El Frente de Todos crece desde el sur

Comuneres unides para ganar la Ciudad

Cinco candidates a las comunas porteñas por el Frente de Todos hicieron un alto en sus agendas militantes para reflexionar sobre el transcurso de la campaña y sus estrategias políticas, la nueva versión del espacio político que integran y las propuestas que llevarán desde el 10 de diciembre para mejorar la calidad de vida de sus barrios.

La historia triunfal dirá algún día que todo comenzó en el sur de la Ciudad, que desde allí se desató el despertar de miles de almas anti-macristas para extender la nueva ola transformadora hacia el norte y ponerle punto cúlmine al extenso letargo neoliberal. Si de sueños y esperanza se vive, al Frente de Todos le sobran motivos para ilusionarse: en las PASO de agosto obtuvo cómodos triunfos en las comunas 4 y 8, pero además quedó apenas a 300 votos de Juntos por el Cambio en la Comuna 9. Al mismo tiempo, otras comunas del sur -donde años atrás había perdido por paliza- se convirtieron en nichos disputables siempre y cuando el macrismo continúe su irremontable declive a nivel nacional.

Miguel Eviner, más conocido como “Mope”, milita en el peronismo desde los 13 años y actualmente integra el Nuevo Espacio de Participación (NEP). Luego de los apabullantes resultados del Frente de Todos en la Comuna 8 (Lugano y Soldati), todo indica que desde el 10 de diciembre será presidente de la Junta Comunal por esta fuerza política. Lorena Crespo es militante de La Cámpora, docente y candidata a comunera por la 9 (Liniers, Mataderos y Parque Avellaneda), donde el peronismo pone todas sus fichas en remontar la exigua diferencia de cara a octubre. Luciana Grossi forma parte de Peronismo x la Ciudad y, con apenas 27 años, es la candidata más joven del Frente de Todos después de Ofelia Fernández. Su lugar de militancia es la Comuna 1 (Retiro, Puerto Madero, San Telmo y Constitución), sin lugar a dudas la más estratégica y desigual en términos económicos. Ulises Bertinetti es psicoanalista, acaba de ser papá y milita en Nuevo Encuentro. Además, hoy es candidato por la Comuna 7 (Flores y Parque Chacabuco), donde el Frente de Todos quedó a tan solo 5 puntos de desbancar a Juntos por el Cambio. Maru Acuña integra el NEP y es candidata a presidenta de la Junta Comunal 5 (Almagro y Boedo). Allí el peronismo también quedó a un puñado de puntos de alcanzar el triunfo e inclusive en el barrio de Boedo el Frente de Todos sacó más votos que Juntos por el Cambio.

Cinco candidates con trayectorias políticas diversas, pero con una militancia barrial intensa y un mismo objetivo: iniciar una nueva etapa política en la Ciudad de Buenos Aires tras 12 años de gestión macrista. Todes se encontraron en el Sitio de la Memoria Virrey Cevallos para hablar con El Grito del Sur sobre los resultados obtenidos en agosto, las estrategias que se están dando para interpelar en las calles a más vecinos y vecinas, las implicancias de esta nueva versión de su espacio político integrado por peronistas, kirchneristas y progresistas, y sus propuestas para mejorar la calidad de vida en las comunas donde viven.

¿A qué factores políticos atribuís el triunfo del Frente de Todos en la Comuna 8?

Mope Eviner: Hubo un hartazgo de los vecinos. En mi comuna, 5 de cada 10 vecinos votaron nuestra propuesta electoral y sólo 3 de cada 10 votaron a Juntos por el Cambio. La gente está cansada del maquillaje, de que no solucionen los problemas: ellos hablan de poner en valor el sur y lo único que han hecho es maquillarlo. Tenemos cada vez más faltantes de vacantes, un hospital en construcción desde el año 2005, todos los complejos habitacionales en una gran decadencia y los centros de salud en pésimo estado. Además de la unidad en la construcción de un frente mucho más amplio, nuestra campaña está basada en el puerta a puerta para ir a buscar al que no nos vota.

“Mope” Eviner. Fotos: Julián Galán

En la Comuna 9 quedaron apenas a 300 votos del macrismo. ¿Crees que hay razones para dar vuelta el resultado en octubre?

Lorena Crespo: Estamos convencidos de que vamos a darlo vuelta en octubre. Razones hay de sobra, en principio porque está el gran desgaste económico que generó esta crisis y sectores que antes habían apoyado al actual gobierno hoy pasaron a apoyarnos. Por otro lado, la lista que conformamos con el Frente de Todos es muy representativa y todos los compañeros/as que integran la lista son militantes territoriales con mucha trayectoria en la comuna. Eso le da una impronta participativa, de mucha cercanía a los vecinos y vecinas. En cambio, el Pro no tiene esa llegada con el vecino. También hemos encabezado absolutamente todos los conflictos en estos años, que han sido muchos: desde salud hasta tierras públicas. Tenemos grandes expectativas.

