Claudia Neira

“El Frente de Todos representa valores en común de los porteños”

La directora del Banco Ciudad por la oposición y primera precandidata a legisladora porteña del Frente de Todos analiza las elecciones primarias del domingo 11 y asegura que van a dar pelea, aunque “el Pro crea que ganó la Ciudad de Buenos Aires para siempre”.

Desde el piso 15 del edificio donde funcionan las oficinas del Banco Ciudad, se puede observar con toda su majestuosidad el brillo del cielo junto a la diversidad arquitectónica de la zona céntrica porteña, con su mezcla de edificios nuevos, centenarios y a medio terminar. Al ingresar por la puerta donde se encuentra trabajando Claudia Neira, lo primero que salta a la vista es la comodidad y luminosidad del lugar, que también ofrece la posibilidad de contemplar la ciudad desde distintos puntos de vista.

En una charla de aproximadamente 40 minutos, la directora del Banco Ciudad por la oposición y cabeza de lista de candidates a legisladores por el Frente de Todos habla de las consecuencias sociales, políticas y culturales de 12 años de macrismo en la Ciudad de Buenos Aires, del funcionamiento actual de la Legislatura y hace referencia a las figuras de Lammens, CFK y al devenir del escenario político a nivel nacional, a apenas una semana de las PASO.

Dentro de la lista del Frente de Todos en CABA, sos la única mujer que encabeza una de las boletas. ¿Cuál es tu balance al respecto?

A lo largo del país hay pocas mujeres que encabezan listas. Sin embargo, el Frente de Todos en la Ciudad de Buenos Aires ha tenido una representación importante: es el caso de la candidata a vicejefa de Gobierno, Gisela Marziotta, a diferencia de lo que ocurre con otras listas. Más allá de la paridad y de que yo encabezo, también hay una presencia feminista interesante con Dora (Barrancos), Vicky Donda y Ofelia Fernández. Esto genera que los lugares importantes y con visibilidad sean ocupados por mujeres que tienen una posición tomada respecto del feminismo. Obviamente una pretende, sueña y trabaja para que cada vez las mujeres podamos tener lugares con mayor visibilidad y las cabezas de lista son parte de esa disputa que también hay que ir dando.

¿Por qué la decisión de poner a Matías Lammens como candidato a jefe de Gobierno? ¿Te tomó de sorpresa?

No me tomó de sorpresa porque fue una decisión política de nuestro espacio amplio en la Ciudad de Buenos Aires en sintonía con una estrategia nacional, que tiene a Alberto Fernández como candidato a presidente. Todo esto permitió pensar en Matías Lammens, que es una persona que viene de un recorrido distinto, no viene de un lugar político y expresa de la mejor manera dos cuestiones que son centrales: por un lado, expresa la amplitud por la que se ha decidido apostar con Alberto a nivel nacional y también expresa una unidad en ideas y en valores que es fundamental. En el frente del oficialismo las coincidencias son forzadas, donde personas que piensan diametralmente distinto -como Lousteau o Roy Cortina- terminan comidos por un pacman que es Larreta dentro de un espacio con el que tienen poco que ver. La unidad de quienes venimos con recorridos diferentes tiene que ser en torno a ideas comunes, sino no tiene mayor sentido.

¿Se puede instalar un candidato como Lammens en tan poco tiempo?

Las PASO son una primer elección, que seguramente van a permitir un determinado nivel de instalación. Pero la verdad es que Matías Lammens es una figura que ha irrumpido en el escenario político y en la opinión pública con mucha fuerza, si bien todavía hay mucha gente que no lo conoce. Es indudable que, con el transcurrir de los días, cada vez lo van a ir conociendo más y van a preguntarse: “¿cómo puede ser que hayamos estado 12 años con el PRO en el gobierno existiendo una persona que pueda expresar tan bien a los porteños como Matías?”.

