#EleccionesUBA

Les jóvenes vuelven a las urnas

Del 2 al 6 de septiembre se desarrollan las elecciones de Centro de Estudiantes y Consejo Directivo de las 13 facultades de la Universidad de Buenos Aires. Las organizaciones que se ubican en la vereda de enfrente al Gobierno buscan defender sus espacios y hacer retroceder a la Franja Morada y sus aliados oficialistas en la universidad.

A tres semanas de la derrota macrista en las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO), las organizaciones estudiantiles que enfrentan al Gobierno y sus principales políticas en contra de la universidad pública buscan defender sus espacios, evitar el avance de la Franja Morada y se esperanzan con hacer caer significativamente su caudal de votos en la Universidad de Buenos Aires. Del 2 al 6 de septiembre se vivirán en las 13 facultades de la UBA momentos álgidos de debate, rosca y disputa de votos por la definición de las conducciones de los centros de estudiantes y las representaciones estudiantiles en los Consejos Directivos. «Lo que se va a poner en juego en estas elecciones es de alguna manera lo que se vio en las elecciones nacionales, es decir, en qué grado la juventud acompaña o no a las políticas de ajuste del macrismo, en este caso en la UBA», dijo Eva Dimópulos, militante de La Mella y presidenta de la Federación Universitaria de Buenos Aires, en diálogo con El Grito del Sur.

Foto: Abril Pérez Torres

En los últimos cuatro años, la juventud se ha consolidado a nivel nacional como el principal sector etario que rechaza de plano las políticas neoliberales de Mauricio Macri y del gobierno de la Alianza Cambiemos. Sin embargo, esta gran oleada antimacrista que se fue fortaleciendo año tras año no ha logrado desbancar a la Franja Morada-Nuevo Espacio y sus aliados de facultades como Derecho, Económicas, Ingeniería y Odontología, aunque sí hizo lo suyo en Medicina y Agronomía en las últimas elecciones. «En la mayoría de las facultades se constituyeron frentes muy amplios de unidad que creemos que están empujados en parte por cómo venimos construyendo durante el año, pero también por algo que expresa el país y que empezamos a expresar a fines del año pasado en la Federación Universitaria de Buenos Aires, que es que con el rectorado de Cambiemos enfrente lo que prima es derrotarlo mediante la más amplia unidad», añade Dimópulos.

Para Fernando Ramal, militante del Partido Obrero y también presidente de la FUBA, «lo que se pone en juego en esta elección, que se da en un contexto de profundización de la crisis económica, social y política, es cómo se para la universidad frente a esto». Ramal se adelanta a lo que sucederá en un futuro gobierno de Alberto Fernández, habla de la foto de éste con el rector Alberto Barbieri y arriesga: «Si uno ve lo que se presentaban como tres bloques políticos definidos, que eran el bloque kirchnerista, el bloque del rectorado que incluye radicales, peronistas y otras yerbas, evidentemente a partir de la victoria de Alberto Fernández esto empieza a cambiar».

Foto: Catalina Distefano

Por tanto, lo que realmente se pone en juego en estas elecciones, en ojos del Partido Obrero, «es la independencia política tanto de nuestros centros de estudiantes como de los consejeros que van a representar a los estudiantes en relación tanto al Gobierno como a las autoridades universitarias». El PO es la única agrupación universitaria que se presenta a elecciones en las trece facultades y como una de las principales fuerzas políticas de Universidad de Buenos Aires pone sus ojos principalmente en Medicina y Filosofía y Letras. En Medicina se enfrentan con la más clara y pura expresión del radicalismo universitario, Nuevo Espacio, a quien destronaron el año pasado por tan sólo el 2,74 por ciento de los votos. En Filosofía y Letras el escenario es distinto, ya que su principal contrincante es el frente kirchnerista El Colectivo (La Mella, La Cámpora, Nuevo Encuentro, Protagonistas + otres), a quien acusan de estar alineado con la gestión de la decana Graciela Morgade.

Lucía Cámpora es estudiante de Derecho, militante de La Cámpora, vicepresidenta de la FUBA y candidata a legisladora del Frente de Todos. Esperanzada con el resultado electoral de las PASO, Lucía confía en que «se va a expresar en las urnas algo que venimos viendo todos los días en las aulas: los estudiantes rechazan el ajuste del Gobierno nacional. Y por eso creemos que van a retroceder las agrupaciones que son afines a la Franja Morada y a Cambiemos». «Ya el año pasado hubo un importante retroceso de estas fuerzas, eso nos permitió ganar la Federación Universitaria de Buenos Aires y este año está en juego conservar la conducción de la federación», suma.

Foto: Catalina Distefano

La joven candidata resalta la conformación de grandes frentes de unidad en distintas sedes, y destaca en particular el caso de Económicas y Derecho, donde fueron tan grandes como históricos los acuerdos realizados «para hacerle frente a las conducciones de los centros de estudiantes que son afines al Gobierno nacional».

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Elecciones en la UBA: ¿Qué se juega facultad por facultad?

Por último, Sacha Unamuno, militante de Nuevo Encuentro y vicepresidente de la FUBA, realizó un balance de las últimas elecciones universitarias: «El año pasado, en su mayoría, (el estudiantado) dijo que no quería tener centros de estudiantes alineados con este Gobierno, sino al contrario, que puedan darle la pelea». Unamuno analizó el voto joven en las PASO del 11 de agosto, donde -según afirma- la mayor parte de la juventud se inclinó por distintas alternativas políticas diferentes al Gobierno, y preferentemente por el Frente de Todos.

«Este también es uno de los desafíos que tenemos esta semana: poder representar a ese conjunto de estudiantes que reconoce que con el macrismo no tiene un futuro posible y que, por el contrario, nos toca la tarea de reconstruir un país, una universidad, un sistema científico y un sistema educativo, y eso va a ser tarea de la juventud», agrega Unamuno.

Foto: Catalina Distefano

El escenario en la UBA, salvo contados casos, es incierto y la victoria de una fuerza por sobre la otra dependerá de la performance electoral de las últimas semanas y de la que empieza hoy en particular. Hasta el momento, aunque bajo distintos frentes de conducción, son 9 las facultades que han rechazado a las agrupaciones estudiantiles ligadas al gobierno de Mauricio Macri. «Creo que la juventud va a mostrar que no acompaña a un gobierno ni a sus agrupaciones estudiantiles que podrán pintarse de naranja pero son lo mismo», apunta Dimópulos. ¿Será este año la ratificación del retroceso de la Franja Morada en la universidad? ¿Cómo influirá la coyuntura nacional en los resultados de las elecciones universitarias? ¿Es posible pensar en una universidad libre del radicalismo y sus aliados?

Cada jugador ya mostró sus cartas y ahora será una cuestión meramente de estrategia la que definirá los movimientos adecuados que echarán la suerte para un lado o para el otro. «Lo que vamos a necesitar de cara a la etapa que se viene son gremios activos, que puedan ayudar a reconstruir el país y que construyan organización», concluye la presidenta de la Federación Universitaria de Buenos Aires.