En las comunas 5 y 7 la diferencia fue bastante reducida. ¿Qué estrategias políticas se están dando para reducir ese estrecho margen?

Maru Acuña: En Almagro perdimos y en Boedo ganamos. Hoy en día, lo mejor que se puede hacer es salir a hablar con cada vecino recorriendo cada rincón de la comuna. Estamos saliendo 4 veces por semana a tocar el timbre e incluso hablamos con aquel que sabemos que no nos vota. Me parece que la clave es hablar con cada uno. Y después generar actividades en espacios abiertos y que todo el mundo pueda escuchar las propuestas.

Maru Acuña. Fotos: Julián Galán

Ulises Bertinetti: Nosotros consideramos que hay un efecto rebote que va a quedar de las PASO y que hay que salir a buscar fuerte los puntos necesarios para poder presidir la Comuna 7. La cabeza de la comuna es el compañero Julián Cappa, que tiene un recorrido y un conocimiento muy importante por el laburo que vino haciendo durante todos estos años. Eso nos ofrece una ventaja porque la gente del barrio lo conoce mucho a él. En esa línea estamos haciendo recorridas semanales, la volanteada de los sábados y los miércoles lanzamos una convocatoria para que vecinos y vecinas de diferentes comunas se acerquen para preguntarnos sus dudas. Siempre en lugares abiertos, que es un poco la idea de esta campaña, formalizando la instancia de diálogo con los vecinos. Creemos que ha dado resultado hasta ahora.

En la Comuna 1 el Frente de Todos ganó en Constitución, San Telmo y la 31. Sin embargo, Juntos por el Cambio fue el vencedor general en la comuna. ¿Cómo se explica esto?

Luciana Grossi: Se explica por la diversidad que existe en nuestra comuna. Ésta no sólo está compuesta por Constitución, San Telmo y Villa 31, sino que también tenemos barrios como Puerto Madero, San Nicolás y Retiro, donde se nos hace muy difícil la llegada de la militancia. Un poco como autocrítica, un poco como mirada de una nueva política, yo creo que Matías Lammens viene a suplir eso y a decir que no sólo tenemos que estar en la zona sur de la Ciudad de Buenos Aires, sino que también hay una clase media a la cual hay que darle respuestas: en Montserrat, por ejemplo, quedamos a sólo 150 votos de ganar. Y queremos subir la cantidad de votos en los demás barrios.

En caso de que se produzca un nuevo triunfo de Horacio Rodríguez Larreta, iríamos camino a 16 años de macrismo en la Ciudad de Buenos Aires. ¿Les preocupa un agravamiento de la situación social hacia delante?

Lorena Crespo: Por supuesto que sí porque particularmente la zona sur está sufriendo cuestiones muy graves: el crecimiento de la mortalidad infantil, de la tuberculosis y de la sífilis, la falta de vacantes, etc. Son temas que no son superficiales y que hacen a una crisis muy profunda. Nos preocupa que gane Larreta, que esperamos que no porque confiamos en que va a ganar Matías Lammens, y aún cuando fuera así entendemos que la Ciudad va a quedar partida porque algunas jefaturas comunales van a ser para el Frente de Todos. La Ciudad de Buenos Aires no puede seguir en esta situación porque tantos años de macrismo tienen consecuencias a largo plazo.

Lorena Crespo. Fotos: Julián Galán

Mope Eviner: No sólo preocupación, la verdad que sería tan malo como si Macri siguiera gobernando la Nación. Yo creo que hay que dejar en claro que Larreta es Macri, que sus políticas no están en un sentido contrario sino que reafirman el modelo de ajuste neoliberal con la cantidad de empleo que se ha perdido en la Ciudad. Obviamente en la zona sur vivimos situaciones acuciantes: hay gente que no tiene para comer y hay pibes sin escuela para ir. Esto no es un eslogan de campaña, la situación es realmente mala. Para nosotros sería muy malo que Larreta siga gobernando la Ciudad.

Ustedes militan desde hace varios años y ya han estado en otras elecciones con un panorama no tan positivo. ¿Qué creen que cambió en la percepción de los vecinos y las vecinas porteñas hacia su propuesta política?

Maru Acuña: Creo que es un combo, no una cosa o dos. El gobierno de Macri demostró que todo lo que prometieron allá por el año 2015 no tenían la menor idea de cómo hacerlo. Éste es un gobierno empresarial y la gente se dio cuenta de eso: con el voto están diciendo “no les creemos más nada”. Como decía recién Mope, la gente no tiene trabajo y los pibes no tienen para comer, las escuelas están cada vez peor y los hospitales no funcionan. No hay nada que nos indique que estas cosas van a cambiar. Todas las medidas que tomó Macri post-Paso fueron un manotazo de ahogado que hoy, a un mes y medio, tampoco lo pudo sostener porque ya aumentó la nafta un 4,5%. La gente hace un registro de lo que pasaba antes con el kirchnerismo y se manifiesta en función de lo que van viviendo en lo cotidiano.

