Sensaciones encontradas en el bunker del FIT-Unidad

Sorpresa, risas y llamado al «voto útil»

El Frente de Izquierda-Unidad culminó cuarto a nivel nacional, pero su cosecha de votos resultó inferior a las PASO de hace 4 años. Sin el Nuevo MAS ni Luis Zamora en carrera, su principal apuesta es lograr el ingreso de Myriam Bregman como diputada nacional por la Ciudad de Buenos Aires.

Fue una noche de larga espera hasta que se conocieron los resultados generales. Algunes, los más ansiosos y las más ansiosas, recorrían los pasillos del Hotel Castelar y cada tanto hacían algún llamado telefónico en búsqueda de novedades. Otres, más proclives a esperar los anuncios oficiales, se mantenían sentados en los cómodos sillones y sólo se levantaban cuando llegaban los sanguchitos o las empanadas. A esa altura les integrantes del FIT-Unidad ya tenían una noción aproximada de su desempeño electoral en los diferentes distritos, en una jornada difícil para todas las fuerzas políticas excepto para el Frente de Todos. Sin embargo, los rostros de militantes y referentes no mostraban desazón: los números estaban a la altura de las expectativas y de los sondeos previos. Ni más ni menos.

Durante las más de 3 horas de espera, el principal órgano informante al interior del hotel era el canal de noticias C5N, que rozando las nueve de la noche planteó a través de un titular que el sistema Smartmatic se había caído en todo el país. Fuera ésta una estrategia gubernamental o tan sólo un infortunio, lo cierto es que el salón ya contaba con la presencia de les principales referentes de la izquierda trotskista: Néstor Pitrola, Myriam Bregman, Alejandro Bodart, Gabriel Solano, Juan Carlos Giordano, Celeste Fierro, Romina Del Plá y Laura Marrone, entre otres. El único ausente por ese entonces era Nicolás Del Caño, el precandidato presidencial de esta alianza política, quien llegó apenas unos minutos antes de que el oficialismo anunciara los resultados. Mientras tanto, había lugar para los chistes y las risas. “¿Sigue vivo Luis Zamora?”, bromeó un sindicalista -precandidato a diputado- en clara alusión al hecho de que el veterano abogado no iba a alcanzar los votos necesarios para pasar las PASO. El otro motivo de festejo dentro de la sala estaba vinculado con que la referenta del Nuevo MAS, Manuela Castañeira, tampoco será de la partida en las elecciones generales de octubre, con lo cual esta actuación podía ser entendida como un “piso” para seguir creciendo en los meses restantes de campaña.

Mientras la paciencia se agotaba y la espera se hacía interminable, de un momento para el otro el aluvión de personas allí presente se concentró frente a las distintas pantallas de televisión primero para escuchar el discurso derrotista de Mauricio Macri, quien mandó a “dormir” a los argentinos sin conocerse los resultados oficiales por entonces. En respuesta al insólito pedido del Presidente, inmediatamente sonó bien fuerte el tema “El mono relojero”. Minutos más tarde, se repitió una escena similar -con todos los cuerpos y corazones yendo en manada hacia el sector de las pantallas televisivas- para oír al ministro Rogelio Frigerio, quien finalmente anunciaría los primeros datos oficiales. “Paliza”, soltaron con sorpresa quienes estaban asistiendo a unos resultados a priori inesperados. Luego de otro momento de distensión y risas tras escuchar el enérgico discurso de Elisa Carrió planteando un escenario de victoria de Juntos por el Cambio en octubre, en un acto reflejo quedó todo listo para arrancar la conferencia de prensa en la que les candidates del FIT-Unidad hicieron un balance de la intensa jornada militante acaecida en prácticamente todos los rincones del país.

Nicolás Del Caño y Romina del Plá, la fórmula presidencial del FIT-Unidad

“Un importante sector del pueblo trabajador utilizó el instrumento del voto a la fórmula Fernández-Fernández para castigar al gobierno de Mauricio Macri”, reconoció Nicolás Del Caño al comienzo de su discurso. El referente del PTS también destacó que “el Frente de Izquierda está haciendo una importante elección en la Ciudad de Buenos Aires, donde con nuestra compañera Myriam Bregman tuvimos una importante votación en la categoría Diputados Nacionales que nos coloca en carrera”. Allí, precisamente en la comparativa con los demás distritos, FIT-Unidad logró su mejor desempeño -casi el 4% de los votos- con la postulación de Gabriel Solano a jefe de Gobierno. Si bien Del Caño vaticinó una cosecha mayor que la obtenida en las PASO del año 2015 a lo largo y ancho del territorio, los números finales marcaron una cifra algo menor con cerca de 700 mil votos en la categoría a presidente.

También hablaron Romina Del Plá (PO), Celeste Fierro (MST) y Juan Carlos Giordano (IS). Éste último señaló que “la salida en octubre sigue siendo el voto útil al Frente de Izquierda-Unidad. Efectivamente ésta ha sido una gran elección porque logramos imponernos a la falsa polarización, donde todos los medios decían que hay sólo dos modelos: el de Macri y el de Alberto Fernández. En elecciones anteriores el Frente de Izquierda ha crecido entre un 20 y un 25% después de las PASO». Por su parte, Del Plá alertó sobre el hecho de que “es un enorme problema para los trabajadores y la juventud darle un voto de confianza como alternativa al macrismo a aquellos, como el peronismo, que han sido partícipes del ajuste de Macri. Esta derrota brutal del Gobierno no abre una salida para los trabajadores”.

En las afueras del Hotel Castelar, sobre la avenida de Mayo, ya había cientos de militantes trotskistas sosteniendo con fervor sus banderas y cantando «Macri botón». La jornada culminaría pasada la medianoche con un nuevo discurso de la dupla Del Caño-Del Plá con vistas a incentivar a la militancia de cara a la disputa definitiva de octubre, donde la versión ampliada del FIT busca mantener e incluso aumentar su presencia en el Congreso Nacional, las legislaturas provinciales y los concejos deliberantes.