Ayer se realizó un abrazo simbólico en la esquina de Salta y Garay

El Arte Cinema y una luz de viva esperanza

Dos años atrás, el Arte Cinema del barrio de Constitución cerraba sus puertas. A pesar de las circunstancias adversas, la asamblea de vecinos y vecinas no baja los brazos y pidió nuevamente por la reapertura del emblemático espacio cultural.

En una de las esquinas más calientes de la zona sur de la Ciudad de Buenos Aires, una sala cinematográfica estatal funcionó durante siete años en el barrio de Constitución. Sin embargo, el cambio de coyuntura política -con un nuevo Gobierno menos dispuesto a invertir en acciones culturales con escasos o nulos réditos económicos- dictaminó el principio del fin para el Arte Cinema, que el 31 de julio de 2017 proyectó su última película y finalmente cerró sus puertas. Ya pasaron dos años de aquel fatídico día, pero una gran cantidad de vecinos y vecinas de la zona siguen activando por diferentes canales para lograr la vuelta del espacio cultural que dependía del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA). En ese marco, durante la tarde de ayer llevaron a cabo un abrazo simbólico frente al edificio donde funcionaba el cine para repudiar las políticas culturales del gobierno nacional y exigir el regreso del Arte Cinema.

Juntada de firmas, reuniones en la Legislatura porteña y la Defensoría del Pueblo, apoyo de diferentes referentes culturales y de los medios de comunicación, encuentros con las autoridades del INCAA y promesas incumplidas por parte de funcionarios de la Ciudad y la Nación. Todo esto sirvió para visibilizar la lucha en un primer momento, pero con el paso del tiempo costó mantener la intensidad. “Al comienzo tuvimos mucha repercusión”, recuerda Sandra Morales, integrante de la Asamblea en Defensa del Arte Cinema y una de las vecinas más comprometidas con el sueño de lograr la vuelta de la sala cinematográfica, que estaba ubicada en la intersección de Salta y Juan de Garay.

El abrazo simbólico contó con la presencia de artistas que acompañan la lucha desde el año 2017 y de vecines que supieron disfrutar en su momento de las ventajas que traía el cine para el barrio de Constitución. “Antes no había tantos hechos delictivos en la zona, ahora está más conflictiva la calle”, sintetizaron les integrantes de la asamblea en relación a las consecuencias negativas de este cierre. Por su parte, Eduardo Cartoccio explicó a El Grito del Sur que “logramos permanecer y persistir en este reclamo después de dos años, siempre supimos que esta lucha era a mediano y largo plazo. No nos vencieron. Vamos a seguir hasta que el Arte Cinema se reabra”. También recordó que allí se proyectaban películas de cine independiente, de arte y para les niñes. Además dijo que “en ese momento la entrada valía menos que comprar un DVD pirata”.

En diálogo con este medio, Sandra Morales agregó: “Nosotros creemos que el Arte Cinema tiene que reabrirse en el mismo espacio donde estaba porque hay un montón de gente que circulaba por esa zona, desde la estación de tren hasta lo que es la Avenida Garay. En ese lugar había un polo cultural donde la gente en situación de calle, que no sabía lo que era un proyector o una película, podía disfrutar de buen cine. También los jubilados se acercaban en cantidad, era un lugar inclusivo y social. Hay una luz que se apagó en el barrio y queremos, como en el caso del Gaumont, que el INCAA compre el espacio donde funcionaba”. En la actualidad este edificio de importantes proporciones se encuentra en venta, aunque su dueño estaría dispuesto a entrar en negociaciones por una expropiación.

Esta semana ocurrió otro acontecimiento negativo para el mundo de la industria cinematográfica: el cierre de BAMA Cine Arte, que contaba con tres salas ubicadas en pleno centro porteño y estaba orientado a la programación de cine independiente que en muchos casos carece de un lugar para su difusión en el circuito comercial. Desde la asamblea del Arte Cinema calificaron a este hecho como “desconsuelo cultural y una tristeza sin fin”.