades del mundo implementan medidas de regulación para proteger los derechos de la población. Regular la ociosidad de los inmuebles debe ser parte de una política integral de hábitat que proteja los derechos de los habitantes de la ciudad», señalaron en un comunicado difundido hoy organizaciones como la ACIJ, el CELS, el Centro de Estudios Metropolitanos, La Boca Resiste y Propone, y el Ministerio Público de la Defensa porteño.