Ulises Bertinetti: Hay un efecto de la crisis nacional que, sin lugar a dudas, se pone en juego. Hay gente que pasa hambre, situaciones gravísimas en escuelas y espacios sociales como los clubes. A esa situación de crisis se le agrega la candidatura de Matías Lammens: es un candidato por fuera de la lógica del ambiente político y su llegada es un gran acierto. Él representa a un sujeto social y político de clase media que nosotros no supimos representar. A veces nos cuesta digerir cuando una vecina se indigna porque tiene roto el cordón de la vereda, pero ese actor social es estable en la Ciudad de Buenos Aires y algo que desde el kirchnerismo supimos reconstruir. También recuperó derechos el que llegaba justo a fin de mes y después se pudo comprar la casa, por lo que tenemos la obligación de seguir representándolo, por más que políticamente simpaticemos con los sectores más vulnerables. Nosotros reconstruimos a una parte de la clase media de hoy, que está muy debilitada y fragmentada. El perfil de Lammens permite salir a buscar a ese sujeto.

Ulises Bertinetti. Fotos: Julián Galán

Luciana Grossi: Sí, totalmente. Tener un candidato como Matías Lammens con propuestas para la clase media suma a una nueva recepción. Además influye la situación económica que está pasando la mayoría de la gente, en el país en general y en la Ciudad de Buenos Aires también. Lo que vienen haciendo hace 12 años es puro marketing y maquillaje, no se ocupan de nada más. En la zona sur de la Comuna 1 veo una recepción diferente en las mesas de los sábados: la gente viene y te abraza, nos dice que está esperando el 27 de octubre. Que alguien salga al supermercado y te diga que está financiando la comida de la semana con la tarjeta de crédito, a mí me parece demasiado. Es angustiante. Yo milito en San Telmo y ahí tenés desde clase media hasta gente en situación de calle que paga un hotel con subsidio habitacional. Hay mucha diversidad y a veces no es fácil llegar a la gente. Por eso tenemos que empezar a tener un discurso sobre seguridad y un discurso para la clase media, el comerciante y las Pymes. Esto lo están haciendo tanto Matías como Gisela Marziotta.

¿Cuáles son las principales propuestas que estarán impulsando desde el 10 de diciembre cuando ingresen en sus respectivas juntas comunales?

Mope Eviner: El principal tema es la basura: la Comuna 8 es donde peor se recolectan los residuos. Obviamente queremos que se termine el hospital de la comuna, que se solucione el tema de las vacantes en las escuelas y la urbanización de las villas. También queremos contribuir a la prevención de la violencia de género, no alcanza con el botón antipánico. Para eso necesitamos más presupuesto y atención. Lo mismo con el combate al flagelo de la droga.

Lorena Crespo: Queremos impulsar en la Comuna 9 la creación de escuelas -sobre todo jardines maternales y escuelas secundarias- y trabajar conjuntamente con la Legislatura para eso. El fomento a los clubes de barrio, que cumplen una función esencial y están pasando por un momento acuciante. Establecer una red de atención para mujeres las 24 horas. También el tema de la participación vecinal a través de la activación del Consejo Consultivo, dado que hay una política deliberada para que no funcione.

Maru Acuña: Necesitamos crear una subsede de la Comuna 5 en el barrio de Almagro, un poco para descomprimir la de Boedo porque ya ni los empleados pueden trabajar. También la oficina de la mujer, que para mí tiene que estar en todas las comunas. Necesitamos dos jardines maternales en Almagro y dos en Boedo. El Cesac en el barrio de Boedo, no tenemos ningún hospital en la comuna. Más espacios verdes también.

Luciana Grossi: Nuestra comuna tampoco tiene un hospital público. Nosotros estamos apoyando el proyecto que se presentó en la Legislatura para la ampliación y traslado del Cesac 15 al ex Padelai con la intención de que allí también se abra un jardín maternal. Queremos seguir presionando por la urbanización de la 31, dado que se están vendiendo muchas tierras públicas de allí a privados. También impulsar cuestiones de vereda pública y espacios verdes: Montserrat, por ejemplo, tiene la problemática de que las veredas están siempre rotas pese a que se arreglan cada 10 días. Eso complica la movilidad. Pese a ser uno de los barrios más transitados de la Ciudad, San Nicolás no tiene los puestitos de Basura Cero y queremos que eso se revierta.

Luciana Grossi. Fotos: Julián Galán

Ulises Bertinetti: Vamos a dar una pelea fuerte para que el presupuesto participativo se baje a las comunas. Eso nos parece clave y transversal, es una ley y se tiene que cumplir. El nivel de vaciamiento de las políticas contra la violencia de género también es preocupante y tremendo. Por eso queremos que haya un centro integral de la mujer en el Bajo Flores -allí hay casos muy graves de violencia y pibas secuestradas-, jardines de primera infancia en Flores centro y una escuela secundaria en Parque Chacabuco.