Festival Futuros

Estrategias sensibles de resistencia

Frente al desfinanciamiento de políticas públicas, les trabajadores y trabajadoras del Centro Cultural Haroldo Conti se propusieron generar estrategias sensibles de resistencia. De esta lucha surge el "Festival Futuros", que el viernes 6 de septiembre inauguró su segunda edición.

¿Se puede pensar futuro desde el pasado? ¿Se puede transitar el goce en un espacio impregnado de muerte? ¿Se pueden generar planes de lucha colectivos ante la desarticulación de las políticas públicas? ¿Pueden les trabajadores sostener los cimientos que carcome el Estado? ¿Pueden los cuerpos sensibles (y afectados) por el neoliberalismo, convertirse en trinchera?

Estas cuestiones -y otras más- fueron las que llevaron a los trabajadores y las trabajadoras del Centro Cultural Haroldo Conti a gestar el “Festival Futuros”.  Este festival, que el viernes 6 de septiembre inauguró su segunda edición, surge como una apuesta a pensar el futuro desde un espacio creado para revisar el pasado. ‘Intuiciones del presente, evocaciones sensibles del futuro’, reza la cuenta de Instagram del evento.

El festival surge de la lucha y el desamparo. Con la llegada del macrismo al gobierno en 2015, el Conti fue uno de los sitios más afectados. Tildados de ñoquis y estigmatizados como “la grasa militante” de la que buscaba desprenderse Prat Gay, les trabajadores se encontraron siendo testigos de la desintegración del espacio que elles mismes habían ayudado a construir. En ese momento se dieron cuenta que la derecha se estaba apropiando del discurso de futuro y del progreso.

“Todes sabíamos que teníamos que dejar el lugar de espectadores y resistir, pero no sabíamos cómo llevarlo al acto”, explica Mariano Rapetti. Mariano es parte del equipo del Conti y uno de los gestores del Festival Futuros. Como sus compañeros, denuncia bajo la consigna “El Conti no se achica” que hay 4 millones de pesos adeudados, 270 artistas sin cobrar y cero presupuesto asignado durante el 2019.

Inauguración del Festival Futuros

A la necesidad de resistir el vaciamiento se le sumó la potencia de los feminismos en las calles. “Nos dimos cuenta que era muy importante poner por delante al cuerpo, reivindicando el derecho al buen vivir. Porque como dice Nicolás Cuello, que formó parte de la primera edición del festival, el lugar donde se siente el neoliberalismo primero es en el cuerpo”.

“La idea fue en un espacio de control biopolítico, como la ex Esma, hacer una reivindicación del goce y de la potencia del cuerpo no hegemónico”, aporta Mariano.

Con ese norte les trabajadores del Conti convocaron a artistas que se animaran a fusionar lenguajes y traspasar límites, interpelades -o interpelando- por los feminismos y el movimiento LGBTIQ+. “Cuando lo pensamos también quisimos no quedarnos siendo arqueólogos de la memoria o administradores de la melancolía, fue una manera de hacerle honor a quienes en los ’70 pensaron la utopía del hombre nuevo”, explica sobre la importancia de generar este festival en un espacio anclado en la memoria reciente.

Mariano cuenta que un punto de inflexión para les trabajadores fue en el 2017, cuando se expuso en el Centro Cultural Haroldo Conti el Archivo de la Memoria Trans. “Muchas de las personas que forman parte del archivo sufrieron violencias que para personas cis son inenarrables. Sin embargo, cuando las conocimos no podíamos creer el nivel de vitalidad que manejaban. Nos propusimos aprender de las travas, de esa capacidad de hacer potencia del dolor, de vehiculizar los reclamos, eso que la academia llama resiliencia”.

Conversatorio sobre feminismo y cisexismo

Las actividades del festival fueron pensadas desde la sensibilidad, apelando a la micropolítica que se ejerce en y desde las corporalidades de les visitantes. “Es una experiencia transformadora, la gente sale llevándose cosas, no viene solamente a espectar”, suma Rapetti.

Los espectáculos incluyen música, danza, performances, charlas, talleres y exposiciones de artes visuales. Además contará con invitades como Gabo Ferro, Darío Z, Gabriela Cabezón Cámara, Carolina Unrein, Laura Contreras, Albertina Carri y Laura Milano, entre otres. Cabe aclarar que todas las actividades son posibles gracias a las alianzas entre les trabajadores con les artistas, ya que el Gobierno no está pagando.

Taller de Drag King

Durante el festival se realizará la presentación del libro “Bisexualidades feministas”, habrá talleres sobre activismo gorde, proyecciones de cine y feria de fanzines. Además se destaca la participación del Movimiento de Juventudes Trans, quienes organizaron la muestra de artes visuales “Re existencias” formada enteramente por artistas trans y no binaries y coordinarán tres conversatorios. “Traen una mirada novedosa producto también de la conquista que significó la Ley de Identidad de Género, pero también son críticos a cómo funcionan las instituciones”, asegura el joven.

El Festival Futuros se plantea como una apuesta a interrogar el binarismo y cuestionar las formas en las que entendemos el sistema sexo-genérico. “ La reivindicación del erotismo, el deseo, lxs cuerpxs como potencia infinita, la abyección, la rebelión y el olvido. Una estética mutante que se derrama y reconstruye”, explica el texto de presentación del evento. Por eso. además de conversatorios como “feminismo y cissexismo” que tuvo lugar el día de la inauguración, se realizará el taller de Drag King “Reyes para armar”, dictado por Armando A. Bruno

Inuguración del Festival Futuros

“El taller de Drag King son cuatro encuentros donde les asistentes desarrollan un rey. Lo que hacen es encarnar un tipo de masculinidad elegida, lo cual implica necesariamente producir un cuerpo nuevo. Tiene que ver con evidenciar lo performativo y problematizar las relaciones entre naturaleza y género”.

El festival tendrá lugar en el Centro Cultural Haroldo Conti hasta el 26 de septiembre con entrada a la gorra para suplir las deficiencias estatales. “En momentos de precarización de la vida, se torna fundamental que los lugares de cultura sean espacios para generar potencia”, concluye Rapetti.

Gabo Ferro en el Festival Futuros