¿El Frente de Todos en la Ciudad es una oferta de izquierda? Eso dijo el precandidato a jefe de Gobierno por Consenso Federal, Matías Tombolini… 

Me extraña que una persona como Tombolini se interese por clasificar usando categorías como izquierda o derecha, sobre todo cuando estamos hablando de la Ciudad de Buenos Aires donde en general los porteños y las porteñas eligen en función de ideas, aspiraciones, propuestas y no conforme a categorías políticas como la izquierda y la derecha. Obviamente, si se quiere dentro del arco político, el Frente de Todos es feminista, progresista, con sectores que vienen del peronismo y del kirchnerismo. Lo que se ha logrado justamente con este frente es poder interpelar a los porteños y las porteñas con ideas comunes: la solidaridad y la empatía frente al dolor de las personas. Yo creo que hay mucha gente que no se considera de izquierda y, sin embargo, siente empatía y sufrimiento por una persona que vive en la calle, por ejemplo. Lo que logra el Frente de Todos es la posibilidad de, sin encapsularnos en categorías, discutir y representar esos valores e ideas que tenemos en común los porteños.

Fotos: Abril Pérez Torres

¿Cuánto cambió la vida social, política y cultural de los porteños en estos 12 años de macrismo?

Durán Barba planteó que el mayor logro del Pro no había sido ganar las elecciones, sino el cambio cultural. Yo creo que ellos han trabajado mucho sobre el cambio cultural y en la Ciudad de Buenos Aires han tenido una serie de herramientas -que suelen insumir muchos recursos económicos- para poder incidir en lo que eligen, piensan y deciden las personas que viven en esta ciudad. No en vano, han trabajado con una segmentación manzana por manzana, persona por persona, y esto no lo hacen solamente para poder hablarle mejor al votante, sino también para poder interpretar y cambiar las costumbres, hábitos y definiciones culturales de los porteños. En ese sentido, yo creo que no lo han logrado como ellos creen. En la Ciudad de Buenos Aires ha habido una gran disputa cultural en los ocho años anteriores y claramente existió una tensión donde no se puede hablar de ganadores ni de perdedores. Creo que, en parte, durante los últimos tres años y medio ha salido a la luz que los porteños y las porteñas no piensan ni sienten de manera automática como creen que lo hacen los grandes pensadores de Cambiemos. En ese sentido, se chocan contra valores que son absolutamente contraculturales de lo que piensa el macrismo. Pueden segmentar todo lo que quieran, pero los porteños siguen siendo solidarios y siguen teniendo vocación de vincularse unos a los otros, bajo la cultura de encontrarse y de tener relaciones comunitarias. Contra eso no pueden, aunque el Pro crea que ganó la Ciudad para siempre.

Frente a este uso inteligente y sofisticado de las redes sociales, ¿es suficiente esta cultura del encuentro que mencionás para vencer al macrismo en su principal bastión?

Yo creo que sí, es posible. Hay que poder ser efectivos también en lo que hacemos. Hacerlo bien significa la vocación de poder convencer y saber que una persona no cambia automáticamente de opinión un día si pensaba algo. De lo que se trata es de reconectar con esos sentimientos, ideas y valores que nosotros creemos que existen en los porteños -incluso en los que votan a Macri y Larreta- y están esperando ser interpelados. Por ejemplo, vos podés hablar con muchos porteños a los cuales la obra pública de Larreta en general le parece bien y nosotros estamos de acuerdo, salvo que en algunos lugares las hace y deshace y tiene esas cuestiones que a veces uno se pregunta por qué. Cuando uno habla con esas mismas personas, éstas defienden la educación pública, la salud pública y están por ahí dentro de las 120 mil personas que dejaron de tener una prepaga desde 2015 hasta ahora y, cuando llegaron al hospital público, se encontraron con que están en condiciones denigrantes en la mayoría de los casos. Cualquier habitante de esta ciudad va a coincidir con esto, con que los hospitales tienen que estar bien por ejemplo. Lo mismo con las pymes, que hayan cerrado como cerraron y que la ciudad más rica del país no haya tenido ninguna política contracíclica en serio para contrarrestar este momento de crisis fenomenal, es inentendible. Eso es cuestión de poderlo discutir y poner en común con los porteños que han cerrado pymes o han perdido el empleo. Son necesidades reales y concretas.

