Un retorno después de 20 años

La FUBA vuelve a ser de los morados

Luego de las elecciones universitarias en las que el reformismo logró imponerse en 8 de las 13 facultades de la Universidad de Buenos Aires, se realizó el Congreso Ordinario de la FUBA y la Franja Morada se quedó con la conducción de la Federación.

Ayer por la tarde se llevó a cabo el Congreso Ordinario de la Federación Universitaria de Buenos Aires (FUBA) para la renovación de autoridades. A menos de un año del Congreso en que la izquierda y el kirchnerismo revalidaron la conducción y con un escenario marcadamente distinto al de aquel entonces, el reformismo universitario encabezado por la Franja Morada se quedó con la conducción de la FUBA. Ramifo Fernández Sarraf, estudiante de Odontología y militante de AFO -una agrupación estudiantil independiente alineada con el reformismo- se convirtió en el nuevo presidente de la Federación. Matías Onorato, militante del MLI (Ingeniería), será quien lo acompañe como vicepresidente en esta nueva etapa que se abre en la política universitaria.

Las elecciones universitarias de este año arrojaron resultados sorpresivos para todas las fuerzas que se ubican en la vereda de enfrente de la Franja Morada y dieron lugar a que ésta y sus aliados en la UBA pudieran consumar aquella maniobra con la que el año pasado buscaron hacerse de la conducción de la Federación. Con la victoria en 8 de los 13 centros de estudiantes era cuestión de tiempo nada más para que el radicalismo -en alianza con socialistas (Roy Cortina), peronistas (UES) y organizaciones independientes alineadas a ese bloque- reclamara su lugar al frente del gremio estudiantil más importante de Latinoamérica.

La Federación Universitaria de Buenos Aires fue conducida durante 18 años de manera ininterrumpida por la izquierda luego de que en 2001, en medio de la enorme crisis social y política, se echase a los morados de toda la UBA. Desde entonces el reformismo adoptó una estrategia de reinvención en la que fue tomando distintos nombres y colores sin abandonar jamás su pertenencia política y sin perder de vista el objetivo de volver a conducir la FUBA. Casi dos décadas más tarde y a contramano de lo que ocurrió a nivel nacional con el duro castigo al macrismo en las últimas elecciones PASO, la Franja Morada-Nuevo Espacio volvió a conquistar la conducción de la Federación.

El Congreso de renovación de autoridades se llevó adelante en la Facultad de Medicina y contó con la presencia de todes les delegades electos y electas en los últimos comicios celebrados la primera semana de septiembre. La militancia empezó a reunirse desde las 12 del mediodía bajo un sol resplandeciente que elevó aún más la temperatura de una de las jornadas más importantes de la política universitaria. La tarde fue avanzando entre cruces de palabras y cánticos de las distintas agrupaciones que -aunque con un resultado irreversible- buscaban disputarse el agite y la mística popular que caracteriza a la militancia estudiantil. «Oooh FUBA piquetera, que poquito que te queda», coreó la militancia morada contra la conducción saliente de la federación, dejando entrever cuál será la política que adoptarán las nuevas autoridades del gremio universitario.

Finalmente, aunque un poco más tarde de lo esperado, a las 17 hs empezó el Congreso con la presentación de cuatro listas: la lista del reformismo + aliados obtuvo 70 votos, alzándose así con la flamante conducción, mientras que el Frente «UBA de Todxs» logró retener la secretaría general con el apoyo de 35 delegados y delegadas. Más atrás, con 20 votos se ubicó la lista de la izquierda encabezada por Partido Obrero y con apenas 5 adhesiones quedó en cuarto lugar la lista «Bicentenario», que responde a una de las fracciones de Nuevo Encuentro.

De este modo, el Frente «UBA de Todxs» logró mantener un pie dentro de la FUBA y buscará dar pelea desde ese lugar contra el reformismo que conducirá ahora los caminos del movimiento estudiantil universitario. Dicho frente está encabezado por La Mella y reúne también a La Cámpora, Nuevo Encuentro, Protagonistas, AUGE, La Corriente, La Centeno, Megafón, La Emegente, Descamisados, La Dignidad, CEPA, 14 bis, PCCE y una decena de organizaciones más que volvieron a replicar el acto de unidad con el que han venido construyendo en cada facultad durante los últimos cuatro años para enfrentar al macrismo.

Nicole Castillo, nueva secretaria general de la FUBA.

El cargo de secretaria general será ocupado por Nicole Castillo, presidenta saliente del Centro de Estudiantes de Psicología y militante de La Mella. Nicole, o «Niki», viene de un largo recorrido en el movimiento feminista al encarnar la lucha de les hijes de les trabajadorxs sexuales y se propuso militar un proyecto de universidad inclusivo, diverso y feminista que incluya a las putas, a las tortas, a las travas, a las marikas y deje de expulsar y violentar a las identidades no binarias. En este sentido, la nueva secretaria general de la FUBA expresó: «El feminismo forma parte del movimiento estudiantil que construimos y desde la Secretaría General vamos a garantizar que la lucha por los derechos de las mujeres, lesbianas, travestis y trans siga presente en la agenda de la FUBA, a pesar de que la nueva presidencia sea ajena a esas reivindicaciones».

Y en esa misma línea agregó: «La aplicación de los protocolos en contra de la violencia de género, la incorporación de perspectiva de género en nuestros planes de estudio, el cupo laboral trans en la universidad, la lucha por el aborto legal -entre otras reivindicaciones históricas- serán los ejes ordenadores que guiarán nuestro trabajo en la Secretaría General».

Se vienen tiempos difíciles para las fuerzas de campo popular en la Universidad. Luego de 18 años deberán construir en cada una de sus trincheras sin tener el respaldo de un gremio universitario que impulse activamente la lucha en defensa de la educación pública. «Quienes nos encontramos estos últimos 4 años luchando consecuentemente contra los ataques a la educación de este gobierno somos las organizaciones que a nivel nacional conformamos el Frente de Todos. La lista que construimos en la FUBA es expresión de ese espacio y buscamos expresar la agenda estudiantil que necesitamos para construir una universidad popular. Asumimos el desafío de impulsar desde esta Secretaría General las políticas públicas que desde el 10 de diciembre, nos devolverán una perspectiva de futuro a estudiantes y la juventud», concluyó Castillo.