Vas como primera candidata a legisladora, cargo que ya ocupaste anteriormente. ¿Cómo se encuentra hoy el funcionamiento de la Legislatura porteña?

Larreta generó una construcción de poder tan grande, donde ha ido arrasando con la oposición en los organismos de control, que hoy tienen una presencia absolutamente minoritaria de la oposición. Eso se plasma también en la Legislatura, que cuenta con una cantidad enorme de leyes importantísimas que se han votado sin un solo voto opositor, incluso de los que hoy están con Larreta. Si miramos para atrás, cuando se votó UNICABA Roy Cortina fue uno de los principales detractores. Entonces la Legislatura quedó desvirtuada, es una escribanía. Las leyes importantes se hacen sin consenso, no hay ningún tipo de voluntad de Larreta de trabajar en comisiones para poder analizar seriamente los textos de las leyes. Hay leyes trascendentes que tendrían que poder salir con un consenso mayoritario. Esto es lo que queremos revertir en el futuro para devolverle el funcionamiento a la Legislatura.

Fotos: Abril Pérez Torres

Yendo al plano nacional, ¿cómo ves la disputa política entre Alberto Fernández y Mauricio Macri? 

El macrismo está concentrado en la estrategia de la polarización y, en realidad, tanto en la Nación como en la Ciudad, cuando generan nuevos acercamientos como en el caso de Pichetto, tiene que ver con llevarlos y atraerlos con esta fuerza que tienen hacia el polo. Entonces, vos fijate que Pichetto no le da amplitud al espacio, sino que incluso corre por derecha a los planteos oficialistas. Entonces Juntos por el Cambio es todos juntos por el polo, es decir, se van cada vez más para ese polo. Desde el Frente de Todos veo una idea diferente, que es salirse del polo e intentar construir una opción mayoritaria que logre trascender esa polarización y reconstruir una nación que necesita de la unidad más amplia posible para salir del lugar donde está. En ese sentido, lo que ha hecho Cristina –entendiendo que de alguna manera ella era una figura que polarizaba- poniéndose en segundo plano y que hoy sea Alberto el candidato ayuda a generar mayores niveles de amplitud.

¿Cristina va a tener algún tipo de intervención en la campaña porteña junto a Matías Lammens? 

Eso se verá naturalmente. Todavía no hemos pensado ni planteado desde el comando de campaña las actividades de la segunda etapa para las elecciones generales. No hay ninguna decisión política de que eso no suceda. Matías (Lammens) no tiene ningún inconveniente de estar en el mismo lugar que Cristina y de compartir alguna actividad. Ésta es una campaña donde cada uno ocupa un rol, pero estamos todos hablando de lo mismo y todos en sintonía. Estamos con la misma idea y estrategia.

Por último, ¿cuáles son las propuestas más urgentes que pensás impulsar desde la Legislatura y el Frente de Todos en materia de género, corrupción y creación de empleo?

En materia de género, yo soy autora de la ley de un CIM (Centro Integral de la Mujer) por comuna, que se votó en la Legislatura en 2014. La verdad es que hoy esa ley está siendo aplicada y hay que darle una vuelta de tuerca para que funcione mucho mejor. Por ejemplo, la falta de presupuesto y la tercerización que se hace de los CIM es un tema ineludible para la próxima Legislatura. En materia de corrupción, la propuesta del espacio es la Oficina Anticorrupción en manos de la oposición y, en cuanto a creación de empleo, queremos fundar la Agencia de Ciencia y Tecnología para potenciar la producción en la Ciudad desde la investigación, poniendo recursos para que se pueda investigar en forma focalizada hacia las necesidades de la producción y de las pymes, que son las primeras generadoras de empleo.

Fotos: Abril Pérez Torres